La Confederación del Ebro ha invertido 5,9 millones de euros en 29 actuaciones de prevención de incendios forestales en el periodo 2009-2011

16
0
16

Temas

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha finalizado la ejecución del proyecto de “Prevención de incendios forestales en montes gestionados en la Cuenca por el Organismo durante el periodo 2009-2011”. Esta iniciativa, que integra un total de 29 actuaciones en las provincias de Zaragoza, Huesca, Teruel y Lleida, han supuesto una inversión total de casi 6 millones de euros cofinanciados por países del Espacio Económico Europeo y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

Estas actuaciones para la prevención de incendios forestales se han desarrollado en 2.000 hectáreas de montes gestionados por la Confederación Hidrográfica del Ebro, donde se han realizado tratamientos selvícolas sobre la cobertura vegetal de clareo y poda. Además, se han creado y recuperado 152 ha. de cortafuegos y 135,8 kilómetros de pistas forestales y se han construido infraestructuras de extinción de incendios como puntos de agua, depósitos, hidrantes y campas para brigadas helitransportadas.

En concreto, en la provincia de Teruel se han realizado en el entorno del embalse de Santolea tres proyectos de tratamientos selvícolas en años consecutivos y una mejora de dos pistas.

En Zaragoza, los trabajos de tratamientos selvícolas y cortafuegos se han localizado en las Dehesas que la Confederación Hidrográfica del Ebro gestiona en Fuentes de Jiloca y Torrijo de la Cañada, en Pardina Miranda (Bagüés), en la margen derecha del embalse de Yesa (Sigüés) y en la Dehesa de Monteagudo (Ateca) donde se ha construido un punto de agua. También se han realizado trabajos de mantenimiento y apertura de pistas forestales, además de en esos montes, en la margen izquierda del embalse de Yesa (Undués de Lerda y Los Pintanos).

En Huesca han sido objeto de tratamientos selvícolas los montes Gerbe y Griébal y Morillo de Tou (Aínsa-Sobrarbe); Asqués y Bolás (Sabiñánigo), Ordolés y Fatás (Jaca), Ordaniso y Blanzaco y Sabinera y Lena del Valle (Las Peñas de Riglos); Caneto, Clamosa, Lapenilla y Mediano (La Fueva), Mipanas (Naval); Secastilla y Puy de Cinca (Secastilla); Portaspana, Cáncer y Barasona (Graus) y en La Sotonera y el Canal de Monegros.

Además, se han realizado mejoras de infraestructuras como pistas forestales en todos esos montes y en Lorés y San Alejandro (Caldearenas) y depósitos de agua en Ordolés y Fatás y Clamosa.

En Lleida los proyectos de prevención de incendios se han desarrollado en los montes de Blancafort, Canelles, Tragó de Noguera y Los Mons (Os de Balaguer) y Boix (Ivars de Noguera).

Estas obras se integran en un proyecto general cofinanciado por países del Espacio Económico Europeo y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. En total se recogen trabajos de prevención de incendios en aproximadamente 30 montes de la Cuenca entre los años 2009 y 2011, con un presupuesto de 5.984.595 euros. La aportación europea procede de Islandia, Liechtenstein y Noruega, a través del Mecanismo de Financiación establecido por el Espacio Económico Europeo, y asciende a 3.000.077 euros. Por su parte, el Ministerio ha destinado al proyecto los 2.984.518 euros restantes.

Los trabajos realizados, además de la prevención de incendios y facilitar su extinción, tienen como objetivo mejorar las masas forestales para aumentar la biodiversidad, evitar la erosión de los terrenos por los barrancos, así como fomentar el desarrollo de las localidades mediante la creación de empleo. Además de un tratamiento de la cobertura, se han mejorado infraestructuras como cortafuegos y pistas forestales.

Para ello se ha procedido a:

- Crear fajas auxiliares a los bordes de las pistas forestales y los cortafuegos, con una anchura de unos 20 metros a cada lado, donde se ha reducido la vegetación para evitar la propagación de los incendios

- Abrir nuevos cortafuegos y conservar los antiguos, para evitar la continuidad de la masa forestal y por tanto de los incendios. Además, los cortafuegos están conectados a la red viaria para posibilitar la llegada de vehículos de extinción

- Realizar tratamientos selvícolas de clareos, podas y desbroces, que han aumentado la presencia de especies autóctonas

- Establecer nuevos puntos de agua

También se han editado trípticos educativos para la población de los municipios, se han instalado paneles informativos en los montes y realizado charlas aclaratorias. La Confederación gestiona directamente 26.000 hectáreas de monte, la mayoría bosques reforestados para la protección de laderas junto a embalses y barrancos. En estas zonas existía un exceso de biomasa que suponía un peligro para la propagación de incendios forestales.

Comentarios