¿Cómo paliar los efectos de El Niño en el sector eléctrico latinoamericano?

59
0

Sobre la Entidad

CAF
CAF
CAF respalda los esfuerzos que realizan los países de la región para asegurar a toda la población el acceso a servicios adecuados de agua potable y saneamiento, y consolidar una visión integral del manejo de los recursos hídricos.
59
  • ¿Cómo paliar efectos Niño sector eléctrico latinoamericano?
  • Para abordar una estrategia de gestión integral del riesgo en el sector eléctrico, es necesario conocer tanto la amenaza como la vulnerabilidad.

El fenómeno de El Niño consiste en la interacción de las aguas superficiales del océano pacífico tropical con la atmósfera y afecta los balances hídricos de la superficie hasta situaciones extremas. Para los países de América Latina continúa siendo un desafío la reducción de riesgo de desastres por amenazas naturales como El Niño y, su fenómeno subsecuente, La Niña.

Para abordar una estrategia de gestión integral del riesgo en el sector eléctrico es necesario conocer tanto la amenaza como la vulnerabilidad.

La amenaza es uno de los componentes del riesgo. Se refiere al evento natural que se puede presentar, por ejemplo, la crecida de un río, sequía severa entre otros. Es necesario conocer con antelación la intensidad, la celeridad de materialización y la extensión espacial, a fin de caracterizar lo que pudiese suceder.

La vulnerabilidad se refiere al grado de exposición a daños que un agente o sistema puede sufrir por la manifestación de una amenaza específica. La fragilidad de la infraestructura, las personas y el ambiente dependen de la probabilidad de ocurrencia de los fenómenos,  las condiciones de vulnerabilidad en los aspectos institucionales, físicos, sociales, ecológicos y culturales. Es necesario para el planificador de gestión de riesgos conocer los distintos tipos de vulnerabilidad que se pueden presentar ante las amenazas que genera el fenómeno El Niño para prepararse ante su aparición.

La gestión integral del riesgo debe ser aplicada al sector eléctrico en tres etapas:

  • Detección: esta etapa sirve para realizar acciones preventivas antes de que se manifieste la amenaza. Durante la etapa de detección, el sector energía eléctrica debe identificar las áreas críticas, verificar los niveles de exposición física de la infraestructura de generación, transmisión y distribución, identificando los potenciales impactos a las comunidades. Para ello, los tomadores de decisión necesitan hacer seguimiento a ciertos indicadores climáticos relacionados con la infraestructura energética y las poblaciones interconectadas a la red, al igual que se deben establecer nexos y mecanismos de comunicación interinstitucional con las autoridades que potencialmente se involucrarán en atender la crisis, llegado el momento.
  • Máximo apogeo:  en esta etapa los esfuerzos deberán concentrarse en mitigar los efectos de la crisis. Las autoridades de los países que son afectados por el fenómeno ENOS, deben poner en marcha los planes y estrategias levantados durante la etapa preventiva. Esto debe ir acompañado con un plan de sensibilización y concientización al público en general así como de la recolección de datos sobre los eventos ocurridos.  Actualmente, Colombia, Perú y Ecuador se encuentran coordinando acciones conjuntas para enfrentar esta etapa de El Niño.

Comentarios

La redacción recomienda

18/12/2017

Claudia Crosa: "Paraguay promueve las mesas intersectoriales en agua y saneamiento"

18/12/2017

Aziza Akhmouch: "Si no hay datos sobre el agua, no se puede guiar la toma de decisiones"

15/12/2017

José Carrera: "Bolivia está haciendo trabajos importantes para proyectos a nivel de presas"