Con la planta de tratamiento de aguas negras Atotonilco, la Conagua salda una deuda histórica en el Valle del Mezquital

37
0
37

(Conagua) Con la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Atotonilco, la Comisión Nacional del Agua cumple una deuda histórica en materia de saneamiento en el Valle del Mezquital, en Hidalgo, porque tratará hasta 35 mil litros de agua cada segundo que serán destinados al riego agrícola, sector en el que actualmente se utilizan aguas negras, afirmó José Luis Luege Tamargo, Director General de la dependencia.

Tras informar que ya está concluida el área de pretratamiento —donde de las aguas negras se retiran la basura y los objetos más grandes—, José Luis Luege explicó que con esta planta —que representa el mayor esfuerzo técnico, económico y humano de todo el país—, la Conagua termina 16 años de espera de la construcción de infraestructura de saneamiento y cumple el compromiso de mejorar sustancialmente el medio ambiente.

Así, contribuye a conservar la salud de los más de 700 mil habitantes del Valle del Mezquital pues elimina el foco de infección que representan esas aguas negras con las que se riegan los cultivos.

Subrayó que esa planta es parte fundamental de la estrategia de la actual administración para recuperar acuíferos, ríos, lagos, humedales y playas de México, pues tratará 60 por ciento de las aguas negras generadas en la capital del país y una de las metrópolis más grandes del mundo.

Esa infraestructura, aseveró, forma parte del plan integral de recuperación ambiental de la cuenca del Valle de México que dará seguridad y bienestar a la mayor concentración poblacional del país y el cual fue impulsado mediante el Programa de Sustentabilidad Hídrica con tres estrategias: garantizar el suministro de agua de calidad para toda la población, dar seguridad frente al riesgo de inundaciones y lograr el tratamiento y el reúso de todas las aguas negras.

En ese sentido, explicó que “cada metro cúbico de aguas negras que llegue a la planta saldrá y se entregará a los agricultores, sin patógenos y con algunos nutrientes que funcionan como fertilizantes de los cultivos”. Con ello, a largo plazo, también mejorará la calidad del acuífero de Tula, Hidalgo”, el cual está sobrecargado.

Para reducir los problemas de suelo generados por la abundancia de agua, informó, la Conagua ya tiene el proyecto de ingeniería básica que llevará al equilibrio a ese acuífero mediante la extracción, la potabilización y la conducción del agua del acuífero.

Adelantó que esos volúmenes recuperados de agua potable podrían utilizarse para abastecer a las ciudades de Pachuca y de México. Así se lograría un balance entre el acuífero de Tula y el de la Ciudad de México, que está gravemente sobreexplotado.

José Luis Luege concluyó que “la planta Atotonilco es un orgullo para México, por su magnitud y su estructura de financiamiento; porque dará beneficios ecológicos y mejorará la calidad de vida de miles de familias; por su calidad constructiva e innovación tecnológica; porque la construyen trabajadores mexicanos en tiempo récord y con apego a estándares de calidad internacionales, y porque es una muestra de que en México se pueden hacer cosas trascendentes para cumplir el compromiso de abastecer de agua de calidad a los usuarios y de dar a la población un ambiente más limpio”. 

Comentarios