Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Asociación de Ciencias Ambientales
Likitech
LACROIX
ADASA
Xylem Water Solutions España
ACCIONA
CAF
Cajamar Innova
GS Inima Environment
Lama Sistemas de Filtrado
MOLEAER
Innovyze, an Autodesk company
Vector Energy
Barmatec
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
ICEX España Exportación e Inversiones
FLOVAC
Sivortex Sistemes Integrals
Kamstrup
Confederación Hidrográfica del Segura
Minsait
AGS Water Solutions
EPG Salinas
Saint Gobain PAM
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Catalan Water Partnership
Rädlinger primus line GmbH
Hidroconta
IAPsolutions
Amiblu
Fundación Biodiversidad
ESAMUR
Hach
s::can Iberia Sistemas de Medición
RENOLIT ALKORPLAN
Red Control
Grupo Mejoras
ADECAGUA
TEDAGUA
TRANSWATER
Aganova
FENACORE
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
SCRATS
Baseform
AMPHOS 21
Ingeteam
Laboratorios Tecnológicos de Levante
J. Huesa Water Technology
DATAKORUM
HRS Heat Exchangers
IRTA
KISTERS
Aqualia
Hidroglobal
Fundación CONAMA
ISMedioambiente
Filtralite
ONGAWA
Molecor
Idrica
Schneider Electric
Sacyr Agua
Agencia Vasca del Agua
Fundación Botín
AECID
Almar Water Solutions
TecnoConverting
Global Omnium

Se encuentra usted aquí

Una posible "puerta de atrás" para legalizar regadíos en zona forestal frena el Pacto de Doñana

  • posible "puerta atrás" legalizar regadíos zona forestal frena Pacto Doñana
    Parque Natural de Doñana
    Pixabay.
  • El reciente cambio en la Ley Forestal de Andalucía pone en riesgo el acuerdo para la conservación del Parque Nacional de Doñana.
  • Mientras que el Gobierno espera resolver el conflicto «cuanto antes», la Junta de Andalucía se muestra abierta al diálogo.

Sobre la Entidad

Redacción iAgua
Redacción de iAgua. La web líder en el sector del agua en España y Latinoamérica.

El reciente cambio en la Ley Forestal de Andalucía ha desatado un conflicto político y ambiental significativo entre el Gobierno de España y la Junta de Andalucía, poniendo en riesgo el acuerdo para la conservación del Parque Nacional de Doñana.

Este desacuerdo surge tras la aprobación de una modificación legislativa que, según el Ejecutivo andaluz, busca armonizar la ley regional con la legislación nacional. Se trata del Decreto-ley 3/2024, del 6 de febrero de simplificación administrativa, una modificación de la Ley Forestal de Andalucía (Ley 2/1992, de 15 de junio) que tanto Gobierno central y PSOE andaluz ven en este cambio una posible vía para la legalización retroactiva de regadíos ilegales en áreas forestales, especialmente preocupante en las proximidades de Doñana. “A escondidas, sin participación, sin debate y desdiciéndose de lo que acordó con el Gobierno de España, vuelve a querer colarnos su propuesta de cambiar suelos forestales por agrícolas en toda Andalucía y, especialmente, en el entorno de Doñana”, señaló públicamente Juan Espadas Cejas, secretario general del PSOE-A, después de que la Cadena Ser-Andalucía adelantara esta modificación legislativa.

Si bien desde fuentes del Gobierno andaluz aseguraron a Europa Press que la Junta se “limitaba” a adaptar la Ley Forestal andaluza a la estatal y que “en ningún momento, se habla de regadíos ni de Doñana”, sino de una adaptación legislativa que afecta a diversas superficies en Andalucía, se ha mostrado dispuesta a revisar la redacción del artículo polémico para retomar el diálogo y mantener los compromisos adquiridos con el Gobierno central, con el fin de salvar el histórico Pacto de Doñana acordado entre ambas administraciones el pasado mes de noviembre. “Tenemos plena voluntad de acordar con el Gobierno de España la mejor fórmula para adaptar la normativa forestal andaluza a la legislación estatal”, aseguró a los medios el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

Sin embargo, a pesar de esta predisposición de la Junta, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, suspendió una reunión clave sobre Doñana prevista para ayer, martes 20 de febrero, con los alcaldes del entorno del enclave natural, equipos técnicos y organizaciones. Tras el Consejo de Ministros, Teresa Ribera aseguró tener “confianza” en resolver este desacuerdo “cuanto antes” para reducir presiones sobre el Parque Nacional.

Sobre este tema, Juan Espada Cejas, se mostró mucho más contundente con lo sucedido: “Hemos ‘pillado’ al Sr. Moreno y su equipo intentando colar por la puerta de atrás la proposición de ley que se comprometió a retirar tras el acuerdo al que llegó con el Gobierno de España para no incrementar el suelo agrícola regable en la Corona Norte de Doñana, lo que ponía en peligro al ecosistema y reabría un conflicto que creíamos cerrado”, aseguró.

Los próximos pasos ahora no son sencillos. Una vez que un decreto-ley se publica en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), entra en vigor inmediatamente, lo que limita la capacidad del Parlamento andaluz para hacer modificaciones en el momento de su convalidación, excepto para correcciones menores. En este contexto, la Cámara tiene solo dos opciones: aprobar el decreto tal cual o rechazarlo completamente. Cambiar el contenido sustancialmente requeriría o bien tramitarlo como un proyecto de ley o derogar el decreto y presentar uno nuevo.

En respuesta a las tensiones surgidas, la Junta de Andalucía ha decidido avanzar con el decreto, comprometiéndose a realizar cambios en el artículo controvertido de manera retroactiva en el próximo decreto. “Si me tengo que sentar cien veces con la vicepresidenta Ribera para que juntos pactemos soluciones para Doñana, el agua o los agricultores, lo haré”, ha aseguro hoy mismo el presidente de la Junta de Andalucía en la Cadena Cope.

Por su parte, Teresa Ribera ha manifestado hoy, en declaraciones a los periodistas que recoge Europa Press, que recuperará su «compromiso» cuando «vea» publicada la solución de la Junta de Andalucía: «Cuando vea publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía la solución, recuperaré mi compromiso». Asimismo, ha agradecido tanto la comprensión de Juanma Moreno como su reacción inmediata y disposición inmediata a modificar el decreto-ley: «Me parece que el señor Moreno Bonilla lo ha entendido y agradezco que su reacción inmediata fuera cambiar lo que haga falta, así que espero que se materialice así», ha manifestado la ministra.

Este episodio refleja la complejidad inherente a la gestión de políticas ambientales, especialmente en áreas de alto valor ecológico como Doñana, donde los intereses de conservación deben equilibrarse cuidadosamente con las demandas agrícolas y de desarrollo.

La resolución de esta situación será, sin duda, un indicativo clave de la capacidad de las autoridades para gestionar eficazmente los desafíos ambientales, respetando tanto la legislación nacional como las especificidades regionales y las prioridades de conservación, no solo en enclaves tan emblemáticos como Doñana, también a lo largo de todo el territorio español.

La redacción recomienda