La superficie regada en España aumenta un 0,5% en 2013 y alcanza los 3,5 millones de hectáreas

1.733
0

Sobre la Entidad

MAPAMA
El Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España es el departamento competente en el ámbito de la Administración General del Estado para la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de agua.
1733
  • Este sistema, encaminado a una agricultura eficiente y sostenible, se ha implantado en 510.112 nuevas hectáreas desde el año 2004 y es el más extendido con un total de 1.707.576 hectáreas.
  • Frente al incremento del riego localizado en un 2,69% y del automotriz en un 0,34%, desciende el riego por aspersión en un 2,21% y por gravedad un 1,53%.
  • Las CCAA con más superficie regada son Andalucía (29,26%), Castilla – La Mancha (13,93%), Castilla y León (11,82%) y Aragón (10,94%).
  • Los cultivos con mayor superficie de regadío son los cereales, el olivar, el viñedo y los cítricos.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado la “Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (ESYRCE). Informe sobre los regadíos en España 2013”, en el que se constata el incremento paulatino del riego localizado, que alcanza el 48,23% de la superficie regada en España.

Evolución de los sistemas de riego

Según los datos de la Encuesta, la superficie regada en España en 2013 asciende a 3.540.560 hectáreas, lo que supone un leve incremento del 0,51% con respecto al año anterior. Este incremento va acompañado de un cambio en la evolución de los distintos tipos de riego.

Así, el sistema que más aumenta en 2013 es el riego localizado, con un incremento del 2,69%, un sistema que se ha implantado en 510.112 nuevas hectáreas desde el año 2004. Es también el más extendido con un total de 1.707.576 hectáreas (48,23% de la superficie regada en España).

La superficie regada en España en 2013 asciende a 3.540.560 hectáreas

Esta evolución hacia el riego localizado refleja una coherencia con las políticas de regadío desarrolladas en los últimos años, encaminadas a lograr una agricultura sostenible y eficiente.

El riego automotriz también se ha incrementado en un 0,34% en 2013, implantándose en 38.375 nuevas hectáreas de cultivo a lo largo de estos últimos 9 años. Este sistema, que se aplica en 298.169 hectáreas, el 8,42% de la superficie regada, fluctúa más debido fundamentalmente a ser un sistema más propio de cultivos herbáceos. En general los sistemas más tecnificados han aumentado en los últimos años en detrimento del riego por gravedad y otros sistemas.

Así se constata en el Informe, cuyos datos indican que el riego por gravedad ha descendido el pasado año en un 1,53%, utilizándose en la actualidad en 1.004.782 hectáreas, lo que supone el 28,38% de la superficie regada.

También desciende en un 2,21% el riego por aspersión, un sistema que se aplica en 529.215 hectáreas, que equivale al 14,95% de la superficie total regada en España.

Distribución por comunidades autónomas

Según se refleja en la Encuesta, las Comunidades Autónomas con más superficie regada son Andalucía (29,26%), Castilla – La Mancha (13,93%), Castilla y León (11,82%) y Aragón (10,94%).

A continuación se sitúan la Comunidad Valenciana, Extremadura, Cataluña y Murcia, que representan en el total estatal el 27,3% del total de los regadíos españoles.

Predominio del sistema por CCAA

En cuanto a los sistemas de riego, la superficie regada por gravedad se localiza mayoritariamente entre las Comunidades Autónomas de Aragón (19,95%), Andalucía (18,12%) y Castilla y León (14,67%).

Otras Comunidades donde este sistema es también importante, con más del 10% de representación de la superficie regada por gravedad, son Cataluña (12,55%) y Extremadura (10,32%).

El sistema que más aumenta en 2013 es el riego localizado

El riego por aspersión se concentra mucho más que el de gravedad, encontrándose en las Comunidades Autónomas de Castilla y León (23,41%), Castilla La Mancha (20,16%), Aragón (19,16%) y Andalucía (13,66%). En su conjunto representan más del 76% de la superficie regada por aspersión en toda España.

En el resto de Comunidades Autónomas este sistema no supera en ninguna el 6% de la superficie total regada mediante este sistema.

