Nuevo Canon en Euskadi: Entrevista al Secretario del Sindicato Agrario UAGA

31
0
31

Temas

Ebro |

B. Elguea

- En Euskadi, ¿cuántas hectáreas hay de regadío?

- Mientras que en las zonas cantábricas la mayor parte son invernaderos, en Álava se concentra la mayor superficie de regadíos, que ronda las 6.000 hectáreas.

- ¿Cuál es el consumo medio de agua de las explotaciones agrarias?

-2.500 metros cúbicos, aunque hay diferencias entre las explotaciones del norte y del sur del territorio, ya que en las primeras puede ser de 2.000 metros cúbicos y en las segundas, de 3.000. Además, esa cantidad puede variar cada año, según el tiempo.

- Hay explotaciones agrarias que no disponen de contadores, ¿cómo miden el agua consumida?

- En la mayoría de las explotaciones existen contadores y se paga por el agua embalsada que consume y no en función del número de hectáreas como, por ejemplo, sucede en los regadíos tradicionales del Ebro. De hecho, las dos terceras partes de regadío tienen consumos regulados a través de comunidades de regantes y tan sólo un tercio capta el agua de río por falta de infraestructuras, aunque nos gustaría que no hubiera ninguno.

- Ahora, ¿cuánto pagan los agricultores por el agua?

- En las comunidades de regantes que funcionan con agua acumulada el único coste es el del mantenimiento de las infraestructuras y es de dos céntimos de euro el metro cúbico. En otras comunidades como, por ejemplo, la de Arrato, que reutiliza el agua de Vitoria y tiene que hacer una depuración complementaria y un rebombeo, paga 10 céntimos por metro cúbico mientras que los agricultores que captan el agua directamente del río pagan hasta 20 céntimos, un precio que varía en función del precio del petróleo y de la distancia desde donde tengan que bombear.

- Existe un abanico de precios.

- Si, pero no sólo hay que fijarse en el abanico de precios, sino en que también hay que buscar la seguridad en el suministro. Una seguridad que sí tienen las comunidades de regantes que cuentan con balsas en las que recogen el agua en invierno y que en menor medida cuentan los regantes que, como en el caso de Arrato, reutilizan el agua de Vitoria que disminuyen en verano por el menor consumo de los residentes y también los agricultores que dependen del cauce del río.

-¿Cómo ve la implantación del canon ecológico?

- El canon ecológico tiene una finalidad recaudatoria ya que, si buscara regular los consumos, la verdadera herramienta serían los contadores y no el precio.

- ¿Por qué son tan críticos con este nuevo tributo?

- Porque el valor del canon fijado en seis céntimos es uniforme para todos los usos y sectores.

- Pero la ley contempla una serie de bonificaciones, que pueden llegar hasta el 95% del canon.

- La ley contempla dos mecanismos compensatorios como es la exención para el consumo de agua de abastecimiento y las bonificaciones que preven utilizar en los usos agrarios e industriales. El sistema de bonificaciones no es razonable por ser subjetivo, ya que los descuentos pueden alcanzar al 95%, pero puede quedarse en el 50% o en el 0%, en base a criterios que no están claramente determinados ni son medibles. Además, pueden ser una herramienta de clientelismo electoral.

- ¿Es más justa la exención que la bonificación?

- Somos más partidarios de aplicar exenciones a partir de consumos razonables, determinados de una manera científica y comprobados con los contadores y aplicar el canon a aquellos que hubieran superado dicho consumo.

- La exención para el uso doméstico se fija en 130 litros por metro cúbico, ¿cual sería el tope para los agricultores?

- El consumo medio es de 2.500 metros cúbicos por hectárea, pero no sería suficiente. Más que una cifra habría que establecer un método que tuviera en cuenta la ubicación de las explotaciones porque no es lo mismo que esté en el sur de Álava que en el norte. Tampoco hay dos años iguales ni dos cultivos iguales.

- La UAGA han llegado a decir que la factura podría multiplicarse por diez en las explotaciones familiares al pasar de 150 a 1.500 euros.

- Sí, porque la factura va a depender del precio diferente que tiene el agua en los distintos regadíos ya que sobre ese precio se va a aplicar la bonificación que puede oscilar entre el 0% y el 95%, de ahí que se pueda multiplicar la factura. En el mejor de los casos, tendría que pagar doce veces diez lo que voy a tener que pagar como usuario de abastecimiento, pero podría pagar hasta 500 veces más. Y sin embargo como usuario de abastecimiento normal no va a pasar nunca de los seis euros, o como mucho que llegue a los doce euros si consume más de los estipulado.

- Las bonificaciones se aplicaran a los que no contaminen, aprovechen el agua de las lluvias o utilicen las mejoras técnicas disponibles.

- Sí, pero, ¿qué criterios se van a seguir para aplicar ese abanico de bonificaciones?. Además, la Administración ha actuado en algunas zonas y ha invertido dinero para regar de manera segura, menos impactante y razonable frente a otras zonas en las que la Administración no ha invertido un solo duro y toman el agua del río, con la inseguridad y el riesgo de impacto y ahora, además, ¿no se les va a aplicar las bonificaciones porque no pueden aplicar las mejoras técnicas disponibles?

- ¿Qué papel le atribuye a la Agencia Vasca del Agua?

- Dependerá del juego político y partidista. Es más un asunto político. Lo cierto es que el nivel de participación es menor que el que mantiene la Confederación Hidrográfica del Ebro. Entendemos que es un retroceso y así lo planteamos en las alegaciones donde pedimos mayor participación para los usuarios.

Vía Diario Vasco

Comentarios