La Confederación Hidrográfica del Duero resolvió en 2010 cerca de un millar de expedientes sancionadores

559
0
559

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) resolvió el pasado año 984 expedientes sancionadores en la cuenca del Duero.

Las obras que se han ejecutado sin autorización del Organismo de cuenca en los cauces o en zona de policía, los vertidos y los riegos no autorizados, son, por este orden, las infracciones que acaparan mayor número de sanciones. En 2009, en cambio, los vertidos no autorizados fueron la primera causa de sanción, seguida de las obras en cauces y zona de policía y de los riegos no autorizados.

Por provincias, León, Palencia, Zamora y Burgos son en las que se resolvieron mayor número de expedientes, por el contrario Ourense, Ávila y Soria fueron en 2010 las provincias menos infractoras. Por otro lado, y tal y como viene siendo la tónica de los últimos años, en 2010 volvió a reducirse el número de expedientes sancionadores y, por ende los expedientes resueltos. Así, si en 2009 fueron 1.264 los expedientes resueltos en la cuenca del Duero, el pasado año esta cifra descendió a los 984, es decir un 22% menos.

Este descenso se debe, en gran parte, al incremento de la vigilancia del Dominio Público Hidráulico (DPH) por parte del Organismo de cuenca que proyecta una imagen de mayor control y desincentiva, en consecuencia, la comisión de infracciones. Además, se está intensificando la labor preventiva y de asesoramiento a los ciudadanos, quienes están cada día más concienciados con la protección del medio ambiente.

También en relación con el año 2010 se han incrementado los expedientes con valoración de daños al Dominio Público Hidráulico, es decir, aquellos expedientes en los que además de multar al infractor se le impone una indemnización por los daños causados. Esta valoración de daños está consiguiendo que las sanciones resulten más proporcionadas al perjuicio cometido.

Tipo de expedientes

Obras en cauces y zona de policía

El pasado año se resolvieron 267 expedientes por llevar a cabo, sin permiso, obras en el cauce de los ríos o en la zona de policía - la que se encuentra a menos de cien metros del cauce. Este tipo de infracciones, calificadas en su mayor parte como menos graves, conllevan además la obligatoriedad de la restitución de los cauces al estado en que se encontraban antes de las actuaciones sancionadas y van destinadas preferentemente a evitar construcciones en zonas con alto riego de inundación.

León, con 58 expedientes es la provincia que encabeza el número de infracciones seguida de Palencia con 51 y Zamora con 44.

Vertidos

A pesar de que se sitúa en segundo lugar en cuanto al número de infracciones, destaca el descenso de expedientes resueltos en la cuenca del Duero por vertidos. Si en 2009 se resolvieron 395 expedientes por vertidos al cauce de los ríos, lo que les situó en el primer motivo de sanción, en 2010 la cifra se redujo a 218, la mayoría de ellos calificados como leves.

Este descenso se debe tanto al importante esfuerzo que está haciendo la CHD en incrementar año tras año la vigilancia sobre los ríos y cauces como a la mayor concienciación ciudadana sobre la importancia de preservar el buen estado de los ríos de la cuenca.

Burgos, Zamora y Salamanca se sitúa a la cabeza de las infracciones por este motivo con 34 expedientes resueltos en cada provincia.

Riegos no autorizados

Por el contrario, el número de expedientes resueltos el año 2010 por riegos no autorizados ha aumentado ligeramente respecto a 2009 al pasar de 201 a 214.

Al igual que en el caso de los vertidos, la mayoría de las sanciones impuestas por regar sin autorización han sido calificadas como leves.

Por provincias, Palencia (51), Segovia (43) y Burgos (36) encabezan las infracciones por este motivo.

Otros motivos

Por otro lado, el pasado año se resolvieron 106 por depósitos de materiales no autorizados, 68 por la construcción de pozos sin el permiso pertinente y 34 por depositar escombros, y todo tipo de materiales en las riberas de los ríos.

El resto de expedientes estuvieron relacionados con incumplir las condiciones de autorizaciones y concesiones, las cortas o la plantación de arbolado sin permiso, las extracciones de áridos, la navegación no autorizada o los daños en obras hidráulicas.

Calificación de las infracciones

De la totalidad de los expedientes resueltos en 2010, ocho fueron calificados como graves (frente a los 23 resueltos en 2009), 144 fueron calificados como menos graves (frente a los 290 de 2009) y 832 infracciones fueron calificadas como leves (950 en 2009). Además no se resolvió ningún expediente calificado como muy grave mientras que el año pasado un expediente resuelto obtuvo esa calificación.

No obstante, a la hora de hacer una comparativa de la calificación de los expedientes resueltos en 2010 respecto a los de 2009, es importante destacar que el pasado año en virtud del Real Decreto 367/2010 se modificó el Reglamento del Dominio Público Hidráulico (DPH) de tal modo que se han modificado la cuantías de los daños al DPH que servían como umbral para determinar la calificación de las infracciones.

Además, dado que en materia sancionadora las nuevas disposiciones que resulten más favorables pueden aplicarse con efecto retroactivo, algunos de los expedientes iniciados como muy graves, graves o leves, han sido finalmente resueltos como graves, menos graves o leves respectivamente.

Desde la modificación del citado Reglamento se califican como leves los daños al DPH menores de 3.000 euros, si los daños oscilan entre los 3000,01 y los 15.000 euros son menos graves, cuando se cuantifican entre 15.000,01 y 150.000 euros la infracción es grave, mientras que si los daños superan los 150.000 euros la infracción se considera muy grave.

Otros de los criterios utilizados para calificar el tipo de infracción son, entre otros, los riesgos que esa actividad pueda suponer para las personas (por ejemplo una edificación en zona inundable), el medio ambiente (por ejemplo el daño de un vertido no autorizado en un río) o los beneficios que esa actividad pueda reportar al infractor (por ejemplo, abandonar residuos junto al río degradando su entorno en lugar de abonar los gastos que supone su tratamiento por un gestor autorizado).

Las infracciones leves y menos graves las resuelve el Presidente de la CHD; las graves, la Ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, y las muy graves las resuelve el Consejo de Ministros. Además de la obligatoriedad, en todos los casos, de indemnizar los
daños causados al DPH, y restablecer, en su caso, la situación retirando obras e instalaciones ilegales, cesando el vertido, etc, las infracciones leves conllevan sanciones de hasta 6.000 euros; las menos graves, de 6.000 a 30.000 euros; las graves de 30.000 a 300.000 euros; mientras que las multas de las infracciones muy graves oscilan entre los 300.000 y 600.000 euros.

Por otro lado, el pasado año el Organismo de cuenca recibió 1.190 denuncias frente a las 1.587 recibidas en 2009, 696 procedentes de su propia guardería fluvial, 418 de la Guardia Civil y el resto de otros agentes de la autoridad (agentes medioambientales de las comunidades autónomas, policía municipal..). En ocasiones, son los propios ciudadanos los que ponen los hechos en conocimiento de la autoridad, que los investiga, y, si constituyen infracción, formula la denuncia.

Por último, cabe recordar que la totalidad del dinero recaudado como consecuencia de las sanciones se invierte en la mejora de la gestión del Dominio Público Hidráulico y la calidad de las aguas de la cuenca del Duero y en concreto en programas tales como la explotación de las redes de control de calidad de las aguas, el programa de mantenimiento y conservación de cauces, el plan de inspección de vertidos y el de vigilancia y control del Dominio Público Hidráulico, entre otros.

Comentarios