A mayor emisión de CO2, mayor riesgo de inundación

493
0
493

Dos estudios internacionales, publicados hoy en la revista Nature, demuestran que el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero causó un incremento de las precipitaciones y del riesgo de inundaciones durante la segunda mitad del siglo XX. Los resultados también confirman que las acciones humanas contribuyen al calentamiento global.

La Unidad de Investigación Climática del Ministerio de Medio Ambiente de Canadá y la Escuela de Geociencias de la Universidad de Edinburgo (Reino Unido) analizó las tendencias de precipitación de 1951 a 1999 en el hemisferio norte. Los resultados señalan que el hecho de emitir más gases tóxicos a la atmósfera ha potenciado las fuertes lluvias en casi los dos tercios del hemisferio.

“Estudios previos han infravalorado esta mayor intensidad de las precipitaciones, pero los resultados muestran importantes variaciones durante la última mitad del siglo XX”, destaca la investigación. “Entender los cambios que se han producido, como este aumento reciente de la intensidad de las precipitaciones en gran parte del hemisferio norte, es clave para hacer predicciones de futuro”, añade.

Este trabajo se publica hoy en la revista Nature junto a un segundo estudio que también evalúa la influencia de las acciones humanas sobre el calentamiento global. Esta última investigación analiza las inundaciones que se produjeron en Inglaterra y Gales durante octubre y noviembre del 2000. La estación de otoño de ese año fue la más húmeda desde 1766.

El ser humano, tras las inundaciones

Después de realizar miles de simulaciones climáticas de la estación de otoño de 2000 en condiciones reales, los investigadores sugirieron que el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero influyó en las inundaciones de ese año en Inglaterra y Gales.

“Aunque la magnitud de las acciones humanas es incierta, los resultados indican que, en nueve de cada diez casos, las emisiones de CO2 durante el siglo XX incrementaron el riesgo de inundaciones en ambos territorios en un 20%, y que, en dos de cada tres casos, el aumento fue de más del 90%”, destaca el estudio.

Según los autores de la investigación, este modelo de análisis puede ser utilizado para estudiar otras inundaciones como las del Reino Unido. El estudio también ayudará a saber cómo determinados factores externos afectan a otros sucesos climáticos (por ejemplo, las inundaciones por el deshielo de la nieve), menos influenciados por el cambio climático.

Referencia bibliográfica:

Seung-Ki Min, Xuebin Zhang, Francis W. Zwiers, Gabriele C. Hegerl. “Human contribution to more-intense precipitation extremes”. Nature, vol. 470, Febrero de 2011. doi:10.1038/nature09763
Pardeep Pall, Tolu Aina,Dáithí A. Stone, Peter A. Stott, ToruNozawa, ArnoG. J. Hilberts, Dag Lohmann, Myles R. Allen. “Anthropogenic greenhouse gas contribution to flood risk in England and Wales in autumn 2000”. Nature, vol. 470, Febrero de 2011. doi:10.1038/nature09762

Fuente: SINC

Comentarios