Galicia finaliza las actuaciones de conservación y mejora en los ríos Cañón, San Vicente y Umia

91
0
91
  • Río Umia (Wikipedia)
  • En el entorno municipal de Caldas de Reis los trabajos se centraron en la retirada de un árbol que se encontraba caído encima de la presa.
  • Estos trabajos de conservación junto a los trabajos destinados al control de vertidos se enmarcan en el objetivo del Gobierno autonómico para mejorar la calidad de las aguas gallegas.

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, a través del ente público de Augas de Galicia, acaba de realizar varias acciones de conservación y mejora en tres ríos pertenecientes a la bacía de Galicia-Costa así como de sus zonas de acceso y protección.

El río Cañón a su paso por la parroquia de Paradela, en el Ayuntamiento de Meis, fue mejorado en un trecho de 300 metros del que se retiraron varios árboles caídos en el cauce y restos vegetales, además de la recogida de residuos.

En el Ayuntamiento de Ponte Caldelas, los trabajos de conservación fueron realizados en diferentes puntos del río San Vicente, que abarcaban en conjunto cerca de los 2 kilómetros. En el entorno municipal de Caldas de Reis se realizó una acción más pequeña para el buen funcionamiento de la presa que se localiza en el río Umia. Se procedió a la retirada de un árbol que se encontraba caído encima de la presa y la poda de otra para la liberación de varias compuertas.

Para este tipo de tareas de mantenimiento el ente público destinó una inversión superior a los 13.000 euros que el Gobierno gallego dispone para la mejora de la calidad de las aguas gallegas mediante este tipo de actuaciones.

Eliminación de vertidos

Entre estas acciones también se encuentran los trabajos destinados a la enmienda de focos contaminates que son realizados a través del personal del Plan de Control de Vertidos (PCV), que en la zona sur de Galicia acaba de actuar, en colaboración con los ayuntamientos, en el lugar de Barro (Moraña) y en el ámbito del río Umia, en el Ayuntamiento de Cuntis.

En el Ayuntamiento de Moraña se localizó un foco contaminante de titularidad municipal procedente de la fosa séptica municipal situada en el lugar de Barro, que requirió la adecuación de las fosas a la normativa de aplicación en materia de vertidos de aguas residuales al dominio público.

La administración local procedió a solventarlo con las correspondientes tareas de mantenimiento y limpieza a través de la empresa concesionaria del servicio de saneamiento municipal, consiguiendo que cumpla los límites legales establecidos.

Un poco más al Norte, en el Ayuntamiento de Cuntis, el personal del PCV y Guardería Fluvial de Augas de Galicia, confirmaron la eliminación de un vertido de aguas residuales procedentes de las instalaciones de una empresa localizada en el tenérmelo municipal. Dicho vertido afectaba a un riachuelo innominado afluente del río de la Cueva, perteneciente al río Umia.

En el transcurso de la inspección no se pudo localizar el punto de conexión exacto de estas aguas residuales al riachuelo, por lo que se advirtió a los titulares de la empresa de la irregularidad detectada, y de la infracción que supone el vertido de aguas residuales sin depurar y sin autorizar al Dominio Público Hidráulico.

Al mismo tiempo, se instó al titular a la localización y eliminación de este vertido, quien optó por vaciar el tanque de homogeneización que forma parte del sistema depurativo de la empresa, hacia el reactor biológico, localizando una fisura en dicho tanque que fue subsanada, y quedando así anulado el vertido.

Finalmente, dentro del plan de trabajo del Control de Vertidos los técnicos procedieron a verificar en ambas localidades el buen estado y cumplimiento de la normativa para emendar los daños al Dominio Público Hidráulico de Galicia.

Comentarios