Entrevista a Noemí Sánchez de Ecoagua: "Las plantas desaladoras aseguran agua de calidad en el tiempo"

1.056
0
  • Planta Desaladora de agua de mar por ósmosis inversa de Mantoverde.

Sobre la Entidad

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad en iAgua.

Noemí Sánchez es Ingeniero Industrial con especialidad en Tecnologías Energéticas. Comenzó su experiencia profesional en el año 2000, desde Junio de 2006 es Directora de Proyectos en ECOAGUA INGENIEROS, siendo responsable de proyectos de plantas desaladoras en todo el ciclo completo de ingeniería: estudios de viabilidad, pliegos de licitaciones, proyectos de licitación, proyectos de construcción, puesta en marcha, operación, optimización y auditoría. Ha participado en programas de Investigación y Desarrollo y como ponente en diversos Congresos Nacionales e Internacionales relacionados con el Mercado de la desalación. Ha publicado artículos en revistas especializadas en Tratamiento de Aguas. Es miembro del Consejo de Dirección la Asociación Española de Desalación y Reutilización AEDYR y del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid.

Pregunta. - Me gustaría que me comentase qué actividades desarrolla Ecoagua.

Respuesta. - Ecoagua es una empresa de ingeniería y consultoría en plantas desaladoras de agua de mar y salobre para consumo humano, industria y riego y en plantas de reutilización para el reciclado del agua y uso en industria o riego.

P. - En materia de desalación, ¿cuáles son los proyectos más importantes que se han desarrollado? ¿En dónde?

R. - Los proyectos más importantes que hemos realizado en los últimos años han sido en Argelia y en Chile.

Las plantas desaladoras permiten asegurar la producción de agua de calidad en el tiempo

En Chile hemos participado en numerosos proyectos de desalación para la empresa Aguas de Antofagasta y para Atacama Water Technologies (AWT), en estos momentos estamos realizando para AWT la ingeniería de construcción para la actualización y ampliación de la planta desaladora de agua de mar por ósmosis inversa de La Chimba en Antofagasta. Se va ampliar la producción de esta planta hasta los 97.800 m3/día.

Además, en Chile estamos trabajando para la empresa Minera Anglo American desde el año 2009 hasta la actualidad, en la construcción de la planta desaladora de Mantoverde, que tiene una capacidad de producción de hasta 25.920 m3/día. En concreto, participamos en la realización de las bases de licitación para el concurso de construcción de la planta desaladora, proporcionamos asesoría técnica durante el proceso de aprobación de la declaración de impacto ambiental, realizamos el comparativo técnico de las ofertas recibidas para la construcción durante el proceso de adjudicación, hemos revisado la ingeniería para la construcción de la planta desaladora y en estos momentos estamos como asistencia técnica de Anglo American durante la puesta en marcha. Además hemos preparado las bases de licitación técnicas para el concurso de operación y mantenimiento de la planta, que se adjudicará próximamente.

En Argelia, Ecoagua ha realizado la ingeniería de proceso de las plantas desaladoras de agua de mar por ósmosis inversa de Skikda, Beni Saf y Honaine para la UTE GEIDA, que tiene un contrato Build Operate y Transfer (BOT) con la Compañía Argelina del Agua, Algérienne des Eaux (ADE). Skikda tiene una capacidad de producción de 100.000 m3/día y Beni Saf y Honaine de 200.000 m3/día. Las tres desaladoras están en operación actualmente. También hemos trabajado en Argelia como asistencia técnica de ADE para la planta desaladora de Touggourt de 34.560 m3/día de capacidad.

P. - Además de agua desalada para minería, ¿han trabajado en proyectos de desalación para abastecimiento de la población?

R. - Hemos trabajado en números proyectos de plantas desaladoras para producción de agua para consumo humano, por ejemplo en España hemos trabajado para las grandes empresas constructoras de plantas desaladoras, en proyectos de este tipo: Abengoa, Acciona, Cadagua, Inima GS, Sacyr y Veolia y también para los clientes finales de plantas desaladoras: Agbar, Agencia Balear del Agua, Cabildo de Lanzarote, Consejo Insular de Aguas de Tenerife y Emalsa.

