La Junta de Castilla y León culmina el ciclo del agua en la zona de Riaza mejorando la calidad de abastecimiento a 15.000 personas

73
0
73

(JCYL) La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, y el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, han realizado esta mañana una visita a la provincia de Segovia que ha incluido un recorrido por las nuevas instalaciones de la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Riaza (ETAP).

La puesta en marcha de las nuevas instalaciones de la ETAP supone la culminación del ciclo de agua en la zona de Riaza en cuanto a tratamiento de agua potable (ETAP) y de depuración (EDAR). En los últimos años, la Junta de Castilla y León ha impulsado una serie de actuaciones que han supuesto una inversión superior a 9 millones de euros en el desarrollo de infraestructuras hidráulicas que garantizan la calidad de las aguas.

Entre ellas, destacan la presa de Riofrío de Riaza, en marcha desde 1996, con una inversión de 4,65 millones de euros; la mejora de las infraestructuras del sistema de abastecimiento, que supuso una inversión de 313.000 euros; y la renovación de la tubería de aducción que transporta el agua desde la presa hasta el depósito existente, con una inversión de 750.000 euros. La última gran actuación ha sido la nueva ETAP, cuya inversión asciende a 2,68 millones de euros -el 80 % de esta cantidad corresponde a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y el resto, al Ayuntamiento de Riaza-.

La nueva potabilizadora proporciona agua de calidad y cantidad con capacidad para tratamiento de 200 metros cúbicos por hora, y un máximo de 4.200 metros cúbicos por día para dar respuesta a una población equivalente de 15.000 personas. El proceso completo de potabilización incorpora las más modernas tecnologías en el campo de la potabilización, como el tratamiento con carbón activo que mejora el olor y sabor del agua.

Se trata de una potabilizadora convencional dotada de dos líneas de tratamiento de 100 metros cúbicos por hora, dejando elementos comunes para una posible tercera línea de otros 100 metros cúbicos por hora para el futuro, que incluyen cámara de ozonización, floculación-decantación lamelar, filtración por arena, filtración por carbón activo, así como línea de fangos para el tratamiento de los obtenidos en el proceso de lavado de filtros.

La nave industrial de la ETAP consta de dos partes diferenciadas. Por un lado, una nave de hormigón armado cuadrada de 625 metros cuadrados y 9,50 metros de altura libre, en la que se ubicarán todos los elementos funcionales del proceso de tratamiento de agua. Y por otro lado, una nave metálica de forma rectangular en el interior de la nave principal de 5,50x25 metros y 7 metros de altura libre, que aloja la sala de deshidratación de fangos, los cuadros de control de motores, almacenes de reactivos y las salas de laboratorio, oficinas y sala de control.

El depósito de agua tratada de la ETAP es de hormigón armado ejecutado in situ, compuesto de dos vasos de 15x20x3,4 metros de altura de agua y un volumen total de 2.000 metros cúbicos.

También se ha generado una nueva línea aérea de media tensión de 811 metros de longitud y dotación de un transformador de 160 kVAs para el suministro eléctrico.

Riaza cuenta además con un emisario y EDAR en funcionamiento desde el año 2010, con una inversión de la Junta de Castilla y León de 1,74 millones de euros. Ofrece un caudal de 1.800 metros cúbicos por día y atiende una población equivalente de 8.250 personas.

Comentarios