Desarrollan nuevos métodos para detectar biotoxinas marinas

80
0
80

Helena Eixarch y Mònica Campas, investigadoras del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) de Sant Carles de la Ràpita, en Palma de Mallorca, han desarrollado Alarmtox, un sistema de detección fiable de biotoxinas que garantize la calidad tanto de las aguas continentales como la de los productos de pesca y acuicultura para el consumo humano.

"Los métodos de análisis utilizados actualmente, como por ejemplo el bioensayo ratón, aún siendo un instrumento de vigilancia útil para la protección del consumidor, presentan problemas éticos, pueden tener carencias en cuanto a selectividad y necesitan largos tiempos de análisis", explican las investigadoras.

El objetivo de Alarmtox es desarrollar ensayos y biosensores para detectar biotoxinas de medios acuáticos (medio marino y aguas continentales). Dichos biosensores están fundamentados en la inhibición de la actividad enzimática por parte de las biotoxinas, que puede cuantificarse mediante métodos colorimétricos y electroquímicos.

A través de esta aproximación las investigadoras pretenden aumentar la rapidez y fiabilidad de la detección, así como aumenatr la velocidad de respuesta ante la aparición de contaminaciones. "Así se podría garantizar el suministro de agua potable para consumo humano y en explotaciones ganaderas y agrícolas, el funcionamiento del sector turístico con actividades directamente relacionadas con la calidad de las aguas (como playas y embalses), y preservar el medio ambiente y mejorar el desarrollo sostenible, optimizando el control de calidad de los recursos hídricos", comentan la expertas.

El proyecto, de dos años de duración se engloba en el programa científico INTERREG IVB – SUDOE (Sudoeste Europeo) y está financiado con fondos FEDER. Cuenta con la participación de cuatro centros de investigación: el IRTA (Sant Carles de la Ràpita, Tarragona), que actúa como coordinador, el CSIC (Barcelona), CRT/CRITT Bio-Industries (Toulouse, Francia) y el grupo BIOMEM-IMAGES de la Universidad de Perpignan Via Domitia (Perpignan, Francia).

El sudoeste europeo, una zona con microalgas que producen toxinas

A través de una aproximación pluridisciplinar, se espera conseguir los objetivos deseados. Además, diversos organismos colaboradores tanto de la administración como del sector privado han acordado proporcionar muestras de campo (alimentos y aguas) obtenidas durante episodios naturales de presencia de biotoxinas, que servirán para validar el funcionamiento de la nueva tecnología desarrollada.

En los medios acuáticos del sudoeste europeo habitan distintas especies de micro algas productoras de toxinas, cuya presencia tiene importantes consecuencias socio-económicas. La seguridad alimentaria y sanitaria puede verse comprometida si dichas toxinas contaminan el marisco, agua potable o algas nutricionales para consumo humano, o incluso por contacto directo con ellas.

En estrecha relación con este hecho, la comercialización del agua para su consumo, el desarrollo de la ganadería y las zonas de producción de marisco en el litoral marino pueden ver disminuido su rendimiento, con las consiguientes pérdidas económicas. Además, puede llegar a producirse un desequilibrio medioambiental por alteración de la biodiversidad de los ecosistemas fluviales y litorales.

Fuente: Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries

Comentarios