El humedal artificial de Veta La Palma contabiliza alrededor de 600.000 aves de casi 250 especies diferentes

80
0
80

El consejero andaluz de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, ha visitado la finca Veta La Palma, cuyo humedal artificial alberga en la actualidad alrededor de 600.000 aves de casi 250 especies diferentes, de las que más de 50 presentan algún tipo de amenaza. Este humedal es clave en la conservación de las aves ya que asegura el alimento tanto de las especies nidificantes como de las migratorias.

La finca Veta La Palma, ubicada en el municipio sevillano de Puebla del Río, se ha convertido en un activo de primera importancia para el desarrollo socio-económico de Doñana y en pieza clave del actual tejido empresarial de la comarca. Esta explotación está considerada además como un ejemplo de actuación integrada donde la creación de un humedal artificial destinado a acuicultura y la relación de esta actividad con los otros usos de la propiedad, han promovido la conservación del medio ambiente y unos nuevos valores económicos basados en principios de sostenibilidad.

La explotación de Veta La Palma está integrada en el ecosistema de Doñana. Los cultivos acuícolas mantienen el humedal del parque en un estado favorable de conservación, mientras las balsas de cultivo junto a las áreas de marisma que las circundan, constituyen un recurso espacial y trófico de primera importancia para la fauna de este espacio natural protegido.

Los citados cultivos acuícolas se desarrollan en regímenes extensivo y semi-extensivo, en un área de 3.200 hectáreas cubierta con agua salobre. Su superficie está compuesta por 45 balsas de 70 ha de extensión cada una, interconectadas entre sí y con los ríos Guadalquivir y Guadiamar por una compleja red de canales de riego y drenaje de más de 300 km. Estas balsas están dedicadas al policultivo extensivo de especies como la lubina, la dorada, la corvina, el camarón, el lenguado o la anguila. Además, 3.500 hectáreas están dedicadas actualmente a la agricultura de secano y al cultivo del arroz, mientras que las restantes 4.600 conservan el biotopo original de la marisma dedicada a la ganadería brava y mansa.

La explotación, de 11.300 hectáreas de extensión y propiedad grupo empresarial Pesquerías Isla Mayor, S.A (PIMSA), se caracteriza también por aplicar las nuevas tecnologías en su gestión acuícola. Un ejemplo de ello es el proyecto de creación de chacinas de pescado, que pretende convertirse en un producto de referencia para la alta cocina o la construcción y puesta en marcha de una novedosa instalación para la cría de peces marinos, como eje principal de I+D+I. En esta línea de innovación se encuentran además proyectos como la puesta en marcha y modelización del cultivo de esturión, la investigación con microalgas o la mejora genética de la dorada. Como reconocimiento a la calidad, Veta La Palma dispone también de los certificados ISO 9001:2008 de calidad internacional, ISO 14001, así como del Reglamento EMAS.

Veta La Palma está dentro de la Reserva de la Biosfera de Doñana y de la Red Natura 2000, y es un Humedal RAMSAR de Importancia Internacional.

Comentarios