LOCKEN soluciona el problema de los accesos en el sector del agua

284
1
  • Mediante su solución de control de acceso sin cableado, LOCKEN ya ha equipado 14 grandes concesiones administrativas de aguas en Francia.
  • Los clientes de LOCKEN quieren mejorar la seguridad de sus instalaciones remotas con un sistema de control flexible y sencillo sin impacto sobre su operación diaria.

Sobre la Entidad

Locken
Compañía de referencia en el sector del control de accesos electrónico en España y Europa. Su solución digital original basada en una llave inteligente la convierte en una figura única en su sector.

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 7
284

Temas

Nuevos riesgos como el terrorismo o la proliferación de armas amenazan la seguridad de las infraestructuras críticas. Ello se suma a los riesgos cotidianos que ya poseen las instalaciones de agua, como intrusión o accidente laboral, y que pueden conllevar grandes daños. Por eso, desde 2011 en España, la Ley 8/2011 regula la protección de infraestructuras críticas, como son las existentes en el sector del agua, alimentación o energía. Esta ley estimula a las entidades gestoras de infraestructuras críticas a establecer planes para promover la seguridad contra la intrusión y en favor de la seguridad laboral.

Así, gracias al Plan Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas, al Acuerdo sobre la Protección de Infraestructuras Críticas y a la citada Ley, los diferentes agentes han tomado consciencia de las responsabilidades y obligaciones para protegerse. Garantizar la seguridad de y asegurar una mejor productividad forman parte de los objetivos de las empresas.

Infraestructuras del sector del agua y gestión de los accesos

Consideradas como sitios sensibles y deshabitados, y a menudo en zonas dispersas por todo el país, las infraestructuras del sector del agua están expuestas a riesgos como el  vandalismo y el terrorismo. También la diversidad y la rotación de trabajadores que intervienen en este tipo de infraestructuras contribuyen a aumentar los riesgos. Por eso, poner en marcha medidas de seguridad física adaptadas, como el control y la gestión de los accesos, es esencial para ofrecer agua de calidad y cumplir las necesidades de los consumidores. No obstante, requiere una inversión financiera y de tiempo importante por el elevado número de instalaciones que debe ser protegido.

Este proceso de asegurar el control y la seguridad de los accesos se puede hacer de diferentes maneras.

En primer lugar, existen los sistemas mecánicos, apoyados en la llave tradicional, que aunque ofrecen un nivel de seguridad igual al de un sistema electrónico en lo que se refiere a ataques por violencia, son débiles en caso de ataques por manipulación, especialmente con la habitual copia fraudulenta de llaves de usuario. En este caso, una llave electrónica está más adaptada, pues no se puede reproducir y es imposible abrir un cilindro o un candado con instrumentos de habilidad tradicionales. La diferencia básica entre los sistemas de cierre mecánicos y electrónicos reside en la flexibilidad y trazabilidad proporcionadas por la solución electrónica frente a la mecánica. En el caso de sistemas mecánicos, todo el mundo puede acceder dentro de un sitio sin que haya ningún control y en caso de robo o de pérdida de llave, el usuario no tiene más elección que cambiar la cerradura. De este modo, las soluciones mecánicas no se adaptan adecuadamente a un entorno como es el del sector del agua.

Otras soluciones son las basadas en sistemas mecatrónicos, que consisten en la utilización de una llave compuesta por una parte mecánica y otra electrónica. Aunque este tipo de fórmulas rebajan el nivel de inversión económica, la pérdida de flexibilidad en los puntos de acceso mecánicos es importante, adoleciendo de las mismas desventajas que sus parientes mecánicos.

Asimismo, como procedimiento de acceso a emplazamientos del sector del agua, los sistemas electrónicos pueden ser considerados en tiempo real o autónomo, los cuales proponen una solución totalmente digital.

Los sistemas en tiempo real permiten conocer cada evento de acceso en el momento en el cual se produce, pero siempre requieren de cableado de alimentación y datos, lo que dificulta la instalación y aumenta el coste de suministro, instalación y mantenimiento. Así, en el caso de una infraestructura del ciclo del agua remota y con muchos puntos de acceso, podría ser mejor considerar un sistema menos costoso y con una instalación más sencilla.

Sistemas electrónicos

En cuanto a los sistemas electrónicos autónomos, en la mayoría de casos toman la forma de sus equivalentes mecánicos (cerraduras, cilindros y llaves) utilizando dispositivos electrónicos intermedios para el tránsito de información entre servidor y dispositivo autónomo. Dentro de este grupo, las más conocidas son las cerraduras de habitación de hotel. Como este tipo de cerraduras no han sido pensadas para funcionar en condiciones climáticas extremas, este sistema no está recomendado para las instalaciones sensibles del sector del agua.

