La Confederación del Guadalquivir adjudicará en breve las obras para solucionar los históricos problemas de abastecimiento en la aldea de San Miguel

42
0
42

(CHG) La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ya ha licitado y adjudicará en breve el proyecto para la conducción de agua a la aldea de San Miguel (Úbeda) desde Solana de Torralba con el fin de solucionar los históricos problemas de abastecimiento con que cuenta este núcleo urbano.

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo; el presidente de la CHG, Manuel Romero; el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, y el alcalde de Úbeda, José Robles, se han desplazado recientemente hasta la citada pedanía ubetense para reunirse con los vecinos y darles a conocer el proyecto, que conlleva una inversión de 203.313,15 euros.

Cabe recordar que desde el año 2008, los vecinos de la aldea de San Miguel dependen de un camión cisterna que les envía cada cierto tiempo el Ayuntamiento de Úbeda para llenar los depósitos de la aldea, desde donde se canaliza el agua hasta las viviendas. El Ayuntamiento ubetense sufraga desde entonces los gastos del transporte de agua, así como el tratamiento de la misma para que se mantenga potable.

El proyecto que ahora iniciará la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir permitirá corregir la actuación que inició en su día la Junta de Andalucía y que más tarde paralizó y resolver de manera definitiva el problema de abastecimiento a San Miguel, una demanda permanente de los vecinos de esta aldea.

El proyecto dotará de abastecimiento de agua a la pedanía de San Miguel desde la conexión a la conducción del Consorcio de Aguas de La Loma y comprende cuatro actuaciones básicas.

La actuación consistirá en la conexión a la conducción del consorcio, toda vez que se instalará una conducción de polietileno de 75 milímetros entre el Puente de la Cerrada y Solana de Torralba, de 4.330 metros. A lo largo de esta conducción se dispondrán 7 ventosas y 7 desagües, así como dos válvulas de seccionamiento de la red. Los pontones de la carretera se cruzarán mediante la sujeción de la tubería a los muros de mampostería, a través de un sistema de anclaje y protección con chapa de acero galvanizado, mientras que la carretera A-315 se cruzará por debajo mediante la hinca de 25 metros de una tubería de acero.

Al mismo tiempo, se desarrollarán pasos sobre el canal de riego en el tramo entre San Miguel y el Puente de la Cerrada y, finalmente, se conectarán esas conducciones al depósito de agua de San Miguel.

El presidente de la CHG ha destacado la importancia de esta actuación, ya que resulta “incomprensible” que exista una aldea dependiente de un municipio de la importancia de Úbeda que tenga problemas de abastecimiento “impropios del siglo XXI”.

Comentarios