Juan Carlos del Olmo: "En España hay un fracaso total de la política del agua"

98
0
98

Entrevista al secretario general de WWF-Adena, Juan Carlos del Olmo. Hoy, en El País.

Ustedes critican que una etapa de sequía como la que ahora vive España no se aproveche para reconducir la política hidrológica. Con medio millón de pozos ilegales, construcciones salvajes en el Mediterráneo, cientos de campos de golf proyectados…, ¿cree que todavía se puede reconducir?

Está claro que en un país como el nuestro, mediterráneo y con unas previsiones de cambio climático que hablan de precipitaciones más cortas y temperaturas más altas, vamos a tener que enfrentarnos, en 20 o 40 años, con un escenario muchísimo peor que el actual, porque los tributarios de los arroyos van a tener mucha menos agua o van a desaparecer. En España hay un fracaso total de la política del agua, que ha sido hidráulica desde el siglo pasado, basada en la oferta y en las grandes obras de ingeniería. Es el país del mundo con más porcentaje de presas por habitante, y todavía el Plan Hidrológico Nacional contemplaba más de 120 nuevos grandes embalses, cuando es una política fracasada en todo el mundo. Nosotros estamos promoviendo con los ayuntamientos una cosa muy tonta, un aparatito, un perlizador, que se coloca en el grifo; sólo cuesta dos euros y ahorra el 50% del agua.

Pero eso es el chocolate del loro… El consumo doméstico es mínimo comparado con la enorme cantidad de agua que se pierde en las conducciones o en cultivos inadecuados.

Pero es significativo porque implica la importancia que da la sociedad al agua. Es igual que cuando sobrevuelas de noche España y ves todas las luces a tope porque se considera un signo de progreso, cuando es un problema de nuevos ricos que identifican progreso y bienestar con consumo y derroche. El ahorro del agua en las ciudades no es la madre del cordero, pero también es importante cuando te enfrentas a un escenario en el que cada gota va a ser vital. Es cierto que no puede ser que el Canal de Isabel II [suministrador de agua a Madrid] reconozca que está perdiendo el 20% de agua en las canalizaciones.

Una gran parte del agua se va por las conducciones viejas; pero el gran problema está en la agricultura, donde se consume el 80% del agua y se pierde del 30% al 40% en el camino. Tenemos una agricultura pensada para competir con la agricultura europea y captar subvenciones, y en muchos casos con cultivos como algodón, fresa, maíz o remolacha, que necesitan una enorme cantidad de agua. Hay que definir un nuevo modelo de desarrollo agrario, y no puede pasar por seguir aumentando el regadío, que resulta muy rentable, económicamente y en votos. Tendrá que ser un modelo acorde con el país y los tiempos que vivimos y las predicciones del cambio climático.

Comentarios