LOCKEN ha equipado importantes emplazamientos de distribución de agua, entre los cuales figuran 14 grandes concesiones administrativas de aguas en Francia

En un plano más general, entre los sistemas electrónicos autónomos distinguimos los denominados key centric y lock centric.

En el sistema key centric, la llave es la protagonista: se encarga de suministrar la energía para su funcionamiento y el de la cerradura que abre, de cargar en su electrónica las reglas y horarios de acceso y de tomar la decisión de acceso y memorizar los eventos.

En el sistema lock centric, el cilindro electrónico es el líder de la solución. Éste aporta la energía para la comunicación con el medio de identificación. La pérdida de una llave o la modificación de los derechos de acceso obligan a la visita técnica a cada uno de los cilindros. Este último sistema no está perfectamente adaptado al sector del agua debido a los problemas de batería y a la necesidad de modificar la información en todos los cilindros, lo que no es práctico en caso de múltiples puntos de acceso. En cambio, los sistemas key centric convienen a este sector, ofreciendo una seguridad óptima y accesos realizados gracias a que la alimentación eléctrica, la carga de derechos de acceso y la memoria de eventos que residen en la llave electrónica de cada usuario.

Aunque estos dos sistemas tengan filosofías distintas, presentan una característica común: no pueden ser maniobrados ni monitoreados a distancia y en tiempo real.

¿Cómo elegir el mejor sistema de control de accesos?

Elegir un sistema de control de accesos empieza por la identificación de las necesidades en términos del número de puntos de acceso a asegurar y de la duración de validez del acceso.

Por ejemplo, muchas grandes infraestructuras con emplazamientos múltiples abandonan la solución mecánica para adoptar la solución electrónica, más adaptada para sus necesidades. Es decir, no sólo para asegurar el sitio sino también lo controlan.

Con el fin de mejorar la seguridad de las grandes infraestructuras del sector del ciclo del agua, tanto de emplazamientos múltiples como de edificio único, LOCKEN ofrece, desde 2003, una solución de control de accesos sin cableado (key centric) compuesta de una llave inteligente, cilindros electrónicos pasivos y distribuidores de derechos de acceso.

La llave electrónica inteligente, el corazón de la solución, está dotada de una fuente de energía y de los derechos de acceso de cada usuario. La trazabilidad es posible, y eso permite gestionar el acceso de los empleados, contratistas o subcontratistas. La llave es irreproducible por medios convencionales, lo que asegura que la entrada sea imposible sin la posesión de una llave autorizada. Además, cada llave electrónica puede ser desactivada desde el sistema informático en caso de robo o pérdida.

Los cilindros electrónicos, pasivos, se abren gracias a una transmisión de energía efectuada por la llave y la validación de los derechos de acceso. El cilindro electrónico LOCKEN es inviolable por herramientas tradicionales de manipulación, ya que no tiene permutación mecánica.

En cuanto a los distribuidores de derechos de acceso, como son los móviles, los ordenadores o los terminales interactivos, permiten la actualización a distancia de los derechos de acceso, con la posibilidad de elegir franjas horarios muy flexibles.

Mediante su solución de control de acceso sin cableado, LOCKEN ha equipado importantes emplazamientos de distribución de agua, entre los cuales figuran 14 grandes concesiones administrativas de aguas en Francia. De este modo, LOCKEN ha adquirido una experiencia que le permite responder eficazmente a las expectativas del segmento del ciclo del agua, proporcionando un nivel de seguridad adaptado y en equilibrio con las exigencias de productividad y rendimiento.

Las infraestructuras que adoptan la solución LOCKEN buscan una medida que sustituya al ya obsoleto sistema de llaves mecánicas, simple y en el que no sea necesario desplazarse a las puertas para programaciones o lecturas. Estas instalaciones sensibles quieren intensificar la seguridad de todos los accesos, así como modernizar las infraestructuras a través de un sistema de control de acceso totalmente digital. Las organizaciones desean mejorar no sólo la seguridad sino también el rendimiento, lo que es posible gracias a la extracción de los datos de acceso, permitiendo conocer el tiempo empleado por alguien para realizar un trabajo encargado. Los beneficios alcanzados en las instalaciones equipadas con LOCKEN son múltiples: eliminación de llaves descontroladas, implementación de sistemas de trazabilidad e identificación de usuarios.

En resumen, los clientes de LOCKEN son empresas que quieren mejorar la seguridad de sus instalaciones remotas, utilizando un sistema de control flexible y sencillo, sin impacto sobre su operación diaria.

Comentarios