Feragua recurre ante el Tribunal Supremo las dotaciones deficitarias del plan hidrológico Tinto-Odiel-Piedras para la fresa onubense

36
0
36
  • Estima que contraviene la Ley de Aguas, al no satisfacer las necesidades reales del cultivo.
  • Alega que la administración andaluza ha incurrido en arbitrariedad al fijar unas dotaciones que no están debidamente justificadas por estudios técnicos adecuados.
  • Presenta para apoyar su recurso un informe pericial elaborado por la Universidad de Córdoba, que establece unas necesidades de riego totales para la zona significativamente superiores.
  • Anuncia que también se planteará la impugnación de las dotaciones previstas para la fresa de Huelva en el Plan Hidrológico del Guadalquivir, si la administración central no rectifica.  

(Feragua) La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua), que representa a más de 10.000 hectáreas de regadío onubense y más del 50% del cultivo de la fresa en esta provincia, ha presentado ante el Tribunal Supremo una demanda contra el Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica Tinto-Odiel-Piedras. Dicho Plan establece una dotación neta para el cultivo de la fresa de 4.500 m3/ha/año, que desde Feragua se considera completamente insuficiente para garantizar las necesidades de riego totales para la zona y se valora además como una decisión tomada de forma arbitraria por la administración andaluza, sin ninguna base ni justificación técnica adecuada.

Esos dos argumentos son precisamente los que sostienen jurídicamente el recurso presentado por Feragua. Así, la demanda sostiene en primer lugar que las dotaciones previstas en el Plan del Tinto-Odiel-Piedras contravienen la Ley de Aguas, al no satisfacer la demanda, ni garantizar el equilibrio y armonización del desarrollo regional y sectorial. “El artículo 40 del Texto Refundido de la Ley de Aguas establece que es objetivo de la planificación hidrológica, entre otros, la satisfacción de la demanda y garantizar el equilibrio y armonización del desarrollo regional y sectorial. La Administración, en el ejercicio de su potestad discrecional de planificar, no ha realizado en este caso sin embargo una adecuada ponderación de los intereses afectados”, señala el recurso presentado por Feragua.

En su demanda, Feragua alega además que la administración andaluza ha incurrido en arbitrariedad al fijar una dotación neta para el cultivo de la fresa que no está debidamente motivada y justificada por estudios técnicos adecuados, contraviniendo así la propia Constitución, en su artículo 9.3. y la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y Procedimientos Administrativo Común, en su artículo 54. Entre el criterio de la administración andaluza de establecer una dotación neta de 4.500 m3/ha a la fresa y la opinión generalizada del regadío de Huelva de que el cultivo de la fresa requiere una dotación bruta de unos 7.000 m3/ha, Feragua considera que existe una “manifiesta y nada desdeñable discrepancia que la administración hidráulica no ha sido capaz de justificar debidamente”.

Feragua rechaza en este sentido el único estudio que consta en el expediente como justificación agronómica para las dotaciones propuestas, elaborado por el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA) para un fin completamente distinto al establecimiento de unas dotaciones adecuadas para la planificación hidrológica. Concretamente, el citado informe se realizó para establecer una dotación deficitaria que permitiera producciones aceptables de fresa en situaciones de escasez, a fin de estudiar la posibilidad de regularizar determinados regadíos ilegales “Es por tanto del todo inaceptable que dicha dotación deficitaria se utilice con carácter general como dotación máxima para el cultivo de la fresa en toda la Demarcación Hidrográfica Tinto-Odiel-Piedras”, señala la demanda presentada por Feragua, que además destaca que las cifras de este informe “ni siquiera coinciden con las dotaciones que pretenden justificarse”, una prueba más de la arbitrariedad con la que la Junta de Andalucía ha definido las dotaciones y el modo improvisado y poco serio con el que ha pretendido justificarlas.

Frente a este informe, Feragua ha presentado para apoyar su demanda un informe pericial de la Universidad de Córdoba que establece unas necesidades de riego totales para la zona significativamente superiores a las establecidas en el Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica Tinto-Odiel-Piedras y mucho más coincidentes con las estimadas por las propias comunidades de regantes afectadas. Concretamente, el estudio aportado por Feragua que las necesidades brutas del cultivo son de casi 7.000 m3/ha/año, frente a los 5.000 m3/ha/año que prevé el Plan Hidrológico Tinto-Odiel-Piedras.

La presidenta de los regantes andaluces, Margarita Bustamante, ha anunciado que Feragua también se planteará impugnar las dotaciones previstas para la fresa de Huelva en el Plan Hidrológico del Guadalquivir, si la administración central no rectifica. “Igual que hemos ido contra la administración andaluza, iremos contra la administración estatal, porque ambas están cometiendo el mismo error”, ha señalado Bustamante, que ha insistido en que Feragua trabajará sin descanso para proteger al sector fresero onubense, que actualmente cultiva unas 8.000 has de fresa y otras berries, genera una mano de obra de más de diez millones de jornales directos y factura más de 400 millones de euros, la mayor parte exportándose a mercados europeos de alta calidad, siendo ya el tercer producto agrario andaluz que más aporta a la balanza comercial. “Hay que proteger todo eso, y no vamos a consentir que la arbitrariedad de la administración, en un mal uso del ejercicio de planificación que le compete, pueda poner en riesgo un sector tan competitivo y dinámico como el fresero”, ha señalado la presidenta de Feragua, convencida de que, si no lo hacen las administraciones, serán los tribunales los que acabarán dando la razón al sector fresero. “Lo mejor sería en todo caso no judicializar este tema, pues estamos perdiendo un tiempo precioso y cuando se resuelva todo, el daño ya estará hecho”, asegura Bustamante, para quien las administraciones están aún a tiempo de rectificar y dar marcha atrás, “llevándose un sonoro aplauso de todo el regadío onubense y de Feragua”.  

Comentarios