Aqualia
Connecting Waterpeople

Suspenso mundial en el ODS 6

4
294
  • Suspenso mundial ODS 6

Sobre el blog

Alberto Guijarro Lomeña
Ingeniero Industrial y Posgrado en Cooperación Internacional. Agua, saneamiento, Agenda ODS, desarrollo, sostenibilidad, RSE.
Almar Water Solutions
Minsait
· 294
4

Según un reciente informe del Sustainable Development Solutions Network (SDSN) y la Fundación Bertelsmann, ningún país en todo el mundo está en la senda adecuada para alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), a pesar de que los gobiernos se comprometieron a alcanzarlos en 2030.

Recomiendo leer el mencionado informe y visitar la web en la que pueden consultarse información detallada, aunque quisiera compartir 2 gráficos que ilustran la situación de la acción por el clima (ODS13) y del agua y saneamiento (ODS6).

Nivel de cumplimiento de ODS13

Como puede observarse, en la acción por el clima, en donde los países ricos tenemos una mayor responsabilidad histórica en las emisiones de gases de efecto invernadero, estos se encuentran por detrás de muchos países de renta media y baja, poniendo de manifiesto una situación injusta que afecta, como siempre, especialmente a las personas más vulnerables, y la necesidad de tomar medidas desde una perspectiva de emergencia climática.

Nivel de cumplimiento de ODS6

Pero el gráfico del ODS6 tampoco muestra un panorama alentador, aunque para conocer con más detalle la situación respecto al agua y saneamiento, recomiendo acceder al reciente informe del Programa Conjunto OMS/UNICEF de Monitoreo del Abastecimiento del Agua, el Saneamiento y la Higiene, que ha lanzado hace pocas semanas sobre el abastecimiento de agua, saneamiento e higiene en hogares, prestando una especial atención a la desigualdad. Dicho informe destaca 3 cifras clave (ver definiciones en la 2ª infografía de este post):

  • 2.200 millones de personas en el mundo carecen de servicios de agua potable gestionados de forma segura, de los cuales 785 millones no disponen siquiera de un acceso básico, incluyendo 144 millones de personas que beben agua de fuentes superficiales no tratadas.
  • 4.200 millones de personas carecen de servicios de saneamiento gestionados de forma segura, de los cuales 2000 millones no cuentan ni siquiera con un acceso básico, incluyendo 673 millones de personas que practican la defecación al aire libre.
  • y 3000 millones de personas no cuentan con instalaciones básicas para el lavado de manos con agua y jabón en sus hogares.

A pesar de los avances de las últimas décadas, estos datos revelan que todavía existen enormes deficiencias en la calidad de los servicios, dejando claro que el acceso no es suficiente, sino que los servicios de agua y saneamiento deben ser gestionados de forma segura:

  • Agua: accesible en el hogar o en sus inmediaciones, disponible cuando sea necesario y libre de contaminación, y accesible también en escuelas, lugares de trabajo y otros espacios públicos.
  • Saneamiento: que garantice la separación higiénica de las excretas del contacto humano de forma efectiva y segura a lo largo de toda la cadena, desde la recogida hasta la eliminación de los residuos.

Pero además el informe muestra una gran desigualdad, visibilizando que 8 y 7 de cada 10 personas sin acceso básico a agua o saneamiento viven en zonas rurales, y que en 1 de cada 4 países con estimaciones para diferentes grupos de población según su riqueza, la cobertura de servicios básicos de agua y saneamiento en el quintil más rico es al menos el doble que en el quintil más pobre.

Estamos hablando de derechos humanos reconocidos por Naciones Unidas, y a pesar de ello cada año 297.000 niños y niñas menores de 5 años mueren debido a la diarrea relacionada con un acceso deficiente al agua, saneamiento e higiene.

Todos estos datos lanzan un mensaje inequívoco en línea con el informe del SDSN: no estamos en la senda adecuada para alcanzar el acceso universal al agua y saneamiento en 2030. En el caso del saneamiento, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud estima que los países deberían doblar sus esfuerzos, y hace algunos años el Banco Mundial estimaba que son necesarios más de 100.000 millones de dólares anuales para conseguir las metas 6.1 y 6.2 de acceso al agua y saneamiento del ODS 6 en 2030.

A este respecto, los países ricos, que han tenido y tienen una gran influencia en la situación de pobreza de muchos países y regiones, no están respondiendo adecuadamente para tomar las medidas para no dejar a nadie atrás. ¿Qué hace falta, entonces?. Desde ONGAWA creemos que es preciso:

  • Centrar los esfuerzos en las personas más vulnerables, teniendo en cuenta sus necesidades y escuchando su voz.
  • Recoger el agua y el saneamiento como derechos humanos en el marco legal y regulatorio de cualquier país, y fortalecer capacidades locales y nacionales.
  • Destinar financiación suficiente para tomar medidas específicas y que nadie quede atrás, y desarrollar soluciones resilientes al cambio climático que lleguen a las personas más vulnerables, invirtiendo en infraestructuras pero también en aspectos como la operación y el mantenimiento, la participación o la igualdad de género. Y en este punto los países de renta alta deben jugar un papel central.

Esperemos que en el Foro de Alto Nivel los representantes de los gobiernos tomen nota de la situación actual y se pongan deberes urgentes y ambiciosos.

Comentarios