La superficie regada mediante riego automotriz se distribuye fundamentalmente entre las Comunidades Autónomas de Castilla y León (41,48%) y Castilla la Mancha (30,00%). Salvo en Aragón donde aparece otro 11,34%, en el resto de Comunidades Autónomas no supone más del 6% de la superficie regada por este sistema en el mejor de los casos.

Finalmente, el 44,74% del riego localizado se encuentra en Andalucía, seguida a gran distancia por Castilla la Mancha (16,03%), Comunidad Valenciana (10,79%) y Región de Murcia (8,77%).

Esta distribución refleja la diversidad de la agricultura española, que abarca desde las regiones del norte donde la abundante pluviometría hace innecesario en muchos casos el riego, hasta las diferencias existentes entre los sistemas de riego típicos de las agriculturas mediterránea y continental.

Superficies de riego por cultivos

La Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos también analiza la distribución de las superficies de regadío por producciones. Así se constata que los grupos de cultivos con mayor superficie de regadío son los cereales con 992.980 hectáreas, que supone el 28,05% del total de la superficie regada, seguidos por el olivar con 739.174 hectáreas, el 20,88% de la superficie total regada. 

Les sigue el viñedo con 341.865 hectáreas que equivale al 9,66% de superficie regada, los cítricos, presentes en 283.546 hectáreas (8,01%) y los frutales no cítricos con 261.005 hectáreas (7,37%).

En cuanto a los sistemas de riego, el de gravedad se utiliza principalmente para los grupos de cereales y forrajeras, alcanzando más del 52% de sus respectivas superficies de cultivo en regadío. Dentro de este sistema también destacan las superficies que incluyen los huertos familiares.

El olivar y el viñedo se riegan casi exclusivamente con riego localizado, aplicándose en el 95% de sus superficies regadas. Este sistema es también mayoritario en frutales, cítricos y no cítricos, cultivos (76%) en los que también tiene importancia el riego por gravedad (20%).

El riego por aspersión se da principalmente en los tubérculos, donde representa el 71,61% de la superficie regada de estos cultivos. Este tipo de riego también es el utilizado mayoritariamente en los cultivos industriales y los de leguminosas.

Por otra parte el grupo de las hortalizas es irrigado fundamentalmente por el sistema de riego localizado en un 56,99% de su superficie, en la que se incluyen los invernaderos. El resto de la superficie con cultivos hortícolas se riega por gravedad (14,26%) y aspersión (18,74%) y con sistemas automotrices el restante (10%).

La Encuesta, que incluye también un análisis por Comunidades Autónomas se puede consultar en la página Web del Ministerio en http://www.magrama.gob.es/es/estadistica/temas/novedades/Regadios2013f A_tcm7-311944.pdf.

Sistemas de riego

Las parcelas de regadío se tipifican en función de la modalidad del sistema de riego de acuerdo con la siguiente clasificación:

  • Riego por superficie o gravedad. Se caracteriza por el reparto del agua en la superficie de la parcela aprovechando la fuerza de la gravedad. Son modalidades de este tipo de riego el riego a manta, en surcos, alcorques…. La canalización de la acometida del agua hasta la parcela es fija.
  • Riego por aspersión. Se caracteriza por la distribución del agua mediante tuberías a alta presión hasta los mecanismos de aspersión. Este sistema de distribución suele ser de carácter fijo, siendo, generalmente, completo el recubrimiento de la parcela, o portátil, efectuándose el riego de la parcela por sectores.
  • Riego de tipo automotriz. Se caracteriza por la distribución del agua mediante tuberías a alta presión hasta los mecanismos de aspersión se desplazan de forma autónoma. Se incluyen en esta modalidad los sistemas basados en mecanismos tipo pívot y automotrices. La diferencia con el tipo fijo radica en la movilidad del aspersor.
  • Riego localizado. Puede ser por goteo, en este caso el agua se distribuye en el suelo a través de orificios emisores o goteros. Suele tener un carácter fijo, pudiendo estar enterrado el sistema principal de distribución. Se incluye en este tipo la micro aspersión y similares.  

Comentarios