El Instituto Aragonés del Agua, pionero en el uso de placas solares en el abastecimiento de agua

111
0
111

El Instituto Aragonés del Agua (IAA) ha abierto el camino a las nuevas tecnologías en el abastecimiento a poblaciones. Villar de los Navarros, Cubel y Viver de la Sierra son localidades que ya cuentan con placas solares para impulsar el agua que disfrutan sus pobladores. La cosa no queda allí, ya que el Instituto Aragonés del Agua está trabajando en más proyectos de este tipo.

La satisfacción en el Instituto Aragonés del Agua es manifiesta, debido a que las tres plantas fotovoltaicas citadas han cambiado la vida de los responsables municipales. Tal y como apunta José Manuel Navarro, ingeniero del IAA, estas instalaciones precisan un “mínimo mantenimiento, son seguras en su funcionamiento y desaparecen las cuantiosas facturas eléctricas o/y de gasoil”.

Se expone el ejemplo de Villar de los Navarros, población zaragozana de la comarca Campo de Daroca. Su caso se resume así:

Desde diciembre de 2012 la energía producida por las placas solares ha sido suficiente para impulsar el cien por cien del agua consumida en Villar de los Navarros

“Elevaba el agua desde un pozo con un grupo electrógeno de gasoil, con un mantenimiento diario y un elevado consumo energético. Instalar una línea aérea convencional de media tensión costaba 265.000 euros, sin contar las afecciones a propiedades particulares y el impacto ambiental. Solución: Se instalaban placas solares por poco más de 30.000 euros (incluida la obra civil de hormigonado de la solera que sustenta las placas e incluido el vallado)”.

Esta obra ha proporcionado al Ayuntamiento de Villar de los Navarros un ahorro con respecto a la anterior instalación de unos 12.000 euros al año (en gasoil y mano de obra). A ello hay que sumar otro dato: La vida útil de esta planta fotovoltaica se prevé que llegue hasta los 25 años.

Necesidad de electrificación en Villar de los Navarros

La toma de agua en Villar de los Navarros se sitúa en un pozo a 4 kilómetros del casco urbano. Se encuentra a 60 metros de profundidad. Es una toma que llevaba dando servicio desde 2006, elevando el agua por medio de un grupo electrógeno de gasoil. El mantenimiento diario y el consumo energético llevaban al Ayuntamiento a solicitar ayuda al Instituto Aragonés del Agua para electrificar la toma.

La implantación de una línea eléctrica aérea convencional en media tensión, con transformador en poste, suponía un coste de 265.000 euros, lo que se hacía inviable desde el punto de vista económico. A ello hay que sumar las afecciones a propiedades particulares y el impacto ambiental.

A finales de 2012, con remanentes presupuestarios, la Dirección del Instituto Aragonés del Agua decidía plantear una solución más adecuada para la electrificación de la captación de Villar de los Navarros: El uso de placas solares.

Se abría así el camino de las nuevas tecnologías para instalaciones públicas de importancia, como es el abastecimiento de agua a una población entera, con 114 habitantes censados (población que se eleva hasta 400 personas en verano).

Instalación de placas solares

El Instituto Aragonés del Agua proponía al Ayuntamiento de Villar de los Navarros instalar placas solares fotovoltaicas, concediendo una subvención ajustada al coste de la instalación. El Ayuntamiento quedaba encargado de ejecutar las obras.

El coste de la instalación completa se situaba en 30.237 euros, incluyendo la obra civil de hormigonado de la solera que sustenta las placas y el vallado.

José Manuel Navarro apunta que desde diciembre de 2012 la energía producida por las placas solares ha sido suficiente para impulsar el cien por cien del agua consumida en Villar de los Navarros, con un sobrante de agua impulsada del 20 por ciento al día, lo que posibilita la recuperación de los depósitos de almacenamiento (tras algún día nublado).

La instalación ejecutada sólo tiene una pequeña batería para el consumo del cuadro de control y maniobra de la planta, consiguiendo una “instalación muy práctica, sencilla y con un mantenimiento mínimo”.

La energía que proporcionan las placas a la bomba no sólo es para sacar el agua del pozo sino que dicha agua se impulsa hasta el depósito de la potabilizadora.

Villar de los Navarros, Cubel y Viver de la Sierra

En Villar de los Navarros se instalaban 60 paneles solares, que ocupan unos 100 metros cuadrados de superficie fotovoltaica. La potencia instalada es de 14,2 Kw/hora.

En Cubel (también en la comarca Campo de Daroca) se ha instalado la misma potencia de 14,2 Kw. En Viver de la Sierra (comarca del Aranda) el sistema tiene 5,5 Kw de instalación de placas.

Esta experiencia es explicada por el Instituto Aragonés del Agua en distintos foros sobre asuntos hídricos, constatándose que para abastecimientos municipales Aragón es pionero en España.

Comentarios