El MARM invierte 600.000 euros en la recuperación de dos ramblas en Cuevas de Almanzora (Almería)

61
0
61

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), José Salvador Fuentes Zorita, ha visitado hoy junto al subdelegado del Gobierno, Andrés Heras, las obras de emergencia ya finalizadas para la recuperación de las ramblas de Guazamara y Pinar de Canalejas en el municipio almeriense de Cuevas de Almanzora. La actuación ha ido encaminada a la recuperación del cauce y del dominio público hidráulico, así como a restaurar la capacidad de desagüe de la rambla, con la finalidad de evitar daños en los núcleos próximos en caso de inundaciones.

Estos proyectos están enmarcados en el Fondo Especial del Estado para el Estímulo de la Economía y el Empleo. El presupuesto conjunto de las obras alcanza los 599.122 euros (342.440 en Guazamara y 256.681 en Canalejas).

Por lo que respecta a las obras en Guazamara, el proyecto tenía el objetivo de impedir que la rambla se convirtiera, a su paso por el casco urbano de la pedanía, en un vertedero. La escasa vegetación y los restos de material de riego habían deteriorado la imagen del cauce, mientras que la proliferación de cañas obstaculizaba el paso del agua y su uso como zona de esparcimiento de la población.

La actuación de la CHS ha consistido en protección del margen derecho con roca de escollera, desde el puente hasta el lavadero restaurado, y la realización de un paseo fluvial sobre ésta, además de la plantación de la flora necesaria para estabilizar y mejorar el cauce. Esta reforestación se une a la reintroducción de la vegetación autóctona a lo largo de todo el cauce, que permite la mejora ecológica del mismo. Por otro lado también se han procedido a la limpieza de basuras y material inerte en el cauce. Finalmente, se ha creado un corredor verde a lo largo del cauce, especialmente en los puntos cercanos a los núcleos de población.

Rambla del Pinar

La segunda actuación, en la rambla del Pinar de Canalejas, respondía a problemas similares, tales como la abundancia de cañas y tarays sin control o la presencia de tuberías y plásticos procedentes de los sistemas de riego. Además, existía el riesgo de desprendimiento de un talud.

El organismo de cuenca ha procedido a la limpieza de la rambla, emprendiendo la eliminación de cañas y otra vegetación arbustiva que impedía el discurrir de las aguas. También se acometieron trabajos de clareo y realce de los tarays existentes. Para terminar se prolongó la escollera existente en la margen derecha, con el fin de estabilizar el tramo de talud que quedaba sin proteger.

Comentarios