España, comprometida con un acceso al agua universal, sostenible y equitativo

19
0
  • España, comprometida acceso al agua universal, sostenible y equitativo
  • El secretario de Estado de Medio Ambiente afirma que el acceso al agua y el derecho al saneamiento es uno de los mayores desafíos del desarrollo humano
  • Pablo Saavedra subraya la íntima relación entre agua y energía y la importancia de mejorar la eficiencia en su gestión

Sobre la Entidad

MAPAMA
El Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España es el departamento competente en el ámbito de la Administración General del Estado para la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de agua.
19

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Pablo Saavedra, ha destacado el compromiso de España “por un acceso al agua universal, sostenible y equitativo”, un objetivo fundamental en su política de cooperación. Así lo ha afirmado durante su intervención en Santander en el Foro Global de Ingeniería y Obra Pública, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Saavedra, quien ha analizado el vínculo entre agua y medio ambiente y su necesaria relación con otras políticas sectoriales como la energía, ha subrayado que “mantener los recursos en buenas condiciones requiere la integración de las políticas de conservación de nuestro entorno con las políticas sectoriales necesarias para el desarrollo económico”.

Según estima Naciones Unidas, la escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial, una cifra alarmante que probablemente crecerá con el aumento de las temperaturas globales como consecuencia del cambio climático

España ocupa el cuarto lugar por su producción hidroeléctrica en la UE-28

“El acceso al agua y el derecho al saneamiento son uno de los mayores desafíos del desarrollo humano, de acuerdo con Naciones Unidas. Y la comunidad internacional cada vez es más consciente de la necesidad de una adecuada gestión del agua para lograr un desarrollo sostenible”, ha destacado Saavedra.

Papel pionero de España

Ha recordado que España ha jugado un papel pionero en el reconocimiento, por parte de Naciones Unidas, del acceso al agua potable y al saneamiento como un derecho humano esencial. En este sentido, ha valorado su apuesta decidida “por una gestión integrada del recurso, que contribuya a  la transición hacia un modelo de crecimiento sostenible y bajo en carbono”.

Ha explicado que actualmente muchos países necesitan políticas públicas más robustas, instituciones adecuadas, recursos humanos cualificados y recursos financieros suficientes para regular un uso equitativo y sostenible del agua.  “Resulta necesario, por tanto, que desde la comunidad internacional demos respuestas para mejorar las capacidades de gobierno y de gestión de los recursos hídricos en cada país”, ha resaltado.

España comparte su experiencia y buen gobierno del agua, tanto en el plano bilateral como en el marco de la cooperación regional, según Saavedra, quien ha citado como ejemplo de ello su trabajo en la Conferencia de Directores Iberoamericanos del Agua (CODIA), una de las principales plataformas de intercambio de experiencias en materia de agua en Latinoamérica; así como la colaboración desarrollada bajo el Diálogo 5+5, a través de la “Estrategia del Agua para el Mediterráneo Occidental”, que funciona como una plataforma de fortalecimiento de la gobernanza sostenible en la ribera mediterránea.

Pablo Saavedra ha destacado el compromiso de España “por un acceso al agua universal, sostenible y equitativo”, un objetivo fundamental en su política de cooperación

Además, nuestro país contribuye a los esfuerzos de la comunidad internacional por avanzar en la Agenda 2030 a través del Fondo del Agua y Saneamiento en América Latina, ha precisado el secretario de Estado.

Importancia de la planificación hidrológica

Ha resaltado, asimismo, que una de las claves de la contribución internacional de nuestro país es la planificación por cuencas, ya que en España “entendemos que la planificación hidrológica es la herramienta que hace posible una gestión eficaz, eficiente y medioambientalmente responsable del agua”.

Por esta razón, según ha indicado Saavedra, “exportamos un modelo de gobernanza del agua solvente basado en la planificación hidrológica a nivel de cuenca, en la gestión integrada de los recursos, en la participación pública, en la seguridad jurídica y en las infraestructuras hidráulicas, así como en la capacidad de nuestras empresas, sobre todo, a nivel tecnológico”.

Ha subrayado que España, de acuerdo con las obligaciones asumidas en el marco de la Unión Europea, ha aprobado los planes hidrológicos del segundo ciclo,  reforzando “el carácter solidario, participativo y consensuado que ha definido tradicionalmente la gestión y reparto del agua en nuestro país".

“El acceso al agua y el derecho al saneamiento son uno de los mayores desafíos del desarrollo humano, de acuerdo con Naciones Unidas"

Gestión eficiente de energía y agua

Además, Saavedra ha señalado que en un contexto como el nuestro “no podemos olvidar que agua y energía están íntimamente conectadas, y que la planificación hidrológica debe atender especialmente este binomio”.

Ha explicado que España ocupa el cuarto lugar por su producción hidroeléctrica en la UE-28, una de las capacidades más altas de Europa y del mundo, y ha incidido en la importancia de esta posición, ya que la energía hidroeléctrica “aumenta la seguridad de suministro, reduce las emisiones de CO2 y la dependencia exterior,  contribuye a la sostenibilidad  y es competitiva”. Además, todas las fuentes de energía utilizan agua en todas las fases de su proceso productivo  y cada vez se necesita  más energía para producir, depurar y transportar el agua, ha precisado.  

“Es primordial integrar la gestión de estos dos recursos porque permite mejorar el ahorro y la eficiencia tanto en el uso del agua, como en el consumo de energía. Y esta necesidad es más acuciante en los países mediterráneos, donde la disposición del recurso es menor y la competencia por los usos del agua, mayor”, ha concluido Saavedra.

Comentarios