Connecting Waterpeople
Indra

Agua y saneamiento en África, esto también es “violencia” de género

80

Sobre el blog

Maurizio De Stefano
Licenciado en ingeniería industrial. Afincado en España desde hace 18 años , Maurizio De Stefano es un experto en Energía, Innovación, trasformación digital, profesor, consultor, asesor, nadador, apasionado, creativo, provocador, visionario.

Blog asociado a:

· 80
  • Agua y saneamiento África, esto también es “violencia” género

Con la ocasión del 8 de marzo, (Día Internacional de la Mujer) y su debate necesario con respecto al papel de la mujer en la sociedad moderna, me gustaría llevar la mirada un poco mas más lejos de nuestras fronteras y homenajear a aquellas niñas y mujeres africanas que cada día son maltratada y sufren violencias en su país, y como el acceso al agua resulta ser un elemento vital para que esto no pase.

El subcontinente africano ha experimentado un rápido crecimiento económico desde 2000. Las proyecciones demográficas del African Development Bank (AfDB) indican que la población de África aumentará de 1 billón en 2010 a 1,6 billones en 2030.

Se espera que la población urbana del continente aumente del 40% de la población total a más del 50%, lo que aumenta la demanda de agua que ya es alta. La mayoría de ambos aumentos ocurrirán en las áreas más pobres y más concurridas.

África se enfrenta a la enorme tarea de proporcionar agua limpia y accesible para sus ciudadanos, especialmente teniendo en cuenta el objetivo 6.2, que apunta a ' lograr el acceso a un saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos para el año 2030... prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones vulnerables '.

La demanda de intervenciones urbanas de agua y saneamiento continúa aumentando, especialmente debido a la gran cantidad de personas que viven en asentamientos urbanos informales y congestionados. Algunos de los 84 millones de africanos urbanos obtuvieron acceso a un mejor abastecimiento de agua y 42 millones a saneamiento mejorado entre 2000 y 2010, un aumento promedio del acceso de 3.9% durante la década; Pero las poblaciones urbanas también crecieron en un promedio de 3.9%.

La enorme brecha de infraestructura en el sector del agua en África restringe su transformación y su desarrollo: El continente retira alrededor de 210 metros cúbicos de agua por año per cápita para actividades económicas, lo que representa menos del 40% del promedio mundial. La capacidad de almacenamiento de agua también es muy baja, a menos de 200 metros cúbicos per cápita, en comparación por ejemplo con los 1.100 en México. Los gobiernos africanos están en gran retraso cuando se trata de satisfacer las necesidades masivas de infraestructura del continente: el continente invierte solo el 4% de su producto interno bruto (PIB) en infraestructura, en comparación con el 14% de la inversión de China. Según las estimaciones del AfDB, el crecimiento del PIB podría aumentar en aproximadamente 2 puntos porcentuales al año si África superara su brecha de infraestructura.

La gestión eficaz del agua es sinónimo de que África cumple con sus aspiraciones de desarrollo sostenible. El agua es el insumo más importante de todas las actividades productivas, incluida la producción de alimentos, la fabricación, la vida útil y el desarrollo. Las mujeres y las niñas cargan principalmente con la carga de la recolección de agua. A menudo son los principales usuarios, proveedores y administradores de agua en sus hogares y, por lo tanto, se ven afectados de manera desproporcionada por la escasez de recursos adecuados. Esto no solo aumenta el tiempo de pobreza, también tiene impactos negativos en la salud, el saneamiento y la educación.

El Informe de 2013 de Naciones Unidas sobre la pobreza extrema y los derechos humanos dijo que en el África subsahariana, El 71% de la carga de la recolección de agua para los hogares recae sobre las mujeres y las niñas. Anualmente, las mujeres y las niñas pasan 40 mil millones de horas en total recolectando agua. - El equivalente de toda la fuerza laboral de Francia. La salud de las mujeres y las niñas durante largos períodos de tiempo se ve afectada negativamente por la carga física de llevar cargas pesadas. Por ejemplo, el daño acumulado a la columna vertebral, los músculos del cuello y la parte inferior de la espalda conduce al envejecimiento prematuro de la columna vertebral. El suministro limitado de agua significa que se hierve menos agua para beber y para otros fines de higiene, lo que aumenta la probabilidad de enfermedades transmitidas por el agua. 

