La sequía: El miembro tímido

207
0

Sobre el blog

Francisco Javier Salguero
Ingeniero Industrial y Máster en Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente. En la actualidad, se encuentra especializándose en hidráulica urbana.
  • Alicante vive una sequía histórica y sahariana.

Si hay un problema que se está escuchando con mayor frecuencia últimamente, y lo va a hacer de manera asfixiante estos próximos meses, este es sin duda la Sequía.

Y no es para menos. Alicante vive una sequía histórica y sahariana, según los expertos. Basta con ver los datos de Aemet. En los últimos siete meses, el acumulado medio en la Comunidad Valenciana es de 122 l/m2, cuando lo normal serían 340 l/m2. Todo el territorio valenciana está en déficit, como se muestra en la siguiente imagen. No ha llovido, y no llueve.

Pero la sequía no es un problema reciente. Siempre ha estado ahí, durante toda la historia. Muchos científicos apuntan que la sequía fue uno de los detonantes de la caída de la penúltima familia china, la dinastía Ming, en 1644, o incluso trajo consigo levantamientos civiles, como la famosa Revolución Francesa. 

Muchos científicos apuntan que la sequía fue uno de los detonantes de la caída de la penúltima familia china, la dinastía Ming

Para Mariana Kaipper, la sequía es el miembro tímido de la familia de los fenómenos naturales, donde los huracanes y terremotos son los parientes extrovertidos que reciben la mayor atención. Sin embargo, de manera callada, la sequía causa tantas o más pérdidas de vida y bienes materiales que ningún otro peligro físico. Sin ir más lejos, en Valencia, la Unió de Llauradors estima en 320 M€ los sobrecostes y daños por la falta de lluvia.

El problema es más que serio, pero tantas son las figuras que deben o quieren participar en su solución, tantos los engranajes que hay que mover, que al final, como siempre, el motor no consigue arrancar.

¿Y qué ocurre cuando llega la sequía? En la mayor parte de los casos que he conocido, cuando se produce una crisis por sequía se actúa a posteriori. Se toman acciones reactivas, es decir, no se anticipa al problema. Un ejemplo de ello son los cortes de agua intencionados que se producen todos los veranos. ¿Se está actuando así de una manera correcta? Generalmente no.

En los sistemas de distribución de agua potable de más de 20.000 habitantes, según la legislación actual, se debe disponer de un Plan de Sequías. Un plan de emergencias que debe contemplar una correcta prevención y medidas de control del impacto para reducir la vulnerabilidad frente a la escasez de agua. Cosa nada fácil.

Algunos aspectos que estos Planes de Sequía deberán de contemplar, por ejemplo, en los sistemas de distribución de agua potable podrían ser:

  • Eliminación/disminución de fugas: La reducción de los volúmenes escapados del sistema es una solución parcial al problema de la sequía pero ayuda, ya que una reducción de las fugas se traduce en un menor volumen a suministrar al sistema para hacer llegar al usuario el volumen requerido.

En la mayor parte de los casos, cuando se produce una crisis por sequía se actúa a posteriori

  • No cortar el suministro: Un caso curioso es el que se produce cuando se anuncia un corte en la red de suministro por falta de agua. Los usuarios llenan bañeras, pozales, etc, para tener un volumen de agua en casa, por si es necesario. Y cuando se restablece el suministro, si estos volúmenes almacenados no se han gastado, simplemente se tiran por el desagüe. Se está consiguiendo así un efecto totalmente contrario al deseado.
  • Reducir la presión: Con ello se estará consiguiendo una reducción del volumen escapado del sistema y una reducción de roturas. También, una solución parcial.
  • Racionamiento del agua: Bien dándole un uso específico al agua o bien aumentando el precio del agua durante el tiempo que el Plan de Sequía esté activo.
  • Concienciación ciudadana: Sin duda, la más importante de todas. Y no hace falta que se explique el porqué.

Para entender la importancia de la sequía, tan solo basta con ver la dependencia que la vida tiene con el agua. Entonces, ¿por qué estamos deseando que llueva para poder olvidarnos del problema de la sequía? Nunca deberíamos olvidar que situaciones relativamente incontroladas nos llevarán a actuaciones desesperadas, porque por mucho que llueva hoy tal vez lo deje de hacer mañana. Ahí está la historia.  

Comentarios

La redacción recomienda