La marihuana: ¿Nueva fiebre del oro en California?

1
211

Sobre el blog

Francisco Javier Salguero
Ingeniero Industrial y Máster en Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente. En la actualidad, se encuentra especializándose en hidráulica urbana.
  • marihuana: ¿Nueva fiebre oro California?

La fiebre del oro de California fue un fenómeno social, ocurrido en la costa oeste de los Estados Unidos, que movilizó a 300.000 personas de todas partes del planeta con el único afán de enriquecerse. Todo empezó en el aserradero Sutter's Mill, en el pueblo de Coloma, donde se encontraron pepitas de este preciado metal. Era entonces el año 1848. El interés económico de este hallazgo provocó una transformación espectacular de California. En el caso de San Francisco pasó de ser una pequeña aldea a una ciudad. Se construyeron escuelas, caminos e incluso pueblos, así como nuevas vías de transportes, un sistema legal y de gobierno e, incluso, se puso en marcha la agricultura como negocio.

Pero esta fiebre también tuvo efectos negativos: enfermedades, hambrunas, ataques genocidas, robos, siendo los más afectados los aborígenes de la región. El medio ambiente también se vio seriamente deteriorado debido a todas las prácticas de minería y los productos químicos tóxicos empleados, por ejemplo, el mercurio. Lo primero era el oro y el sueño de convertirse en millonario.

Hoy en día es cada vez más difícil encontrar oportunidades de negocio, tales como la fiebre del oro, que permitan llenarse los bolsillos. Pero el ser humano es ambicioso y codicioso por naturaleza y, como no, quiere lucrarse ante cualquier oportunidad. En esta línea existen multitud de oportunidades para ello, pero debido a su estrecha relación con el agua y el medio ambiente me gustaría centrarme en un producto que se está legalizando a un ritmo rápido y que cuenta con un enorme potencial de crecimiento bajo el paraguas de un mercado de billones de dólares: La marihuana.

A finales del año pasado, y nuevamente en California, sus ciudadanos decidieron legalizar el uso recreativo de la marihuana. Hasta aquí, que cada uno opine. Esta decisión del pueblo ha provocado, como era de esperar, un aumento de la producción de esta planta. Una producción que dependerá de las condiciones con las que se cultive. Principalmente agua y fertilizante.

No me gusta ser alarmista, pero un e-mail en mi bandeja de entrada me llamó la atención sobre este tema:

Lo primero que pensé es que si el cultivo de la marihuana está afectando a los recursos hídricos o bien es que hay poca agua o es que son muchos los cultivos. O ambos.

El debate se está produciendo porque el cultivo de la marihuana en California se ha convertido en un serio problema para el medio ambiente debido, principalmente, a la falta de agua en la zona. Y por ello me gustaría formular varias cuestiones: ¿Qué ocurrirá si el empresario lucha por maximizar beneficios a costa de contaminar? ¿Dónde irán los fertilizantes en exceso? ¿Habrá agua para todos? ¿Y sitio?

Evidentemente existirán empresarios “ilegales” que buscarán maximizar beneficios independientemente de la contaminación o de las limitaciones en los recursos. Pero para el resto, el gobierno californiano ha desplegado encima de la mesa una serie de leyes estatales y federales de obligado cumplimiento para el cultivo de esta planta que se centran en las desviaciones ilegales de agua desde los cauces naturales, almacenamiento de fertilizantes, carreteras, sedimentación y drenaje de agua o el control de la temperatura.

En California, y de ejemplo para el resto del planeta, se han encontrado con que el cultivo de la marihuana es un claro ejemplo de práctica muy económica dependiente de un medio ambiente limitado en recursos que necesita ser regulada y controlada con el único objetivo de conseguir un cultivo sostenible y, con ello, la no degradación del medio. ¿Una nueva “fiebre del oro”?. El gobierno de California lo sabe y esperemos que regule y controle. Los empresarios tienen por delante un suculento mercado en el cual tendrán que recurrir a la innovación para sacarle el máximo partido partido (optimización en el uso del agua, reutilización, etc). Y en el centro un entorno debilitado. Esperemos que todos ganen. Incluso el entorno.

Comentarios

La redacción recomienda