Almoradí mejorará la calidad del agua depurada gracias a un proyecto innovador de Aguas de Valencia y la EPSAR

329
0

Sobre la Entidad

Global Omnium
Empresa especializada en la gestión integral del agua. Actualmente da cobertura a 5,5 millones de personas en más de 300 ciudades españolas, además de tener presencia en otros países extranjeros.
  • Instalación interior de la depuradora de Almoradí que mejorará la calidad del agua tratada.

El Grupo Aguas de Valencia y la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunidad Valenciana (EPSAR), han desarrollado un proyecto pionero en España para mejorar la calidad de los efluentes del agua residual, consolidándose así como dos referentes de la I+D+i.

La EPSAR y el Grupo Aguas de Valencia, apuestan por la adaptación constante de tecnologías en el campo del tratamiento de las aguas residuales. En el caso de la depuradora de Almoradí, la principal innovación ha sido aplicar los sistemas de electrooxidación como tratamiento terciario para la eliminación de nitrógeno de efluentes de esta depuradora.

En palabras del director general del Grupo Aguas de Valencia, Francisco Zorrilla, “la solución adoptada para la Edar de Almoradí, como proyecto pionero que es en el tratamiento de aguas residuales, es un claro ejemplo de coordinación con la EPSAR, en el que ponemos a disposición de un bien común, como es el agua, toda nuestra experiencia y conocimiento, adquiridos durante casi 125 años de historia”.

Con esta tecnología, tanto la EPSAR como el Grupo Aguas de Valencia, en su compromiso con el medio ambiente y la sociedad, buscan mejorar el tratamiento actual de dicha Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) y obtener un efluente con unos parámetros de calidad acordes a las exigencias de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), eliminando el nitrógeno amoniacal hasta los valores admisibles, parámetro no contemplado en el diseño original de la depuradora.

La EPSAR y el Grupo Aguas de Valencia apuestan por la adaptación constante de tecnologías en el campo del tratamiento de las aguas residuales

El diseño y construcción de la EDAR se realizó en 1999 bajo los criterios de la legislación vigente, dando cumplimiento en todo momento a los parámetros de calidad establecidos en la Directiva 91/271 CEE. No obstante, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), con el fin de preservar el medio ambiente, desarrolló un informe el 9 de agosto de 2011 donde establecía nuevos objetivos medioambientales en cuanto a la eliminación de determinados contaminantes, estableciendo límites más restrictivos en la eliminación de nutrientes.

Tal y como aseguró Zorrilla, “Almoradí es sólo un ejemplo de la importancia que la I+D+i tiene en el Grupo Aguas de Valencia. Les aseguro que para aportar soluciones eficientes en las 360 depuradoras que gestionamos, estar presentes en diez comunidades autónomas, y garantizar el servicio a una población equivalente de 2,7 millones de personas, es fundamental incentivar la búsqueda de la innovación y la excelencia, en nuestro trabajo”.

La EDAR de Almoradí tiene una capacidad de tratamiento de 3.312 m3/día de aguas residuales para garantizar el servicio a una población equivalente de casi 20.000 personas. En la actualidad, ésta cuenta con un tratamiento biológico de doble etapa: con una primera fase de fangos activados de alta carga y un sistema Biofor, como segunda fase. Este sistema, cuenta con cuatro filtros biológicos de soporte móvil en los cuales se elimina la materia carbonosa disuelta en condiciones aerobias.

El agua tratada en la planta se caracteriza por poseer una carga contaminante elevada, con presencia de inhibidores orgánicos, de difícil eliminación mediante el proceso físico-químico y biológico. Todo ello conlleva que, pese a la optimización del proceso de tratamiento, el efluente obtenido presente incumplimientos eventuales de los valores establecidos en la Autorización de Vertido.

La EPSAR y el Grupo Aguas de Valencia, a través de las actividades de I+D+i que han desarrollado en el campo de la eliminación de nutrientes, han valorado la problemática actual de dicho tratamiento, aportando como solución la novedosa instalación de un sistema de electrooxidación como tratamiento terciario. La adaptación de la tecnología en el campo de las aguas residuales ha sido desarrollado por la empresa GEODESIC partiendo de una metodología y experimentación previa en planta piloto. El sistema de electro- oxidación, agrupado dentro de los Procesos de Oxidación Avanzada, basa su actividad en el aporte de un campo eléctrico sobre el agua residual a tratar. La aplicación de dicha corriente permite la generación de radicales hidroxilo (OH-), estas moléculas son fuertemente oxidantes y permiten una oxidación completa, en muchos casos hasta dióxido de carbono y agua, de compuestos recalcitrantes, amonio y agentes patógenos de forma sostenible tanto desde un punto de vista medioambiental como energético.   

Comentarios