Cambio climático: un desafío común

368
2
(2)
  • Cambio climático: desafío común

Sobre la Entidad

Almar Water Solutions
Almar Water Solutions es una compañía especializada en el desarrollo, promoción, financiación, diseño y operación de infraestructuras de agua para el mercado municipal e industrial.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

El clima está cambiando rápidamente. Tan rápidamente que el cambio climático es ya uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo y supone una amenaza para nuestras sociedades y el medio ambiente. Desde patrones climáticos cambiantes, que multiplican los episodios extremos de sequías, inundaciones e incendios forestales, hasta el calentamiento de la Tierra y aumento del nivel del mar, los efectos del cambio climático son de alcance mundial y de una gravedad sin precedentes. Si no se toman medidas drásticas desde hoy, será más difícil y costoso adaptarse a estos efectos en el futuro.

Los últimos datos extraídos del Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2017 confirman que las temperaturas mundiales han seguido aumentando en 2016, estableciendo un nuevo récord de aproximadamente 1,1 grados centígrados por encima del período preindustrial. La extensión de los hielos marinos mundiales se redujo a 4,14 millones de kilómetros cuadrados en 2016, el segundo récord más bajo del mundo. Los niveles de CO2 en la atmósfera alcanzaron 400 partes por millón y las condiciones de sequía predominaron en gran parte del mundo, influenciadas por el fenómeno de El Niño.

Sin agua de calidad, ni recursos hídricos sostenibles, ni saneamiento, resulta difícil avanzar en otras áreas de los ODS

Además de la elevación del nivel del mar y las temperaturas globales, los eventos climáticos extremos se están convirtiendo en habituales, afectando a millones de personas en todas las geografías, pero sobre todo perjudicando a los más pobres y vulnerables.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) fue creado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) con el objetivo de proporcionar una fuente objetiva de información científica. El año 2013 arrojó más claridad que nunca sobre el cambio climático generado por el ser humano. El IPCC publicó su Quinto Informe de Evaluación llegando a la conclusión de que el cambio climático es real y las actividades humanas son sus principales causantes.

Tras la 21ª Conferencia en París, se alcanzó un acuerdo histórico con el objetivo de combatir el cambio climático y acelerar e intensificar las acciones y las inversiones necesarias para la aplicación de medidas para el clima y el desarrollo sostenible. El Acuerdo de París entró en vigor el 4 de noviembre de 2016 y, por primera vez, agrupó a todas las naciones bajo una causa común. De esta manera, se definió un nuevo camino climático a nivel mundial.

La ubicación conjunta de energía renovable y tratamiento de agua permite reducir el impacto ambiental de ambos procesos

El cambio climático y el agua

Los recursos hídricos son esenciales para la salud humana, la sostenibilidad medioambiental y prosperidad económica. Estos recursos vitales se encuentran amenazados por el cambio climático, por lo que resulta crucial abordar los desafíos relacionados con el agua, el saneamiento y la higiene. Actualmente, más 2.000 millones de personas se ven afectadas por el estrés hídrico, el cual aumentará debido al crecimiento de la población y los efectos del cambio climático. África septentrional y Asia occidental, central y meridional experimentan altos niveles de estrés hídrico, por encima del 60%, lo que indica que habrá una gran probabilidad de escasez de agua en el futuro, especialmente en determinadas subregiones o estaciones del año.

Los registros observacionales y las proyecciones climáticas aportan abundante evidencia de que los recursos de agua dulce son vulnerables y podrían recibir un fuerte impacto del cambio climático, que tendría todo tipo de consecuencias en tanto en el hombre como en los ecosistemas. Según el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), los cambios que se producirán en el ciclo global del agua, en respuesta al calentamiento durante el siglo XXI, no serán uniformes. Se acentuará el contraste en las precipitaciones entre las regiones húmedas y secas y entre las estaciones húmedas y secas, si bien podrá haber excepciones regionales.

Los océanos mundiales seguirán calentándose y el nivel medio global del mar seguirá aumentando durante el siglo XXI. El calor penetrará desde la superficie hasta las capas profundas de los océanos y afectará a la circulación oceánica, y el ritmo de elevación del nivel del mar será mayor que el observado durante el período 1971-2010.

