Resultados de la conferencia ministerial euromediterránea sobre el agua: un calendario de proyectos concretos a partir de 2009

2
0
2

La conferencia ministerial sobre el agua, celebrada el 22 de diciembre de 2008 en Jordania, a orillas del Mar Muerto, ha servido para agilizar el tratamiento de los problemas derivados de la gestión del agua, constituyendo una primera etapa concreta en la puesta en aplicación de las decisiones aprobadas por los jefes de Estado y de Gobierno el 13 de julio en París en el marco de la Cumbre fundacional de la Unión por el Mediterráneo.

La importante aportación realizada por los actores de la sociedad civil reunidos ha contribuido a que se alcance un doble objetivo.

En primer lugar, los ministros han definido las orientaciones que permitirán diseñar la Estrategia para el Agua en el Mediterráneo, destinada a encarar los desafíos derivados del cambio climático y sus consecuencias. Esta estrategia, que deberá ser examinada por los mismos ministros durante el primer semestre de 2010 y por los Jefes de Estado y de Gobierno a finales del mismo año, permitirá hacer frente a los problemas que sobrepasan la capacidad de actuación de un solo país o una sola organización. La Estrategia incluirá dos objetivos cifrados relativos a la preservación de la calidad de las aguas y a la reducción de la presión sobre los recursos hídricos gracias a formas de consumo más sensatas.

Por otro lado, los ministros han llamado la atención de las instancias gubernativas de la Unión por el Mediterráneo para que emprendan, en el plazo más breve posible, nuevos proyectos de infraestructura relacionados con el agua acordes con las pautas marcadas por la Estrategia. En este sentido, los ministros han definido ya una primera serie de proyectos que serán debatidos a partir de enero de 2009. Estos proyectos serán completados durante el V Foro Mundial del Agua, previsto para marzo de 2009 en Estambul, y las primeras financiaciones habrán de estar ultimadas para la conferencia ministerial sobre desarrollo sostenible que se celebrará en Mónaco a finales de marzo de 2009.

Los ministros se han comprometido a respetar este calendario, ambicioso pero realista en vistas de la situación del agua en el Mediterráneo. Todos han destacado el papel primordial que debe desempeñar la Unión por el Mediterráneo a fin de mejorar realmente la vida de los habitantes de esta área geográfica.

Comentarios