La Confederación Hidrográfica del Ebro adjudica la rehabilitación de un molino y un lavadero en Undués de Lerda, Zaragoza

38
0
38

(CHEbro) La Confederación Hidrográfica del Ebro, organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha adjudicado la rehabilitación de dos inmuebles de interés etnográfico en Undués de Lerda (Zaragoza), un molino de “cubo”, de tipología muy poco común en nuestro país y un lavadero en las inmediaciones del Camino de Santiago. Las obras, que ejecutará la empresa Viacron, S.A. por un importe de 159.904 euros, se integran en el Plan de Compensación por el recrecimiento del embalse de Yesa, como infraestructuras solicitadas por el ayuntamiento.

El molino a rehabilitar se distingue por el sistema que posee para embalsar agua, un gran cubo de piedra donde el agua adquiere presión antes de mover la rueda y la muela volandera, en contraposición con los molinos hidráulicos, con una mayor presencia en la geografía española, que ubicados en ríos y torrentes aprovechan la energía de los caudales fluviales.

En la actualidad, el molino que fue abandonado en la segunda mitad del siglo XIX, se encuentra en ruinas y sólo existe el citado cubo, una edificación cilíndrica de piedra de unos 11 metros de altura y 3 de diámetro, capaz de almacenar unos 50.000 litros de agua.

El edificio, una vez restaurado, se compondrá de dos plantas: la planta baja o cárcava, que es una bóveda a donde accede el agua del cubo mediante un orificio en la base del cilindro e impulsa una rueda dentada de madera (el rodezno) de la que parte un eje y la planta superior que acoge los aparejos de molienda.

El exterior del edificio se realizará con piedra caliza recuperada de la zona o con hormigón chapeado, mientras que la cubierta será de entablado de madera de pino. También se repondrán todos los sillares y las juntas con mortero.

Lavadero

El lavadero es un edificio rectangular ubicado en las inmediaciones del Camino de Santiago, de una sola planta. Los trabajos tienen como objetivo hacerlo accesible al público y para ello se demolerán los muros de carga y se sustituirán por tres pilares de acero revestidos de mampostería de piedra caliza recuperada y cerramiento de 80 centímetros de altura. También se restaurará la cubierta, que en la actualidad está muy deteriorada, mediante la rehabilitación del entablado y las tejas.

La actuación se completará con el barnizado de la carpintería de madera exterior o un esmaltado y tratamiento antioxidante de la carpintería metálica y cerrajería. Una parte muy importante de la inversión que se está realizando en el entorno del embalse de Yesa, donde se está ejecutando el recrecimiento de la presa, se destina a las obras de restitución territorial, incluyendo las acciones de adecuación patrimonial y medioambiental. En total, a esta restitución se destinan cerca de 70 millones de euros, de los que se han ejecutado más de 10 millones.

Comentarios