La evidencia muestra que los servicios de agua y saneamiento son generalmente más efectivos si las mujeres desempeñan un papel activo en las distintas etapas del proyecto, desde el diseño y la planificación hasta las operaciones continuas y los procedimientos de mantenimiento. Una evaluación del Banco Mundial de 122 proyectos hídricos encontró que la efectividad de un proyecto era seis o siete veces mayor cuando las mujeres estaban involucradas que cuando no lo estaban.

En los últimos informes de ONU se estima que durante el próximo cuarto de siglo, la demanda de agua en África casi se cuadruplicará, superando las tasas de otras regiones. La participación del continente en la población global de tugurios fue 14% en 1990; Para 2005 era del 20%. Los asentamientos informales densamente poblados generan desafíos institucionales, financieros y técnicos para los gobiernos cuando tratan de abordar los problemas de agua y saneamiento.

Desafíos de saneamiento urbano

Alrededor del 70% de la población del África subsahariana no tiene acceso a instalaciones mejoradas de saneamiento. El crecimiento de la población de África está superando con creces el aumento en el acceso a las instalaciones de saneamiento: desde el año 2000, 133 millones de africanos obtuvieron acceso a instalaciones de saneamiento mejoradas, sin embargo, en 2012 había 141 millones más de personas sin saneamiento que en el 2000. Por lo tanto, más del 50% de la carga de atención médica de África está asociada con la falta de acceso a agua potable segura, inadecuada saneamiento e higiene deficiente.

Las malas instalaciones sanitarias en el hogar obligan a las mujeres y las niñas a utilizar lugares no asegurados fuera del hogar, poniendo en riesgo su seguridad. El acceso limitado a las instalaciones de saneamiento en las escuelas tiene un impacto negativo en las tasas de retención escolar de las niñas, incluida su progresión en la escala educativa después de la pubertad. Según un informe de 2015 del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), un estudio en Tanzania encontró un aumento del 12% en la asistencia escolar de las niñas cuando el agua estaba disponible a menos de 15 minutos en comparación con más de media hora de distancia. Tales factores reducen la capacidad de las personas pobres para mejorar sus medios de vida: a los adultos se les impide trabajar de manera efectiva y existe un efecto perjudicial en el aprendizaje de los niños. Las instalaciones de saneamiento adecuadas impactarían positivamente la productividad económica y educativa de las mujeres y las niñas y su seguridad y dignidad personal.

Las deficientes instalaciones de agua y saneamiento también se atribuyen a pandemias agravantes como el cólera, el virus Zika y el ébola. Como se mencionó anteriormente, los asentamientos informales y hacinados tienen instalaciones limitadas de agua y saneamiento, que incluyen baja calidad del agua, suministro no confiable y almacenamiento insalubre, todo lo cual conduce a condiciones antihigiénicas y la propagación rápida e incontrolable de la enfermedad. Un estudio sobre las dimensiones de género del reciente brote de ébola en Sierra Leona encontró que la falta de disponibilidad de agua en los hogares y la distancia a los puntos de agua tenían implicaciones para mujeres y niñas cuyo papel era ir a buscar agua. Durante el período de cuarentena, las mujeres y las niñas tuvieron que encontrar medios para obtener agua y tuvieron que enfrentar regularmente la manipulación y la explotación sexual de los guardias que estaban estacionados para asegurarse de que no abandonaran sus casas. El estudio descubrió que, aunque existía un alto conocimiento (99%) de la necesidad de lavarse las manos y evitar tocar a las personas, en la práctica, la escasez de agua comprometía las prácticas efectivas de lavado de manos.

Abordar las brechas de género en agua y saneamiento urbano

Las organizaciones enfrentan obstáculos para implementar políticas de género que afectan directamente a las mujeres en los programas y proyectos de agua y saneamiento. El aumento de la participación de las mujeres en los órganos decisorios en el diseño, la implementación, las operaciones y el mantenimiento del servicio de agua garantizaría la inclusión y las intervenciones sostenibles.

Resulta en mi opinión fundamental con el fin de acelerar el desarrollo ecológico e inclusivo un enfoque estratégico que reconozca el papel vital que desempeñan las mujeres y las niñas en los temas de agua y saneamiento del continente y, como tal, se esfuerzan por incluirlas en las intervenciones del sector. Todos los programas de agua y saneamiento tienen que incorporan una dimensión de género en todas las etapas del ciclo del proyecto, desde la preparación hasta su finalización. Obviamente estas intervenciones en el sector de agua y saneamiento urbanos requieren apoyo político y el compromiso de los niveles más altos de los gobiernos locales y nacionales y las empresas de servicios públicos.

Comentarios