64 propuestas para el proceso de participación pública del río Nansa

53
0
53

El consejero cántabro de Medio Ambiente, Francisco Martín, presentó la pasada semana en Puentenansa las conclusiones del proceso de participación pública del río Nansa, destacando el apoyo de la Fundación Marcelino Botín y los acuerdos adoptados con Saltos del Nansa. El acto se celebró en el colegio público Valle del Nansa, con la presencia de representantes institucionales, agentes sociales y ciudadanía interesada en la mejora ambiental de las citadas cuencas.

Los resultados se enmarcan en la iniciativa de participación hidrológica que, desde 2006, realiza la Dirección General de Obras Hidráulicas y Ciclo Integral del Agua junto al Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), a través de la Oficina de Participación Hidrológica de Cantabria (OPHIC), para la implantación de la Directiva Marco del Agua en la región.

Martín dio las gracias a los participantes de este proceso, destacando la "democracia participativa", una nueva forma de hacer política desde las opiniones de la ciudadanía, señalando que esta iniciativa ha sido "la experiencia más importante que se ha hecho en España en este sentido", ya que han colaborado unas 3.000 personas en más de 70 reuniones que han elaborado 2.300 propuestas de actuación. Éstas, una vez tratadas y agrupadas en fichas, se han remitido a las respectivas Confederaciones Hidrográficas para su inclusión en los nuevos Planes Hidrológicos.

Con respecto a las reuniones del Nansa, Martín destacó la participación de la Fundación Marcelino Botín, a la que calificó como "Ángel de la Guarda" por su apoyo al desarrollo y al futuro de esta cuenca, y los acuerdos y compromisos adoptados con Saltos del Nansa, que ha aceptado varias de las propuestas presentadas que permiten que el río lleve más agua en verano.

El proceso del Nansa comenzó a lo largo de los meses de febrero y marzo de 2009, cuando los técnicos de la OPHIC realizaron el trabajo de campo para elaborar el documento abierto que supuso el punto de partida. Fue el 2 de abril de ese año cuando se celebró la primera reunión en Puentenansa para presentar públicamente los objetivos y la metodología, con la presencia de medio centenar de personas. Además de esta reunión, se celebraron foros de agua en Polaciones, Terán de Cabuérniga, Herrerías y Unquera, y una mesa intersectorial en Carmona. En total han participado 185 personas y entidades que finalmente expusieron 64 propuestas concretas para la mejora ambiental de la cuenca, y que se han valorado por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) para su incorporación en el Plan de Demarcación 2011-2015.

Las propuestas

Una vez agrupadas las propuestas, se han elaborado 29 fichas de actuación que se han remitido a la CHE. En relación al establecimiento de caudales ecológicos, se ha propuesto obligar a Saltos del Nansa a ajustarse a la legalidad de las captaciones, así como no desembalsar excesiva agua de La Cohilla, ya que en verano el nivel queda demasiado bajo.

Con respecto a la gestión y legislación, las propuestas incluyen la limitación de la plantación de eucaliptos y eliminar aquéllos plantados en dominios públicos hidráulicos, instaurar un programa para el control del uso de herbicidas, establecer medidas correctoras para evitar el aumento de pistas para el aprovechamiento maderero, establecer tramos de pesca sin muerte e incrementar la vigilancia de la venta de truchas. También con respecto a la pesca, las iniciativas solicitan que se estudien las razones por las que han disminuido las angulas en las rías de Tina Menor y Tina Mayor. Otras medidas de control se refieren al desarrollo de un sistema de gestión para los purines ganaderos y solicitar electricidad gratuita para los vecinos de la cuenca afectados por la actividad de Saltos del Nansa.

En cuanto a las infraestructuras hidráulicas, en las reuniones celebradas se plantearon cuestiones como construir nuevos depósitos y traídas de agua para Salceda y Tresabuela, construir nuevas depuradoras para seguir saneando el río, fomentar técnicas de lagunaje para los saneamientos y obligar a Saltos del Nansa a rediseñar la escala de peces de la presas de Palombera, así como colocar dispositivos de paso para peces en todos los obstáculos artificiales que sean necesarios. En relación a la restauración, se han propuesto medidas como la rehabilitación de la escollera aguas abajo entre La Laguna y Puente Pumar, terminar de encauzar el barranco de Rioseco, evitar la erosión del muro ubicado en Cosío que hace peligrar la iglesia y el cementerio, dragar el cauce del Quivierda y tapar el sumidero ubicado a un kilómetro aguas debajo de la presa de Rozadillo. Otras propuestas planteadas se han relacionado con la gestión de los residuos y la limpieza de ríos, entre las que destacan la habilitación de un punto limpio en Polaciones, retirar la madera seca de las márgenes para evitar que los puentes de tubo de Bielva sobre el río Espina se atasquen, desarrollar programas de limpieza de ríos y efectuar quemas controladas para evitar la incidencia de los incendios.

Junto al consejero de Medio Ambiente, ha abierto la jornada el alcalde de Rionansa, José Miguel Gómez. También han intervenido la directora del CIMA, María Luisa Pérez, y la directora general de Obras Hidráulicas y Ciclo Integral del Agua, Ana Isabel Ramos. Finalmente la reunión ha concluido con un debate entre los participantes.

En la jornada de ayer se entregaron a los asistentes un documento que recoge el resumen actualizado del diagnóstico de la cuenca del Nansa, las propuestas consensuadas en el proceso participativo, las reuniones y foros celebrados, así como la opinión de agentes implicados sobre el estado de la cuenca y la valoración de sus experiencias en los procesos participativos. Cada documento de cuenca incluye un mapa visual de la misma que, de forma gráfica, refleja las realidades e impactos con una valoración sobre cada proceso participativo y las perspectivas de mejora ambiental que se abren de cara al futuro.

Fuente.- Gobierno de Cantabria

Comentarios