Se encuentran colonias de mejillón cebra en el embalse de Urrunaga

99
0
99

En el mes de junio de este año se detectaron por primera vez ejemplares de mejillón cebra en el Embalse de Undurraga. A lo largo de los días posteriores se realizaron trabajos intensivos que permitieron valorar el alcance de la ocupación del embalse y, también, realizar una primera actuación para reducir su presencia en el enclave.

Estos datos se sumaban a la ya conocida presencia de la especie en el río Ebro, donde es abundante, y en el embalse de Ullibarri-Gamboa, lugar en el que hasta la fecha no se han detectado colonias de adultos aunque sí ejemplares larvarios.

Con estos precedentes era de esperar la próxima detección del mejillón en el embalse de Urrunaga. Pues bien, ya en los muestreos de larvas realizados en el mes de junio por diversas administraciones enmarcadas en las acciones de seguimiento del Mejillón Cebra, se detectaron ejemplares de la especie. Sin embargo, no ha sido hasta el mes de septiembre cuando se han encontrado individuos adultos en este embalse. Tras una primera localización de ejemplares por parte de la Diputación Foral de Álava, en las proximidades de la localidad de Legutiano, el trabajo coordinado de esta entidad con la Agencia Vasca del Agua y la Confederación Hidrográfica del Ebro, ha permitido conocer en mayor detalle la situación de la especie en este embalse.

Se han localizado ejemplares adultos de mejillón cebra en diferentes puntos de la ribera de este embalse. La mayor parte de ellos son individuos de pequeña talla, unos pocos milímetros, mientras que la presencia de ejemplares grandes es todavía muy escasa. Nos hallamos ante una primera fase en el asentamiento de la especie. Es previsible que las colonias crezcan en tamaño y es posible que se expandan por todos los hábitats aptos para ella.

Hay que destacar que desde la aparición del mejillón cebra en la CAPV, los diferentes organismos con competencias en la materia crearon la Comisión de seguimiento y coordinación para el control del mejillón cebra en la CAPV. En su seno se proponen, coordinan y realizan actuaciones diversas para reducir los impactos que esta especie pueda generar. En este marco se han desarrollado trabajos para la localización temprana de nuevas poblaciones, eliminación de ejemplares cuando ello haya sido posible, adaptación de normativas y vigilancia de su cumplimiento, tareas de divulgación y sensibilización, instalación de estaciones de desinfección…

Todas estas actuaciones se han llevado a cabo con el objetivo de limitar la expansión de la especie, intentando así reducir sus impactos negativos. No hay duda de que sin estos trabajos la velocidad de expansión hubiera sido mayor así como las afecciones que nos ocupan en estos momentos. Para la valoración del impacto económico de esta especie puede servir como referencia la estimación realizada por la Confederación Hidrográfica del Ebro: Los costes económicos, entre 2005 y 2009, han superado los 11,6 millones de euros para el más del centenar de usuarios que se han visto afectados a lo largo de la cuenca del Ebro.

Conviene recordar por último que el mejillón cebra se expande principalmente debido a las actividades humanas. La navegación y la pesca se han identificado como sus principales vectores de transmisión. En este sentido, es importante que todos extrememos las medidas preventivas que permitan evitar el transporte de mejillones cebra (tanto adultos como larvas microscópicas) desde zonas ya ocupadas por la especie hasta otras aún libres de ella.

Comentarios