La biodiversidad se deteriora mientras las amenazas aumentan

170
0
170

La promesa de reducir la pérdida de biodiversidad en todo el mundo para el año 2010 no se ha cumplido. Así lo confirma el nuevo análisis elaborado por un equipo internacional y publicado hoy en la edición online de la revista Science. Los 31 indicadores sobre el número de especies, poblaciones, deforestación y conservación que compilaron la comunidad científica manifiestan el deterioro de la biodiversidad de 1970 a 2005 como principal causa.

En 2002, los líderes mundiales se reunieron en la Convención Sobre la Diversidad Biológica, e hicieron una promesa: reducir la pérdida de biodiversidad en el mundo para 2010. En el Año Internacional de la Biodiversidad, este objetivo no se ha cumplido, y las presiones hacia la biodiversidad en la Tierra siguen aumentando.

“A pesar de algunos esfuerzos como la designación de Parques Naturales, los gobiernos han fracasado en el cumplimiento de los compromisos que aceptaron. Por eso el objetivo no se ha cumplido. El mundo natural está siendo destruido más rápido que nunca debito a las presiones sobre la biodiversidad”, señala a SINC Valerie Kapos, una de las autores del estudio e investigadora en el Foro de Conservación de Cambridge y consejera senior en la UNEP.

En el marco de la Convención, científicos de todo el mundo liderados por Stuart H.M. Butchart, autor principal e investigador en el Programa de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente (UNEP, en sus siglas en inglés) y de la organización BirdLife International, han recopilado 31 indicadores específicos que incluyen números de especies, tamaños de poblaciones, tasas de deforestación, y esfuerzos de conservación.

Según el análisis de estos indicadores con datos globales de 1970 a 2005, y que se publica on line en Science, la biodiversidad muestra deterioro a lo largo de los años, y las presiones sobre la biodiversidad global aumentan. En los últimos años, la pérdida de biodiversidad ha afectado además a todos los ecosistemas.

Han resultado dañados los ecosistemas marinos (por la sobrepesa y la contaminación), los ecosistemas de agua dulce (por la gestión insostenible, extracciones de agua excesivas, especies invasoras y contaminación), y los ecosistemas terrestres (por la transformación y fragmentación del hábitat debido a la agricultura y las prácticas forestales insostenibles, contaminación, especies invasoras y sobreexplotación)”, alerta Kapos.

Reducir la pérdida de biodiversidad

A pesar de algunos éxitos locales en ciertas áreas del mundo, sobre todo en espacios protegidos, Butchart y sus colegas no encontraron ninguna pista sobre la desaceleración de la tasa de pérdida de biodiversidad en los últimos años.

Las verdaderas razones de no alcanzar en 2010 el objetivo decidido en la Convención sobre la Diversidad Biológica a principios de la década son la creciente presión sobre las especies del mundo y las respuestas inadecuadas.

“Son tres las razones por las que hemos fallado: las políticas que abordan la pérdida de biodiversidad han sido inadecuadas (por ejemplo, hay muchas áreas protegidas que no están en lugares importantes); la biodiversidad necesita estar integrada en todas la partes del gobierno; y el valor económico de la biodiversidad debe introducirse en la toma de decisiones”, recalca la experta.

Para lograr la meta en los próximos años, los científicos proponen eliminar las políticas perjudiciales “si los gobiernos mundiales hablan en serio respecto a conservar las especies de la Tierra”. Los investigadores señalan además que “la única solución realista” es integrar la biodiversidad en las decisiones de uso del suelo, e impulsar la financiación para políticas que aborden la pérdida de biodiversidad.

Según Kapos, todavía es posible detener la pérdida de biodiversidad. “Ha habido éxitos a nivel local y nacional como las área protegidas que cubren ya el 12% de la superficie de la Tierra, la recuperación de especies como el bisonte europeo, y la prevención de algunas extinciones como un ave endémica de Nueva Zelanda”, señala la investigadora.

Aunque este año no se detenga la pérdida de biodiversidad, el año 2010 debería ser el año “en el que los gobiernos empezaron a sumar esfuerzos para cuidar lo que queda en nuestro planeta”, afirma Kapos.

Referencia bibliográfica:

Stuart H.M. Butchart et al. “Global Biodiversity: Indicators of Recent Declines” Science 10.1126/science.1187512, 30 de abril de 2010.

Fuente: SINC

Comentarios