El campo de Moratalla ampliará su capacidad de depuración con nuevas pequeñas plantas de tratamiento en una decena de núcleos rurales

60
0
60

(CARM) El campo de Moratalla ampliará su capacidad de depuración con la construcción de nuevas pequeñas depuradoras y colectores en una decena de núcleos rurales del municipio, enmarcados en el Plan Integral de Saneamiento y Depuración de Aguas 2011-2015.

El Plan prevé un saneamiento integral del campo de Moratalla con la construcción de las depuradoras de El Sabinar-El Calar de la Santa, Zaén de Arriba, La Risca, Los Odres y la depuradora del Campo de San Juan. El sistema se completará con la adecuación y mejora de las viejas depuradoras de Mazuza-Casa Requena y de Inazares, así como con la construcción de colectores para la recogida de aguas residuales.

El titular murciano de Agricultura y Agua presentó hoy con el alcalde de Moratalla, Antonio García, las actuaciones previstas en este Plan, que tendrán una inversión de 5,5 millones de euros. Cerdá aseguró que “no queremos que ningún núcleo por pequeño que sea quede sin un sistema de depuración de aguas”.

El conjunto de estas infraestructuras hidráulicas dará servicio a una población de 1.400 habitantes de las zonas rurales de Moratalla. Añadió que es un Plan "muy ambicioso y necesario", pero “también complejo porque sus núcleos están muy diseminados”.

La Consejería de Agricultura y Agua ha ejecutado ya en una primera fase las depuradoras de Moratalla, Benizar-La Tercia, y Cañada de la Cruz, que están en funcionamiento, y los colectores general y norte de Moratalla. Estas actuaciones contaron con una inversión de 6,8 millones de euros.

Cerdá destacó que tras la culminación de las grandes depuradoras de la Región, “el Gobierno regional se centra ahora en llegar a todos los núcleos de población para evitar que se pierda una sola gota de agua, mejorar la calidad de este recurso, así como la calidad de vida de los ciudadanos de las pequeñas áreas de población”.

El consejero aseguró que en Murcia eliminamos el 98 por ciento de la carga contaminante del agua, lo que "nos permite, además de obtener agua de gran calidad para su uso en el regadío local, la recuperación ambiental de nuestros ríos y cauces".

El Gobierno regional ha invertido 600 millones de euros en infraestructuras hidráulicas durante el periodo 2001-2011, con la construcción de 46 grandes depuradoras, más de medio centenar de pequeñas plantas de tratamiento y una red de colectores de 350 kilómetros, lo que hace posible una capacidad de depuración de más de 100 hectómetros cúbicos de agua al año.

Comentarios