P. - ¿Existe alguna diferencia entre una desaladora para minería y una para abastecimiento?

Las empresas en España son pioneras en el mercado mundial de la desalación

R. - Las diferencias fundamentales están en la calidad del agua producida, para la minería se debe cumplir los requisitos de calidad de agua que marca el uso de agua en la mina y para abastecimiento humano se debe cumplir la calidad del agua establecida en la normativa relativa a la calidad del agua para consumo humano. En cuanto a los procesos para alcanzar las distintas calidades, son prácticamente los mismos, difieren fundamentalmente en el post tratamiento final que se le da al agua desalada.

P. - En relación a la desalación para minería como la que ejecutan en Chile, ¿qué ventajas supone utilizar agua desalada en minería frente al recurso procedente de cualquier otra fuente?

R. - En Chile, las regiones en las que se están construyendo plantas desaladoras para la minería son la primera, la segunda y la tercera, en estas tres regiones los recursos del agua, sin contar el agua de mar, son muy escasos. El desierto de Atacama es conocido por ser el más árido del mundo. Esta es la razón fundamental por la que se usa el agua del mar como recurso. También es un factor importante el que las plantas desaladoras permiten asegurar la producción de agua de calidad en el tiempo. En algunos proyectos de minería se utiliza el agua de mar sin desalar para el proceso, el agua del mar es bombeada hasta las minas que se encuentran a una distancia y altura considerable, en este tipo de proceso el material de las tuberías tiene que tener alta resistencia a la corrosión y el proceso minero adaptarse a las características del agua de mar. En otros proyectos, se ha optado por desalar el agua en plantas desaladoras cerca de la costa y obtener agua de alta calidad, que es la que se bombea hasta la mina.

P. - ¿Con qué volúmenes de agua trabajan para este tipo de plantas de desalación?

R. - Los volúmenes del agua al día, varían en función del tamaño de la mina. Cuanto mayor es la mina, mayor es la producción de agua necesaria, encontramos desaladoras para mineras con producciones entre 500 m3/día y 276.500 m3/día.

P. - ¿Para qué tipo de minería se están utilizando estas plantas?

R. - El agua desalada se utiliza en Chile en minas de obtención de cobre, hierro, molibdeno, oro y plata.

P. - ¿Con qué presupuestos cuentan?

R. - La mayoría de los proyectos de las plantas desaladoras para mineras de Chile oscilan entre los 60 y 260 millones de dólares, aunque algunos son menores al millón de dólares y otros alcanzan los 3.500 millones de dólares, depende una vez más, del tamaño de las minas y los volúmenes de agua que necesitan.

P. - ¿Cuál es la tecnología utilizada en estos proyectos?

R. - La tecnología utilizada en las plantas desaladoras de las mineras en Chile es la ósmosis inversa.

P. - ¿Cuáles son las fuentes de energía que utilizan en la desalación?

El agua desalada se utiliza en Chile en minas de obtención de cobre, hierro, molibdeno, oro y plata

R. - La energía eléctrica que consumen las plantas desaladoras de Chile proviene de la red eléctrica, están conectadas al Sistema Interconectado Central (SIC), cuya generación de energía es fundamentalmente hidroeléctrica y termoeléctrica y al Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) cuya generación de energía es fundamentalmente termoeléctrica. Las fuentes de energía en Chile, de las hidroeléctricas son saltos de agua y de las termoeléctricas: gas natural, carbón y derivado petróleo, fundamentalmente.

P. - ¿Cuáles son los impactos ambientales más significativos en este tipo de desaladoras y cómo se pueden minimizar?

R. - Las plantas desaladoras captan un caudal de agua de mar y devuelven al mar la mitad del caudal del agua captada concentrada, aproximadamente al doble de sales que contenía al principio, este agua es conocida como salmuera, la otra mitad del agua con muy bajo contenido en sales es el agua desalada. La salmuera al ser devuelta al mar, en el punto de salida tiene el doble de concentración de sales que las del medio circundante, mediante un diseño adecuado de la salida de la salmuera (difusores), en pocos metros la salmuera se disuelve en el mar. La salmuera es agua de mar concentrada en sales pero limpia y cristalina tras pasar por las membranas de ósmosis inversa con pasos inferiores a 0,01 micras.

