La ignorancia de una gota de agua

354
0

Sobre el blog

Jordi Oliveras
Ingeniero Técnico de Obras Públicas. Consultor en ingeniería hidráulica y formador. Emprendedor 2.0. Creador y Webmaster del portal HidrojING, consultoría, formación y recursos en Ingeniería Hidráulica e hidrología y blog temático.
  • La ignorancia de una gota de agua

Artículo participante en el I Concurso del Blogs sobre Planificación Hidrológica en España

En respuesta a la convocatoria de iAgua y animado a colaborar en que la participación en este segundo certamen del concurso de Blogs sea una éxito, me planteo sobre qué escribir acerca de la Planificación Hidrológica en España… y constato que el cometido es harto difícil.

Y más en mi caso, que en el desarrollo de mi profesión como técnico de proyectos me encontraba en el último y más bajo peldaño en lo que a planificación se refiere: en la de definir las actuaciones para transportar el agua de aquí a allá y almacenarla, y plasmarlas en cuatro partes: memoria y anejos, planos, pliego y presupuesto.

He decidido plantear este artículo como una serie de reflexiones, acompañando el viaje de esa gota de agua, sobre la Planificación Hidrológica

Así, todos los temas relacionados con la planificación, gestión, gobernanzas y demás me quedan muy grandes… podría decir que al respecto de la Planificación Hidrológica soy más bien un ignorante…

Igual de ignorante que una pequeña gota de agua que por esas casualidades del ciclo hidrológico cae en nuestro territorio… por eso he decidido plantear este artículo como una serie de reflexiones, acompañando el viaje de esa gota de agua, sobre la Planificación Hidrológica… o lo que creo que debería ser…

El Estado del agua

No me refiero a los estados físicos del agua (hielo, líquido, gas). Esa pequeña agrupación de partículas de H2O (copo de nieve, gota de agua, vapor de agua) lleva siglos y siglos dando vueltas por el mundo. Es la casualidad, el azar o los vientos los que acaban por determinar si, tomando contacto con el suelo en un punto o diez metros más al norte, tomará un camino en dirección al Mediterráneo (por la cuenca del Ebro), o bien se dirigirá hacia Francia en busca del Atlántico (por la cuenca del Garona)

Una gota de agua no entiende de Estados, países, banderas y territorios… sólo entiende de pendientes, cauces y cuencas… entonces, ¿un Plan Hidrológico debe depender de un Estado, de un Gobierno? La respuesta parece clara… sólo debería depender de las cuencas hidrográficas por las que transcurre.

Una gota de agua no entiende de Estados, países, banderas y territorios ¿un Plan Hidrológico debe depender de un Estado, de un Gobierno?

¿Por qué se demoran entonces las aprobaciones de los Planes Hidrológicos de Cuencas y en consecuencia el famoso pacto nacional sobre el agua conocido Plan Hidrológico Nacional? ¿Tantos problemas han tenido en aquellas cuencas de ríos que atraviesan más de un país?

Mientras tanto, España sigue sin cumplir los plazos marcados por la Unión Europea, la cual nos penaliza con multas por cada día que pasa sin cerrar esos planes… Después aún nos preguntamos porque no nos toman en serio…

Pero todas estas cuestiones, a esa gota de agua que acaba de empezar su camino no le importan mucho…

¿Dónde acabaré?

Seguro que habréis respondido rápidamente: en el mar… Es muy probable… Pero los designios de los usos son inescrutables, así que quizá la pregunta más correcta sería: ¿cómo acabaré?

Regando un campo de lechugas, previa estancia en una tranquila balsa; pasando entre granos de carbono activo para acabar moviéndose “apresionada” dentro de una conducción hacia una cisterna de váter; dando vueltas y más vueltas a un circuito calentándose y enfriándose constantemente; o asegurando el caudal ecológico del río (tal y como se especifica en la Directiva Marco del Agua europea)… Las necesidades que pueden llegar a satisfacer son muy variadas…

¿Pero, alguien sabe exactamente cuánta agua se necesita y para qué se necesita? ¿Cómo se definen y cuantifican los usos y necesidades de agua? ¿Y quién los define y cuantifica?
Siempre se oye decir que es necesaria una participación responsable de los usuarios y la ciudadanía a través de instituciones específicas, de manera que la cooperación y el interés general sean elementos primordiales en la asignación y usos eficientes del agua… Las últimas noticias que nos llegan hablan de un nuevo ente administrador del sistema….
El gran problema es que la participación de los usuarios y la ciudadanía se ejerce a través de sus representantes, es decir, los políticos… los cuales mucha visión de cooperación e interés general no han demostrado hasta ahora… sino más bien se centran en los réditos electorales…

No olvidemos quién decide donde se va a construir y en qué densidad una nueva zona urbana, o un nuevo parque industrial… ¿quien toma esa decisión no es consciente de que habrá que cubrir unas nuevas necesidades que está generando y que no existían antes? ¿No está convirtiendo el agua en un arma política y electoral?

