El MARM evalúa favorablemente el proyecto de conducciones para el aprovechamiento de las aguas depuradas de la Comunidad General de Regantes La Pedrera-Fase I (Alicante)

4
0
4

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha evaluado favorablemente el proyecto "Ejecución de conducciones para el aprovechamiento de aguas depuradas de la Comunidad General de Regantes La Pedrera, Fase I", en Alicante, siempre y cuando se autorice con las condiciones señaladas en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), deducidas del proceso de evaluación para que queden adecuadamente protegidos el medio ambiente y los recursos naturales. La DIA se publica hoy en el Boletín Oficial del Estado.

Este proyecto, promovido por la Dirección General del Agua del MARM, se engloba en el "Plan Integral de Aprovechamiento de las aguas depuradas de la zona de La Pedrera", realizado en el año 2002 y cuya finalidad es ordenar las infraestructuras hidráulicas para aprovechar los nuevos recursos procedentes de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDARs) de Torrevieja, Playas de Orihuela y Pilar de la Horadada y distribuirlos entre las entidades de la Comunidad General de Regantes de La Pedrera.

Actualmente, los caudales para riego en esta zona proceden del trasvase Tajo-Segura, con una dotación asignada a esta Comunidad General de Regantes de unos 1.255 m3/ha, lo que está muy por debajo de las necesidades hídricas de los cultivos presentes en la zona. Por tanto, este proyecto tiene por objetivo posibilitar el uso por los regantes de otras fuentes alternativas de agua, como son las regeneradas procedentes de las depuradoras. La Fase I de este proyecto será financiada por la Administración General del Estado y la Fase II por la Autonómica.

El objeto de la Fase I es construir las infraestructuras necesarias para el aprovechamiento de las aguas regeneradas de las depuradoras de Torrevieja y Playas de Orihuela, con el fin de que abastezcan el riego a cinco comunidades de regantes, con una superficie de unas 2.823 ha de la Comunidad General de La Pedrera, cuya superficie total es de 11.547 ha. El proyecto no contempla la posibilidad de cambio en los cultivos existentes ni la puesta en riego de parcelas que actualmente se encuentren en secano.

Durante el proceso de evaluación ambiental se han estudiado diversas alternativas para las diversas actuaciones que componen el proyecto, eligiéndose al final las siguientes: en relación con la procedencia de las aguas, se ha elegido la alternativa de utilizar las regeneradas de las depuradoras de Torrevieja y Playas de Orihuela porque supone una menor afección ambiental al utilizar aguas que ya se están depurando. Para el sistema de captación e impulsión se empleará el que ya funciona en las EDAR citadas. Sobre el sistema de regulación y almacenamiento de las aguas depuradas, se opta por el aprovechamiento de la balsa existente en el Alto de Villamartín,- con capacidad de 250.000 m3- por lo que sólo se deberá construir una chimenea de equilibrio. En cuanto al sistema de distribución a las diferentes entidades de riego, el trazado del colector principal y derivados discurrirá aprovechando en gran parte los caminos existentes, para minimizar las posibles afecciones ambientales.

El promotor incluye en su proyecto todas las medidas preventivas y correctoras propuestas durante el proceso de evaluación de impacto ambiental, aunque no se prevén afecciones sobre los espacios naturales protegidos, dado que el Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) "Lagunas de la Mata y Torrevieja", también declarado Humedal Ramsar y Parque Natural, está situado a una distancia de 3 km de la zona de actuación. En relación al tramo del colector norte que finaliza en el Espacio Protegido Zona Húmeda denominada "Meandros abandonados del río Segura", la tubería deberá discurrir por el camino existente que cruza el cauce, reponiéndose tras la obra y con las medidas necesarias para evitar que la emisión de polvo durante las obras afecte al cauce.

Otras medidas que se contemplan para proteger la hidrología y la vegetación son la restauración de los márgenes afectados con vegetación autóctona y la prohibición de extraer tierras o áridos de los cauces, por lo que se deberá informar del origen de los aportes y del destino de los excedentes.

Para proteger la fauna, las obras se llevarán a cabo entre los meses de septiembre y marzo, para no interferir en la época de cría, se instalarán pasos de salida de fauna en la balsa del Alto de Villamartín y se colocarán estructuras de nidificación en la chimenea de equilibrio.

Sobre la chimenea de equilibrio, para evitar su impacto paisajístico dado que tendrá una altura de 9 m y se instalará en la zona de Alto de Villamartín situada a una cuota de 98 m sobre el nivel del mar, se concluye que se deberán utilizar revestimientos exteriores y acabados similares a las edificaciones tradicionales que existen en su entorno, de marcado carácter agrícola.

Además, previo al inicio de las obras, se realizará una prospección arqueológica de la zona y posterior seguimiento y se restaurará la morfología del suelo cuando el enterramiento del colector afecte a vías pecuarias, proponiéndose que las zanjas se vayan cerrando conforme se vayan colocando las tuberías correspondientes.

Además de las medidas citadas, la DIA establece tres condiciones al proyecto: que todos los residuos de obra se gestionen a través de gestores autorizados, de acuerdo con la legislación del Consell de la Generalitat ; que se tengan en cuenta la aplicación de medidas para evitar incendios forestales sobre todo en la ejecución de trabajos que se realicen en terreno forestal y que se soliciten, a la Confederación Hidrográfica del Segura, las correspondientes concesiones sobre zonas de préstamos de material.

Un programa de vigilancia ambiental permitirá realizar el seguimiento del cumplimiento de todas las medidas y condiciones determinadas en la DIA.

Comentarios