La Asociación Arca dice que es "imposible" legalizar la depuradora de Vuelta Ostrera

33
0
33

(EuropaPress) La asociación ecologista Arca, promotora del recurso que desembocó en la sentencia de derribo de Vuelta Ostrera, insiste en que es "imposible" legalizar la depuradora, y ha rechazado que el Gobierno les intente "culpabilizar" por ello, ya que "nadie en su sano juicio construye en una zona húmeda".

"La culpa no es nuestra. Los responsables son ellos", ha expresado el presidente de este colectivo, Carlos García, después de recordar que Arca advirtió en su día de que la construcción de la infraestructura era "ilegal". Sin embargo, ha lamentado que no se les "hizo caso" y, además, les culpen ahora de la situación de Vuelta Ostrera, condenada a la demolición por sentencia firme del Tribunal Supremo.

García ha negado también que haya un "secuestro judicial" en relación con Vuelta Ostrera y por parte de Arca, ya que los políticos "responsables" de hacer la depuradora son los que han "secuestrado la democracia y el estado de derecho", haciendo algo "ilegal" y "derrochando" 50 millones de euros.

Cree que con esta depuradora se evidencia un problema que no es "nuevo" de Cantabria, sino que está "muy extendido" por toda España, y que tiene que ver con la división de poderes, ya que el Ejecutivo no hace "caso" al Judicial, y "no cumple las sentencias", extremo que sí se exige a los ciudadanos. Además, se aprecia un problema de participación democrática, ya que "los políticos no aceptan que se les pida cuentas", ha añadido.

Con todo ello, el portavoz de Arca ha lamentado que los partidos políticos, cuando gobiernan, están "acostumbrados a hacer lo que les da la gana", de modo que cuando la ley les favorece "no pasa nada" y cuando no, "tampoco". Además, "no soportan" que la sociedad "les exija coherencia".

También cree que los distintos gobiernos tratan de "dilatar el tiempo", "dejar que pase" e "incumplir las sentencias", de modo que "lo que se "construye no se tira". Así, en vez de un Estado de Derecho se evidencia un "estado de hechos consumados".

Finalmente, y tras apuntar que en Vuelta Ostrera se han incumplido leyes nacionales y comunitarias y que Cantabria es "referente" incluso en cursos de judicatura por el número de viviendas con sentencia de derribo, el presidente de Arca ha considerado que quizá España no debería estar en la Unión Europea en lo que a la ordenación del territorio se refiere, sino en "el tercer mundo".

"Nadie en su sano juicio construye tantos cientos de vivienda" condenadas luego a la demolición, ha finalizado García, señalando también que todo esto es un "ejemplo muy clásico de prepotencia y de acaparación de poder excluyendo por completo a la sociedad".

Comentarios