Connecting Waterpeople

El falaj de Al Ain

7
153

Falaj Hili: Redefining water irrigation systems in the region

Sobre el blog

Miguel Angel Monge Redondo
Ingeniero Técnico Agrícola por la UPM. Autor del libro: Diseño agronómico e hidráulico de riegos agrícolas a presión. Nominado mejor Blog y Post premios iAgua 2018
· 153
7

Los Emiratos Árabes Unidos —simplemente conocido como EAU— es un país soberano constituido en monarquía federal​ en Oriente Medio y situado en la península de Arabia. Está compuesto por siete emiratos:​ Abu Dabi, Ajmán, Dubái, Fuyaira, Ras al-Jaima, Sarja y Umm al-Qaywayn. Limita con Omán al sureste, con el golfo Pérsico al norte y con Arabia Saudita al oeste y sur.

El petróleo es la principal fuente de ingresos y el componente esencial de su PIB para una población que ronda los 9,5 millones de habitantes.

Al Ain es la cuarta ciudad en población de los Emiratos Árabes Unidos con 615.000 habitantes. Al Ain es conocida también como la Ciudad Jardín de los EAU. Cuenta con varios oasis en los que crecen miles de palmeras. Está situada en el Emirato de Abu Dabi, justo en la frontera con Omán.

Los primeros asentamientos importantes en la zona datan de la Edad del Bronce, pero es durante el año 1.000 adC, en plena Edad de Hierro, cuando tiene lugar un importantísimo desarrollo de la ingeniería hidráulica que cambiaría las cosas: el falaj.

¿Qué es y para qué sirve un falaj?

Un falaj es un ingenioso sistema de riego que permite llevar el agua proveniente de manantiales y acuíferos situados en las montañas a través de túneles subterráneos hasta las huertas.

Se trata de una red de serpenteantes galerías que discurre bajo tierra hasta alcanzar la base de las montañas para captar las aguas y llevarlas a los campos de cultivo.

El falaj no necesita de ningún sistema mecánico para extraer el agua. Una vez captada, la gravedad se encarga del resto.

Los aflaj (plural de falaj) fueron construidos en varios países. Además de EAU, los encontramos en Omán, China, India, Irán, Afganistán, Marruecos, Túnez, Egipto, Argelia, España, Grecia e Italia entre otros. En muchos de estos lugares dependen aún de los aflaj.

El falaj de Al Ain

El nacimiento del falaj de Al Ain está lejos, cerca de la base de las montañas a unos 15 km de la ciudad.

La profundidad de los túneles es de unos 20 metros. Se ha aforado su caudal en 114 l/s. En un punto determinado de su trayecto, próximo ya a los campos, la galería subterránea del falaj aflora a la superficie convirtiéndose en un canal al aire libre y desde aquí, a través de sucesivas ramificaciones, se distribuye el agua a los campos de cultivo.

La invención del sistema falaj permitió a la población asentarse en un territorio y crecer. Se considera uno de los avances más importantes de las civilizaciones que habitaron los Emiratos permitiendo el desarrollo de sus pobladores.

La construcción del falaj

Para la construcción del falaj primero se elegía la zona de la montaña dónde estaría situada la fuente original de agua. Desde allí excavaban un túnel vertical y al llegar a la fuente de agua, seguían excavando, pero esta vez horizontalmente con una ligera inclinación para que la gravedad permitiese el transporte del agua. Por cada aproximadamente 30 metros construían un pozo que permitía tener acceso al agua y que además garantizaba la ventilación y el mantenimiento.

Los túneles necesitaban de un mantenimiento constante para limpiarlos de raíces y de obstrucciones. Había trabajadores especializados en esta labor que recorrían las galerías inspeccionándolas y limpiándolas.

El ingenio de los constructores del falaj puede juzgarse por el hecho de que muchos aflaj siguen siendo la principal fuente de riego en Al Ain así como en otros países.

En la sección longitudinal siguiente podéis observar las diferentes partes de este sistema. A la derecha, en la base de las montañas, la zona de captación del agua. La galería continúa bajo tierra en dirección a la población apreciándose los pozos de ventilación. En un punto determinado el túnel aflora a la superficie, y desde aquí continua su canalización al aire libre hasta los campos de cultivo.

En la construcción del falaj confluyeron grandes capacidades y habilidades de las personas tanto en ingeniería como en exploración del agua, excavación de tierras así como en las labores de mantenimiento.

La distribución del agua

La distribución del agua entre las diferentes huertas se realizaba siguiendo una estricta planificación de tiempo. Para lograr hacer bien los cálculos los habitantes se basaban en la posición del sol y de las estrellas.

Los regantes disponían de unas piedras que hacían las veces de compuertas. Se llaman “sarjra” y se usaban para formar pequeñas presas en el canal con las que conseguían el desvío del agua hacia los campos.

En cada falaj había un vigilante-juez que solventaba los conflictos que pudieran derivarse de la distribución del agua.

Para finalizar, añadir que, según las investigaciones llevadas a cabo por el Dr. Ahmed Ali Murad de la Universidad de EAU, el falaj de Al Ain está considerado el más antiguo del mundo.

Fuentes:

  • Current status of aflaj in the Al Ain Area. United Arab Emirates, february 2006
  • Al Aflaj, by Dr. Ahmed Ali Murad – The United Arab Emirates University​

Comentarios