Desalación en España

628
0
  • Desalación España

Sobre el blog

Liana Ardiles
Directora General del Agua del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
628

Desde que en la década de los sesenta se pusieron en marcha las primeras plantas desaladoras en Lanzarote y Gran Canaria los sistemas de desalación en nuestro país han experimentado un cambio muy significativo. Un progreso que indudablemente ha venido de la mano de la tecnología, que permitió sustituir las instalaciones con sistemas por vía térmica por la ósmosis inversa, con el consiguiente ahorro del consumo energético.

En los años setenta/ochenta la tecnología en desalación era predominantemente mediante procesos de evaporación. Más tarde, y con la aparición de las membranas a partir de los años noventa y la significativa reducción de los consumos específicos de energía en la actualidad es la ósmosis inversa la tecnología mayoritaria con más de un 90% de implantación.

Las actuales instalaciones han permitido que nuestro país haya multiplicado por tres su capacidad de desalar agua en la última década, pasando de 300.000 m3/día en 1990 a 1 millón de m3/día en 2000 y a casi 3 millones de m3/día en la actualidad. Más del 80% de dicha capacidad se produce en solo 50 plantas distribuidas por el arco mediterráneo y las Islas Canarias donde ahora solo representa el 15 % de la producción total mientras en Valencia y Andalucía es del 25% y en Murcia del 20%.

Actualmente, nuestro país sería el cuarto país del mundo en capacidad de producción de agua desalada

También es significativo el cambio de uso pasando de agua para el abastecimiento urbano en su mayor parte a una participación importante del regadío. Efectivamente, si bien en un inicio la prioridad de la desalación era el abastecimiento a día de hoy el riego cuenta con un gran potencial con un porcentaje superior al 15 % de agua desalada.

Pero sobre todo hay que destacar el cambio de enfoque, ya que si en un principio se trataba de un recurso inevitable ahora con el desplazamiento del centro de producción al Mediterráneo se trata de un recurso complementario cuyo principal objetivo es ser garantía de unos recursos hídricos que tienen que ser gestionados desde una óptica integral y en el marco de la planificación hidrológica.

Y es que España, como país que se enfrenta regularmente a la escasez hídrica, se ha visto obligada a diseñar un sistema de gobernanza (recientemente presentado en el VII Foro Mundial del Agua Corea) en el que ante los nuevos retos se prioriza, entre otras medidas, la incorporación de nuevos recursos no convencionales en el ciclo del agua, como la regeneración de las aguas residuales para su reutilización y la desalación.

Las empresas españolas, clave en el impulso de la Marca España Agua y pioneras en la investigación y en el uso de las técnicas más avanzadas de desalación y reutilización de las aguas están a la vanguardia mundial en el desarrollo de esas alternativas de abastecimiento que cada vez están adquiriendo una mayor relevancia en tanto que son capaces de garantizar la atención de las demandas en las cuencas sometidas a mayor estrés hídrico.

Actualmente, nuestro país sería el cuarto país del mundo en capacidad de producción de agua desalada, a lo que habría que sumar un potencial de producción de agua regenerada que alcanzaría la mitad de la capacidad de reutilización de toda Europa.

Nuestro país ha multiplicado por tres su capacidad de desalar agua en la última década

No obstante, el uso del agua desalada nos trae nuevos retos a los que tenemos que dar respuesta para hacer viable su uso: aumentar la eficiencia energética de las plantas, minimizar su impacto ambiental o alcanzar el mejor precio posible para el agua desalada con el fin de que sea lo más competitivo posible de forma estable y no mediante ayudas o subvenciones. Por ello, todas estas áreas son líneas prioritarias en nuestra política de I+D+i. Además, se sigue trabajando en la reducción permanente de los costes de producción y en una mejor integración de los recursos no convencionales en la planificación hidrológica.

La Declaración Ministerial del VII Foro Mundial del Agua de Corea deja claro la importancia de asegurar el abastecimiento a través de un uso sostenible y eficiente del agua superficial y subterránea, así como la de tomar medidas para incrementar el uso de los recursos no convencionales y alternativos para satisfacer las demandas y esta es precisamente la apuesta del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, al abordar el empleo de estos recursos desde la perspectiva de la planificación hidrológica. 

Comentarios

La redacción recomienda