En la zona próxima a la descarga de salmuera, la concentración de sales del agua de mar es superior a la del resto. Si esta descarga de salmuera se produce en una zona con flora y fauna bentónica, éstas pueden verse afectadas debido al incremento de salinidad. La medida de mitigación es que en la zona de la descarga de la salmuera, no exista flora ni fauna bentónica sensible al aumento de salinidad y, en todo caso, realizar un diseño adecuado de la descarga de salmuera para que se diluya rápidamente en el mar y para que la zona en la que se encuentren salinidades por encima de la del agua del mar, sea lo menor posible.

El consumo de energía, es otro impacto que trae consigo el funcionamiento de una planta desaladora. Los equipos electromecánicos utilizados en las plantas desaladoras de ósmosis inversa, fundamentalmente las bombas centrífugas para el bombeo del agua a presión y otros pequeños consumidores: iluminación, electroagitadores, sistema de control, etc., consumen energía eléctrica. El consumo actual de una planta desaladora de ósmosis inversa de agua de mar es de aproximadamente 3,5 kWh, para producir 1.000 litros de agua desalada a nivel de costa. Después este agua es necesario bombearla hasta donde vaya a ser utilizada. El consumo eléctrico que se produce en este último bombeo, que varía mucho dependiendo de la distancia y altura a la que deba ser conducida el agua, debe ser sumado al consumo de la producción. En las plantas desaladoras de agua salobre, el consumo eléctrico es bastante menor y depende fundamentalmente de la salinidad del agua salobre. Las medidas de mitigación son: conseguir reducir el consumo de energía lo máximo posible (que los procesos sean muy eficientes) y finalmente, producir la energía eléctrica con el menor impacto ambiental. Las desaladoras se conectan a la red eléctrica, por lo que si la energía eléctrica del sitio donde están instaladas se produce con poco impacto ambiental tendrán poco impacto y al contrario, de la misma forma.

La mayoría de los proyectos de las plantas desaladoras para mineras de Chile oscilan entre los 60 y 260 millones de dólares

Por último, puede considerase el impacto paisajístico, que se mitiga mediante la adecuada elección de la zona en la que ha de instalarse la planta desaladora, así como, cuidando que la infraestructura minimice el impacto visual, integrándose con el paisaje.

P. - ¿Se prevé algún tipo de desmantelamiento de las plantas (o cualquier otra medida) una vez que finalice la actividad minera y cuál?

R. - La experiencia nos dice que las plantas desaladoras cuando llegan al final de su vida útil, se remodelan para seguir produciendo agua. Si en una zona con bajos recursos hídricos se produce agua de calidad, este agua es un bien muy preciado que se puede utilizar para la industria, la población, etc. y así sucede habitualmente. En todo caso, los proyectos de las plantas desaladoras, al igual que los proyectos mineros, cuentan con un plan de cierre de actividades que garantiza su correcto desmantelamiento, una vez que acaba su actividad.

P. - ¿Cómo se gestionan los residuos de estas desaladoras?

R. - El destino de los equipos, instalaciones, infraestructura, residuos, excedentes, etc., que no sean de carácter peligroso, son destinados a la venta, reutilización y/o disposición en sitios autorizados, los residuos y excedentes que por sus características son clasificados como peligrosos, se gestionan como tales de acuerdo a la legislación vigente.

P. - En sus proyectos en Chile, ¿a qué problemas o dificultades se han enfrentado a la hora de llevarlos a cabo? ¿Se han enfrentado a algún tipo de rechazo social? 

R. - En el caso de Ecoagua, al trabajar directamente con las empresas chilenas que están llevando a cabo proyectos de desalación, no nos hemos encontrado con ningún problema ni dificultad, en todo caso sabemos que dichas empresas, si se enfrentan a cierto rechazo social al principio y la forma que tienen para combatirlo es, ser completamente transparentes con las comunidades y realizar planes informativos para disipar cualquier tipo de temor frente a estas instalaciones. Como ejemplo, Anglo American durante la construcción y puesta en marcha de la planta desaladora de Mantoverde mantiene reuniones periódicas con los pescadores de la zona, para informarles sobre el avance del proyecto y resolver las dudas que les surgen sobre el mismo.