Es muy probable que la cobertura de hielo del Ártico siga menguando y haciéndose más delgada, y que el manto de nieve en primavera en el hemisferio norte disminuya a lo largo del siglo XXI a medida que vaya aumentando la temperatura media global en superficie. El volumen global de los glaciares continuará reduciéndose.

La agricultura representa el 70% de las extracciones mundiales de agua, una cifra que asciende a 95% en algunos países en vías de desarrollo. Esto plantea un reto importante para el desarrollo sostenible, sobre todo desde la perspectiva de la producción de alimentos. Proteger el agua y utilizarla de manera más eficiente es fundamental para la producción de alimentos, así como para otros sectores como el industrial o el doméstico.

Tras este escenario, inversores, empresas y ciudades empiezan a reconocer su importante papel para la mitigación del cambio climático y la toma de medidas para transformar la actual situación.

Almar Water Solutions estudia actualmente el desarrollo de proyectos de agua y energía solar fotovoltaica y eólica

Asimismo, el sexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU tiene por objeto abordar los problemas relacionados con el agua potable, el saneamiento y la higiene que afectan a la población y los ecosistemas relacionados con el agua. Mientras que el décimo tercero se enfoca en adoptar medidas urgentes para luchar contra el cambio climático y sus efectos. Ambos objetivos están anclados. Existe una urgente necesidad de luchar contra el cambio climático para poder asegurar fuentes seguras de agua potable y mitigar el estrés hídrico. Sin agua de calidad, ni recursos hídricos sostenibles, ni saneamiento, resulta difícil avanzar en otras áreas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible como son la salud, la educación y la reducción de la pobreza.

El cambio climático y las energías renovables

La demanda de energía y servicios asociados, para satisfacer el desarrollo social y económico y mejorar el bienestar humano y la salud, está aumentando. Pero también, desde aproximadamente 1850, el uso mundial de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) ha aumentado para dominar el suministro de energía. Según el Cuarto Informe de Evaluación del IPCC, "la mayor parte del aumento observado en la temperatura media mundial desde mediados del siglo XX es debido al aumento en las concentraciones antropogénicas de gases de efecto invernadero (GEI)". Datos recientes confirman que el consumo de combustibles fósiles representa la mayoría de las emisiones antropogénicas mundiales de GEI. Las emisiones continúan creciendo, y las concentraciones de CO2 han aumentado a más de 400 ppm, un 39% por encima de los niveles preindustriales, a finales de 2010.

Existen múltiples opciones para reducir las emisiones GEI del sistema y satisfacer al mismo tiempo la demanda mundial de servicios energéticos. Las energías renovables pueden contribuir al desarrollo social y económico, a un suministro energético seguro, a la mitigación del cambio climático y a la reducción de los efectos negativos sobre el medio ambiente y la salud. Además, el coste de la mayoría de las tecnologías de energías renovables ha disminuido y los nuevos avances técnicos previstos disminuirán aún más ese coste.

Con esta sinergia de Almar Water Solutions y FRV se pueden abastecer aéreas que necesiten energía y agua

La ubicación conjunta de instalaciones de energía renovable y de tratamiento de agua es una aplicación tecnológica creciente que permite mejorar la viabilidad económica y reducir el impacto medioambiental de ambos procesos. Aprovechando las sinergias con Fotowatio Renewable Ventures (FRV), Almar Water Solutions estudia actualmente el desarrollo de proyectos de agua y energía solar fotovoltaica y eólica en mercados comunes cuyas condiciones geográficas hacen posible esta colaboración.

La transición hacia la sostenibilidad repercutirá positivamente a escala mundial en todos los ámbitos: social, medioambiental y económico. Por esa razón, FRV consigue que la energía procedente de fuentes renovables sea la mejor alternativa energética posible frente a los combustibles fósiles, contribuyendo a mejorar y proteger nuestro futuro. A su vez, Almar Water Solutions desarrolla proyectos de abastecimiento con las tecnologías más punteras y sostenibles del mercado, consiguiendo una solución perfecta tanto para el usuario como para el medio ambiente.

Con esta sinergia de Almar Water Solutions y FRV se pueden abastecer aéreas que necesiten energía y agua, estableciendo un sistema totalmente alineado y eficiente, que aporta ahorro económico y disponibilidad de ambos recursos al mismo tiempo.

Comentarios