El nuevo puente sobre el Esla une las comarcas de Vega del Esla y de Los Oteros y mejora las comunicaciones entre sus pueblos

29
0
29

(JCYL) El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Antonio Silván, ha visitado el nuevo puente sobre el río Esla, en la zona sur de la provincia de León, que mejora las comunicaciones entre la carretera autonómica LE-510 y la N-630. La nueva carretera autonómica de conexión entre la LE-510 y la N-630, entre Castrofuerte y Toral de los Guzmanes, ha supuesto una inversión de 5.522.074 euros, tiene una longitud de 3.814 metros y la estructura del puente es de 383 metros. Esta infraestructura une las comarcas de Vega del Esla y Los Oteros y favorece la movilidad, la actividad económica y social de los residentes en esta zona.

El trazado se ha diseñado con una sección proyectada de 6/8, formada por dos carriles de 3 metros de anchura, arcenes de un metro y bermas de 0,50 metros a cada lado. La sección de firme está formada por 20 cm de zahorra artificial asentada sobre una explanada con un pavimento de hormigón.

El nuevo puente sobre el río Esla tiene una longitud de 383 metros y está compuesto por un viaducto de acceso en el lado este de 6 vanos de 34 metros de luz y una estructura principal para el cruce del río de luces 49,5+80,0+49,5 metros. Las pilas de apoyo son de hormigón armado, con cimentación profunda de pilotes y tiene una altura máxima de 7 metros.

El tablero del puente es un cajómixto de acero con una losa superior de hormigón armado con una anchura de 5,50 metros y un canto variable de entre 1,60 y 3,20 metros. El viaducto de acceso se ha realizado con vigas artesa prefabricadas de 1,60 metros de canto. La anchura del tablero en el puente es de 10 metros.

En la intersección del nuevo puente con la carretera LE-510, en la localidad de Castrofuerte, se ha previsto una intersección en T, definiendo un carril central en la calzada. En la intersección con la N-630, en la travesía de Toral de los Guzmanes, se ha realizado una glorieta cerrada de 40 metros de diámetro interior y una calzada anular de 7 metros de anchura, con iluminación para garantizar la seguridad vial.

Se ha previsto la reposición de las acequias y conducciones de la red de riego afectada, así como los desagües y los caminos de servicios para acceder a las parcelas. Además, dada la amplia red de regadío existente en la zona, se ha estudiado la mejor solución técnica para abordar la ejecución de las obras, permitiendo que no se altere la posibilidad de regar durante el verano.

Se ha completado la obra con el drenaje longitudinal y transversal necesario para la carretera, la señalización, balizamiento, defensas y el resto de actuaciones necesarias para la correcta ejecución de los trabajos.

Comentarios