Por otro lado en Antofagasta, donde la planta desaladora de La Chimba lleva más de 12 años produciendo agua desalada, desde el inicio de la construcción de la desaladora se llevaron a cabo programas informativos en agrupaciones vecinales, sociales y colegios. En estos momentos, la desaladora cuenta con una gran aceptación social, los beneficios que trae consigo la producción de agua de calidad son reconocidos por la población al poco tiempo de su puesta en servicio.

P. - ¿Cuál diría que es el proyecto en esta materia más representativo y del que se sienten más orgullosos en Ecoagua? 

R. - No podríamos quedarnos con un único proyecto, en todos los proyectos en los que hemos participado tenemos motivos para estar contentos, fundamentalmente por el trato que nos proporcionan nuestros clientes durante su desarrollo y los resultados finales. Producir agua desalada, ya sea para poblaciones o para industria, es poner encima de la mesa un recurso con el que no se contaba y que es fundamental para la supervivencia de los seres vivos y por lo tanto el simple hecho, ya es muy gratificante en sí mismo.

P. - ¿Qué opina de que en España la desalación sea aún una alternativa menos atractiva que, por ejemplo, los trasvases u otras formas de abastecimiento de agua?

R. - Como me decía una persona que trabaja en desalación, en concreto refiriéndose a Murcia, que allí, estar a favor o en contra de la desalación, era como ser del Madrid o del Barça. Creo que esta frase resume un poco lo que pienso, de otra forma no puedo entender que se esté completamente a favor de los trasvases o completamente a favor de las plantas desaladoras, en mi opinión en España, en unas zonas, la solución técnicamente más adecuada (en cuanto a inversión, consumo de energía, impacto ambiental, etc.) es realizar un trasvase y en otras, es construir una planta desaladora, se debe estudiar la solución más viable en cada caso, desde el punto de vista técnico, no de sentimiento.

P. - ¿Por qué cree que están ‘mal vistas’ en nuestro país?

Las plantas desaladoras cuando llegan al final de su vida útil se remodelan para seguir produciendo agua

R. - Yo creo sinceramente que en muchos casos puede ser una cuestión de desconocimiento. En las Islas Canarias, por ejemplo, donde gran parte de los recursos hídricos se obtienen de plantas desaladoras, no están mal vistas, en algunas comunidades autónomas se ha utilizado el tema de las desaladoras como arma política para obtener votos, si preguntas a las personas que están en contra de la desalación, ¿en qué consiste una planta desaladora?, compruebas que habitualmente no están informadas sobre el tema. Por ejemplo, mucha gente dice que las desaladoras emiten CO2, pero no consideran que una industria alimenticia emita CO2, cuando ambos procesos industriales consumen energía eléctrica y sólo en la producción de esta energía es cuando puede emitirse el CO2. Obviamente estoy generalizando y por lo tanto me equivocaré en muchos casos, para responder certeramente a esta pregunta, supongo que habría que analizar cada caso concreto.

P. - ¿Qué destacaría de la desalación en España?

R. - Destacaría que las empresas en España son pioneras en el mercado mundial de la desalación y que muchas de ellas están en los primeros puestos del sector y construyen y gestionan las plantas desaladoras más grandes del mundo.

También me gustaría destacar que España cuenta con una de las asociaciones de desalación más importantes en el mundo, la Asociación Española de Desalación y Reutilización (Aedyr), cuyos socios son empresas constructoras, fabricantes de equipos, ingenierías, universidades, centros de investigación y particulares. Aedyr celebra cada dos años un congreso en una ciudad de España, este año tendrá lugar el X Congreso Internacional de Aedyr en Sevilla.

P. - ¿Qué proyectos desarrolla en la actualidad Ecoagua y cuáles son los próximos?

R. - En estos momentos, estamos trabajando fundamentalmente en Chile y los próximos proyectos: en la India, en Abu Dhabi, en Marruecos, donde quiera que exista escasez de agua de calidad y se disponga de agua de mar o salobre que precise desalación para su uso.

Comentarios