Connecting Waterpeople

Conoce J-WAFS, el Laboratorio Mundial de Agua y Seguridad Alimentaria de Abdul Latif Jameel

438
2
(1)
  • Conoce J-WAFS, Laboratorio Mundial Agua y Seguridad Alimentaria Abdul Latif Jameel

Sobre la Entidad

Almar Water Solutions
Almar Water Solutions es una compañía especializada en el desarrollo, promoción, financiación, diseño y operación de infraestructuras de agua para el mercado municipal e industrial.
438

Temas

El pasado mes de enero, 2.500 delegados y 70 líderes mundiales, de 100 países diferentes, se enfrentaron a la mayor nevada en décadas para reunirse en Davos, Suiza, en el Foro Económico Mundial (WEF).  Este clima extremo proporcionó un telón de fondo muy apropiado para las siguientes sesiones, las cuales se centraron en los diferentes desafíos sociales, económicos y ambientales del mundo, incluyendo la aparición de fenómenos meteorológicos extremos provocados por el cambio climático.

Los debates de la semana estuvieron impulsados por la décimo tercera edición del Informe sobre Riesgos Globales del WEF, publicado recientemente y que recopila los resultados de una encuesta realizada a 1.000 expertos y responsables de sopesar 30 riesgos mundiales, en relación con el clima geopolítico actual, para evaluar así su probabilidad y su impacto en un horizonte de 10 años.

Este año, los riesgos ambientales estuvieron a la vanguardia, con la crisis del agua señalada como el quinto mayor riesgo mundial, detrás de las armas de destrucción masiva, los fenómenos meteorológicos extremos, los desastres naturales y el fracaso de la mitigación y adaptación al cambio climático.

Sin embargo, la crisis del agua viene sola.  De hecho, el agua es intrínseca a muchos de los riesgos globales señalados por el WEF en el informe, incluyendo el fracaso de la mitigación del cambio climático, las crisis alimentarias, la pérdida de la biodiversidad, la migración involuntaria y la propagación de enfermedades infecciosas, entre otros. Tal como señalaba el presidente ejecutivo del WEF, Klaus Schwab, y el presidente, Børge Brende: "La humanidad no puede lidiar con la multiplicidad de desafíos a los que nos enfrentamos, ya sea en forma secuencial o aislada". Asimismo también comentaba que "debido a que los riesgos globales son cada vez más complejos, sistémicos y en cascada, nuestras respuestas deben estar cada vez más interconectadas a través de los numerosos sistemas globales que componen nuestro mundo".

Este año, los riesgos ambientales estuvieron a la vanguardia, con la crisis del agua señalada como el quinto mayor riesgo mundial, detrás de las armas de destrucción masiva, los fenómenos meteorológicos extremos, los desastres naturales y el fracaso de la mitigación y adaptación al cambio climático

Uno de los programas del MIT está centrado en esta cuestión: la interconexión entre los desafíos mundiales de agua y los alimentos.  El Laboratorio Mundial de Agua y Seguridad Alimentaria de Abdul Latif Jameel (J-WAFS, son sus siglas en inglés) del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) es un grupo creado para abordar las presiones colectivas que ponen en peligro los sistemas de agua y alimentos en todo el mundo. Lanzado en 2014, J-WAFS cataliza la investigación sobre el agua y los alimentos en el MIT de diversas maneras, incluyendo becas de investigación y comercialización, becas para estudiantes de postgrado y talleres internacionales de expertos. El enfoque de los desafíos globales de J-WAFS se centra en enfatizar las soluciones a través del despliegue de tecnologías, programas y políticas efectivas que tendrán un impacto medible e internacional a medida que la humanidad se adapte a la rápida expansión y evolución de la población, en un planeta cambiante.

En J-WAFS son profundamente conscientes de la forma en que el agua influye en los múltiples desafíos que existen a escala mundial.  Ésta es una de las razones de su enfoque interdisciplinario, y por la cual el MIT -una institución donde la colaboración entre disciplinas es real- es un semillero particularmente emocionante para la investigación orientada a elaborar soluciones en el campo del agua y los alimentos.

Susan Solomon, profesora del MIT, líder en el campo de las ciencias atmosféricas y miembro del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), y Kenneth Strzepek, científico investigador del MIT cuyo trabajo en ingeniería, planificación y gestión de recursos hídricos ha tenido influencia mundial, han desarrollado un modelo agrícola que estima la producción de cultivos en África basándose en la calidad del agua, el suelo y las temperaturas extremas relacionadas con el cambio climático. Los datos utilizados en este modelo representan 122 posibles futuros climáticos y proporcionan proyecciones futuras más precisas de los impactos del cambio climático en toda África. Utilizando este modelo, el equipo puede evaluar las proyecciones de rendimiento para una variedad de cultivos, así como la influencia del cambio climático en las limitaciones de los recursos hídricos en general. En una aplicación, el equipo de investigación ha integrado su modelo de cultivo con uno de gestión de recursos hídricos para proyectar la disponibilidad y demanda de agua en las mayores cuencas fluviales de África: Congo, Níger, Nilo, Senegal, Alto Naranja, Volta y Zambezi. Los resultados esbozan las tendencias regionales y nacionales en la disponibilidad de agua, en respuesta a las presiones simultáneas del cambio climático, el crecimiento de la población, la expansión de la energía hidroeléctrica y la expansión del riego. El conocimiento adquirido a partir de estos resultados podría ayudar a los responsables políticos regionales a planificar prácticas agrícolas más resistentes y sistemas de infraestructura hídrica que se adapten más eficazmente al cambio climático.

