El Gobierno de Cantabria considera que no es momento para demoler la depuradora de Vuelta Ostrera

28
0
28
  • Depuradora de Vuelta Ostrera.
  • El Gobierno de Cantabria considera que no es momento para demoler la depuradora de Vuelta Ostrera.

El Gobierno de Cantabria considera que no es momento para demoler la depuradora de Vuelta Ostrera, ni desde el punto de vista económico ni ambiental, y ha abogado por rentabilizar una instalación que costó "millones", que "cumple perfectamente su cometido".

Derribarla, como pretende Arca, que ha solicitado al Tribunal Supremo la "inmediata ejecución" de la sentencia de derribo, sería algo que los cántabros "no entenderían" por la millonaria inversión que requeriría y la detracción de fondos de otras partidas que supondría, por lo que el Ejecutivo ha apelado al "sentido común" de la asociación.

 El Gobierno afirma que no es el momento de acelerar la ejecución de esta sentencia.

Así lo han manifestado a preguntas de la prensa el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, y el consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo, Javier Fernández, quienes también han coincidido en que se trata de una instalación "temporal" que deberá ser demolida en virtud de la sentencia del Tribunal Supremo pero que está "protegida por la ley" hasta que España salga de la crisis y "pueda permitirse derribarla".

"El pueblo de Cantabria no entendería que se dilapidaran cien millones de euros con una instalación que está cumpliendo perfectamente su cometido", ha remarcado Fernández, a preguntas de la prensa, antes de una reunión en la Consejería.

"Ahora no es el momento de acelerar la ejecución de esta sentencia ni por razones medioambientales ni económicas", ha añadido el consejero.

Además, ha recordado que la depuradora de Suances ha pasado a tener cobertura legal con la reforma de la Ley de Costas, concretamente con la Disposición Adicional Novena, que podría dar una solución a la EDAR.

Una Ley de Costas con la que el Gobierno ha puesto "sentido común" para proteger "un bien común hasta que podamos permitirnos derribarla y construir otra alternativa", ha dicho Diego por su parte, también a preguntas de la prensa, tras un acto celebrado en el Gobierno.

Sentido común

El presidente ha referido que el Gobierno intentó contactar con Arca cuando se estaba "perfilando" la Ley de Costas pero no lo consiguió y no cree que ahora "esté en disposición de negociar otra cosa. Nosotros lo intentamos y ellos no quisieron", ha zanjado.

En el mismo sentido se ha pronunciado el consejero, que ha precisado que Arca indicó al Gobierno que trataba este asunto con la Administración central y que la "única relación" con la asociación en este momento es que "hoy nos despertamos con esta noticia".

Con todo, Fernández ha tendido la mano a la asociación para "intentar buscar una solución conjunta" a través del diálogo, puesto que "ni Cantabria ni España pueden permitirse en este momento el lujo de una inversión de 100 millones de euros" y dado que la EDAR continúa siendo "útil".

No obstante, ha manifestado el respeto del Gobierno al derecho de toda entidad a pedir la ejecución de una sentencia favorable y ha asegurado que "en cualquier caso" el Gobierno cumplirá la sentencia del Supremo porque su voluntad es sustituir esta instalación de carácter temporal, aunque ha defendido la necesidad de amortizar el gasto que supuso.

Diego ha enfatizado que en Cantabria "no nos permitimos renunciar a la depuradora" y se ha preguntado si "algún bípedo pensante" se puede plantear hoy "destruir" una instalación "tan útil y necesaria" por "una rayita que alguien pintó en un plano, en la delimitación del dominio público terrestre antes o después de una denuncia de un grupo 'ecologista'".

Se sustituiría esta instalación de carácter temporal.

El presidente ha insistido en que el Gobierno ha utilizado "por primera vez el sentido común" en la Ley de Costas y ha pedido a Arca que haga lo mismo porque, a su juicio, "si tuviera un mínimo de sentido común no hablaría del derribo de Vuelta Ostrera sino de repontenciarla para mejorar el ámbito de Saja, Besaya y ría de La Arena".

"Si Arca pensara en Cantabria y en los cántabros, debería estar en disposición de hablar de compensaciones por la utilización del ámbito en que se posó la depuradora a esa ría de San Martín, a ese ámbito que es de los cántabros, y mejorarle, no destruir lo que ya tenemos".

Un derribo que "nunca daría lugar" a la reconstitución ambiental del lugar ocupado por Vuelta Ostrera, ha advertido, asegurando que "vale mucho más la depuradora en uso que la destrucción de ese bien".

Por eso ha reiterado su invitación al "sentido común" de Arca y a que ponga "por delante el interés general de los cántabros al interés particular suyo de satisfacer una victoria".

En este sentido, ha denunciado que la calidad del agua en la zona "no es mejor por culpa de Arca" porque la asociación "impidió" la construcción de un emisario submarino para evitar vertidos en aguas interiores.

Al respecto el consejero ha destacado que si el proyecto de Vuelta Ostrera se hubiera podido realizar en su totalidad, la situación de la ría sería "muchísimo mejor".

No obstante, ha insistido en que la EDAR funciona "perfectamente" y sirve para garantizar la depuración de los ríos Saja y Besaya y de la ría de San Martín, así como la recuperación ambiental en estos ámbitos, que han registrado una "mejora", según el consejero.

Comentarios