El Programa de las Américas reclama pasar del reconocimiento del Derecho Humano al Agua a su implementación efectiva

58
0
58

(Alianza por el Agua) A lo largo de tres días, e incluido en el programa oficial del Foro se han desarrollado 12 sesiones de trabajo y 3 actividades paralelas organizadas por Brasil, México y España.

Durante 3 días y con la participación de más de 100 expertos se han puesto en común los esfuerzos que en relación a la gestión del agua se están haciendo en las Américas con el objetivo de consolidar y llevar a la práctica el derecho humano al agua. También se han presentado buenas prácticas y se han mantenido interesantes debates sobre modelos de gestión integral del recurso hídrico, gobernabilidad, armonización legislativa, sostenibilidad, modelos de financiación, seguridad alimentaria y custodia del territorio, y pago por servicios ambientales para la protección del recurso.

Durante la sesión de conclusiones se ha incidido en que estos tres días son la culminación de un proceso de 2 años en la que han participado múltiples actores y en el que se ha subrayado que las Américas ya están insertadas en el contexto global interconectado. Estamos en un momento de cambio radical en la economía global en el que el PIB en las Américas va a crecer más de un 50% en los próximos 10 años, con un crecimiento muy fuerte de la clase media. Y en este escenario, el recurso hídrico se percibe como central.

Pero tampoco hay que olvidar que este crecimiento va unido a desigualdades económicas severas en algunos espacios territoriales, lo que genera a su vez desigualdad en el acceso al recurso. La variable de equidad va a ser fundamental en el desarrollo de los servicios de agua y saneamiento en el futuro.

Se ha subrayado también el importante déficit de infraestructuras, que se hace más severo en la situación actual de cambio climático. En este sentido, la adaptación al cambio climático se inserta como un factor clave de los futuros modelos de gestión del recurso. El Banco Mundial estima en más de 15 millones de dólares anuales el coste del cambio climático y el sector del agua está en el centro de las claves de adaptación.

Rocío Córdoba, de la UICN, reconoce que “La adaptación al cambio climático requiere actuaciones con carácter preventivo, no sólo para solucionar emergencias. Requiere procesos globales y esfuerzos compartidos en los que la gestión integral del recurso es fundamental”. Por otro lado, se ha constatado “la necesidad de actuar aunque tengamos incertidumbres” y promover procesos de fortalecimiento de la formación y de consolidación del conocimiento.

Maximiliano Campos, de la OEA, ha subrayado la heterogeneidad de las Américas y la importancia de los esfuerzos realizados para mejorar las capacidades de gobernanza a diferentes niveles incluyendo la gobernanza comunitaria en toda la región. También ha comentado la necesidad de la “incorporación de los medios de comunicación en los procesos de gobernabilidad del agua para facilitar el acceso a los mensajes de la sociedad y generar un acercamiento entre los decisores y el gran público”. Se propone el desarrollo de una plataforma digital para periodistas en América Latina, desarrollo de actividades de formación de periodista y desarrollo de foros de periodistas, elaboración de manuales de formación y compendio de políticas, etc.

Adriana Allen, de la University College London subraya que en este foro “se discute del agua como un derecho universal al que se incorpora la calidad en vez de entender el agua como un elemento del mercado, y es un gran avance”. No obstante, y aún reconociendo la importancia de avances en la institucionalización del derecho al agua, en los procesos de gobernanza y en la consecución de los objetivos de desarrollo del milenio “el déficit en saneamiento es todavía grave” y es necesario resaltar las paradojas en los avances ya que “aunque a nivel global hace significativo, existen desigualdades entre países, entre zonas concretas dentro de los países y entre el ámbito rural y el ámbito urbano”.

Se ha comentado que existe un rasgo específico de las Américas que genera que los procesos de concentración de la población en el ámbito urbano generan procesos periurbanos de concentración ciudadano en espacios sin infraestructuras, “lo que lleva a la dicotomía entre los modelos formales e informales, entre lo legal y lo ilegal”. En esta línea, y focalizado en Centro América, Ricardo Velásquez, Sub Gerente del Servicio Autónomo de Acueductos y Alcantarillados de Honduras (SANAA), considera que “la industria tiene que ser parte activa de la gestión del agua, participando en la puesta en marcha del derecho humano, apropiándose de la normativa”. También subraya la importancia de coordinar esfuerzos de homogeneización normativa a nivel regional.

A través de la Alianza por el Agua se va a dar seguimiento a las conclusiones resultantes del Programa de las Américas, difundiendo las mismas para que sean tenidas en cuenta por los diferentes actores de la alianza.

Los sitios web www.alianzaporelagua.org y www.nexoshidricos.org son las herramientas que aglutinan la información generada por los diferentes actores de la AXA y permiten la participación de otras entidades y profesionales interesados, tanto en Centroamérica como en España.

Comentarios