En J-WAFS son profundamente conscientes de la forma en que el agua influye en los múltiples desafíos que existen a escala mundial

Como deja claro el ejemplo anterior, la conexión entre la crisis del agua y las crisis alimentarias es obvia.  El agua es esencial para nuestros sistemas alimentarios, desde la granja hasta la mesa. De hecho, los miembros del Foro Económico Mundial aprendieron mucho sobre esta conexión de los expertos del MIT, incluyendo al director de J-WAFS, John Lienhard, en un panel en la reunión anual del WEF en Davos en 2015. El Profesor Lienhard se refirió a las crecientes presiones sobre los suministros mundiales de agua, entre ellas los alimentos: "La presión sobre el agua está estrechamente vinculada a la producción de alimentos", comentó.  "Más del 70% de la extracción de agua dulce es para el cultivo de alimentos, y el impacto de esa extracción de agua ya ha sido devastador".

Desde entonces, J-WAFS ha financiado varios proyectos de investigación centrados en el nexo agua-alimentos.  Por ejemplo, varios investigadores de J-WAFS están desarrollando herramientas que promueven una mayor adaptación del agua para la agricultura. Christopher Knittle, profesor de la Sloan School of Management del MIT, está utilizando California como lugar de prueba para examinar cómo la creación de mercados de agua podría mejorar la administración de los recursos hídricos, aumentar la eficiencia y disminuir los conflictos locales y regionales por el uso de este recurso compartido. Otro es el profesor asociado de ingeniería mecánica Kripa Varanasi, que está desarrollando un nuevo aerosol agrícola que utiliza moléculas cargadas para mejorar las prácticas de aplicación de pesticidas y prevenir la contaminación de suelos, aguas superficiales y aguas subterráneas. Stephen Graves, profesor de la Sloan School of Management, y Bish Sanyal, profesor del Departamento de Estudios Urbanos y Planificación, se están uniendo para evaluar cómo los servicios de extensión agrícola influyen en la adopción o falta de acceso a las tecnologías de riego por parte de las pequeñas granjas. Su estudio actual es en Senegal, donde evaluarán hasta qué punto las empresas privadas, con conocimientos de tecnología de riego, pueden complementar los esfuerzos públicos para ampliar el riego a las pequeñas explotaciones agrícolas, con el fin de protegerlas contra la sequía y aumentar su rendimiento.

El décimo lugar en la lista del WEF es para la propagación de enfermedades infecciosas, de las cuales el agua puede ser uno de los posibles portadores. Un proyecto financiado por J-WAFS busca afrontar este desafío a través de una solución a pequeña escala y asequible para las comunidades rurales que están fuera de la red. Esta tecnología ha sido desarrollada a través de una colaboración entre el profesor asociado de ingeniería mecánica y Amy Smith, fundadora del MIT D-Lab. El equipo ha creado un filtro de agua hecho de xilema de árbol, un recurso renovable sostenible. Aplicando una estrategia de diseño centrada en la comunidad, por la que D-Lab es conocido, el equipo ha desarrollado un prototipo utilizando pequeñas rebanadas de xilema de madera encajadas en un dispositivo que puede filtrar eficazmente las bacterias del agua potable.

Con el fin de fomentar la fabricación local y el uso generalizado de este filtro barato, el diseño, una vez perfeccionado, será de código abierto. La gente de cualquier área que necesite agua potable segura, accesible y asequible podrá usar estos diseños para construir y hacer crecer negocios alrededor del filtro xilema, para que tanto la salud como el beneficio económico de esta tecnología permanezcan en la comunidad.

Muchas personas en todo el mundo están haciendo un gran esfuerzo para tejer esta red de soluciones. El ex-alumno del MIT Mohammed Abdul Latif Jameel ha apoyado numerosas actividades para la creación de empleo, el desarrollo global, las artes y la cultura, y la educación a través de la Community Jameel, una organización empresarial y social establecida formalmente en 2003 para continuar la tradición de la familia Jameel de apoyar a la comunidad. Además, Almar Water Solutions, parte de Abdul Latif Jameel Energy, está abordando los problemas de escasez y calidad del agua mediante el desarrollo de infraestructuras que incluye proyectos de tratamiento, reutilización y desalación de agua para los sectores municipales e industriales.

Junto a expertos e instituciones como éstas en todo el mundo, J-WAFS está trabajando para ofrecer soluciones integrales y multidisciplinarias a la compleja red de desafíos a los que nos enfrentamos.

Para saber más sobre el Laboratorio Mundial de Agua y Seguridad Alimentaria Abdul Latif Jameel, visite su web.

La redacción recomienda

18/07/2018 · Vídeos · 75 2

Recursos no convencionales en los nuevos contratos PPPs

28/03/2018 · Cambio Climático · 202 3

Tendencias no convencionales de agua como soluciones al cambio climático

26/12/2017 · Vídeos · 222 0

Carlos Cosín: “Nos encontramos con muchísimos más proyectos de los que podemos abarcar”