Pero saber cómo va a ser usada y quién regenta la gobernanza del sistema, a esa gota de agua que baja por un cauce por donde ya había pasado una vez mil años antes, no le importa mucho…

¡Esto antes no estaba ahí!

Sí, es posible que esa gota esté bajando por un cauce por el que unos siglos atrás ya había pasado… cosas del ciclo hidrológico…

Pero casi no reconoce aquel antiguo cauce… en estos últimos centenares de años, por no decir estas últimas décadas, han aparecido en él elementos extraños que obstruyen el paso u ocupan terrenos por donde antaño había circulado libremente… obras de drenaje, puentes, campings u otras instalaciones en los márgenes, incluso zonas urbanizadas…

¿Nos debería sorprender que las inundaciones sean cada vez más frecuentes? 

Ahora que esa gota de agua suele venir acompañada de muchas otras que deciden caer sobre nuestro territorio en grandes agrupaciones durante espacios de tiempo muy cortos, se encuentra que su cauce natural ha dejado de ser tan natural… y se pierde por las calles de una población, y sin quererlo sale por la televisión en las noticias de las nueve arrastrando un contenedor calle abajo… una calle que hace unos años era una rambla…

¿Nos debería sorprender que las inundaciones sean cada vez más frecuentes? Aprovechando unos comentarios que una vez leí de Lorenzo Correa: ¿por qué se habla de zonas inundables, cuando en realidad esas zonas ya han sido inundadas anteriormente? ¿Por qué se ha permitido (y se permite) según qué instalaciones en zonas de riesgo?
Quizá ha llegado el momento de asumir que somos nosotros los que hemos ocupado su camino y no al revés… y aprender a convivir y a gestionar los riesgos de inundación en vez de lamentarse y gastar recursos inútiles en evitarlas…

Pero haberse llevado un contenedor es algo que a esa gota ya no le preocupa… porque ahora esa gota tiene un propietario…

¡Tengo un precio!

Según en qué cuenca haya caído y en qué punto de su trayecto haya sido captada, esa gota ha dejado de ser “libre”… Ahora pertenece a algún organismo privado que se encargará que llegue a un grifo y que después regrese de nuevo al cauce o al mar (su ansiado destino) casi en las mismas condiciones que cuando fue captada…

¿Gestión pública o gestión privada? ¿Servicio o negocio? Yo abogo por la gestión pública 

Y es que la privatización o no de los servicios del ciclo del agua es otro de los temas que en la actualidad se están discutiendo en este país… ¿Gestión pública o gestión privada? ¿Servicio o negocio? ¿Debe concederse (es decir, venderse) la gestión del servicio de agua a una empresa privada y a 50 o 75 años?

Ya que estamos hablando de agua, hay que mojarse… Yo personalmente abogo por la gestión pública… pero no cofundamos términos… que esa gota de agua llegue a tu casa en condiciones de ser usada y después se vaya de ella y sea devuelta al medio en condiciones de ser vertida tiene un coste… y ese coste tiene que ser cubierto… por quien se beneficia de ese servicio… es decir, los usuarios.

Ahora bien… ¿cuál es ese coste? Y en consecuencia ¿el agua cuesta lo que vale… o vale lo que cuesta? ¿Es lícito que el gestor de un bien necesario e indispensable para nosotros obtenga beneficios? ¿Y si es lícito… es lícito que esos beneficios no se reviertan en mejorar el servicio?

He leído que también se está preparando un supervisor del mercado del agua, que dé seguridad al inversor privado en el área de abastecimiento y depuración, sin distorsiones tarifarias que alteren su plan de negocio… ¿Y no sería mejor dar seguridad al usuario? No sé si con este nuevo organismo este país se está lanzando a los brazos de la gestión privada y protegiendo “planes de negocio” como si el agua fuera una mercancía.

… final de trayecto.

Pero todas estas dudas de gestión, gobernanza, economía y ética a esa gota de agua ya le traen sin cuidado… después de un largo trayecto, unos cuantos sobresaltos y algunas estrecheces por fin ha llegado al mar… dispuesta a emprender otro ciclo… quién sabe si volverá a caer por nuestras latitudes… y si vuelve, qué Planificación Hidrológica se encontrará… 

Comentarios