Caterina de Albuquerque insta a Tailandia a eliminar las disparidades en el acceso al agua y saneamiento

128
0
  • Caterina de Albuquerque, relatora especial de la ONU sobre derecho al agua y al saneamiento

(UNW-DPACTailandia debe redoblar sus esfuerzos para garantizar que todos sus ciudadanos tengan acceso a agua y saneamiento. Esta afirmación fue pronunciada por Caterina de Albuquerque, relatora especial de Naciones Unidas sobre derecho al agua y al saneamiento básico, teniendo en cuenta que en la actualidad existe un marcado contraste entre las poblaciones que son capaces de disfrutar de esta necesidad básica, y aquellos que no lo hacen.

"El contraste entre las personas que tienen acceso al agua y el saneamiento en las zonas modernas de las ciudades y los que sufren de la falta de acceso a estos servicios básicos y se han quedado atrás, incluyendo los asentamientos desordenados y las comunidades tribales de las montañas, fue sorprendente" , afirmó Catarina de Albuquerque, después de su visita al país.

"Si bien la gran mayoría de los tailandeses han experimentado un rápido desarrollo, millones de personas, incluídos los ciudadanos apátridas y los trabajadores inmigrantes indocumentados, no disfrutan de esos beneficios", dijo.

La Sra. de Albuquerque reconoce que el Gobierno ha realizado progresos notables en las últimas décadas en materia de acceso al agua potable y al saneamiento, pero hizo hincapié en que muchos grupos permanecen marginados.

"La gente que vive en las sombras de la sociedad tailandesa no sólo sufre la falta de acceso al agua y saneamiento, sino también el estigma y la negación de la dignidad y privacidad", dijo. "Visité un campamento de trabajadores inmigrantes de la construcción", sólo tenía 10 aseos no segregados por sexo y un baño al aire libre. Los baños fueron compartidos por cerca de 300 trabajadores, entre ellos 70 mujeres, y por 40 niños que viven en el campo".

La relatora especial también señaló que existen grandes disparidades en el acceso al agua potable y en el control periódico de la calidad del agua. Según estimaciones del Ministerio de Salud Pública, la tasa actual de acceso al agua potable en las zonas rurales y urbanas alcanza aproximadamente entre el 25 y el 40 por ciento, respectivamente. Además, sólo el 21 por ciento de las aguas residuales producidas diariamente por la comunidad son tratadas, lo que aumenta notablemtente el riesgo de enfermedades.

"Los ríos y otras fuentes de agua están siendo cada vez más contaminadas por vertidos de aguas residuales urbanas no tratadas", dijo la Sra. de Albuquerque. "Me sorprendió la pobre gestión, eliminación y tratamiento de los vertidos de aguas residuales, lo que puede conllevar a  ser una de las causas principales del aumento de la tasa de morbilidad por diarrea en Tailandia a pesar de la elevada cobertura de saneamiento básico que se ha logrado."

La contaminación del agua no sólo está siendo exacerbada porque se realicen vertidos urbanos sin previo tratamiento, sino también causado por los grandes proyectos industriales, mineros y agrícolas, que están teniendo un fuerte impacto en el medio ambiente y en los recursos hídricos de Tailandia.

La Sra. de Albuquerque instó al Gobierno a establecer un regulador independiente de agua y saneamiento con capacidad para  tomar medidas rápidas que garanticen plenamente los derechos humanos al agua y el saneamiento para todos.

"Estoy profundamente preocupada de que ninguna entidad del Estado sea la encargada de  supervisar y garantizar la calidad del agua en el país. Por ello, hago un llamamiento al Gobierno de Tailandia para establecer mecanismos de rendición de cuentas y así asegurar el pleno cumplimiento de los derechos humanos sobre agua potable y saneamiento por parte de todos, incluido el sector privado. La adecuada regulación en los sectores de agua y saneamiento es fundamental ", dijo.

Los expertos independientes, o relatores especiales, son nombrados por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para examinar e informar sobre la situación de un país o un tema respecto a los derechos humanos. Las posiciones son honoríficas puesto que los expertos no son empleados de la ONU, ni se les paga por su trabajo. La Sra. de Albuquerque presentará su informe al Consejo en su próxima reunión, que incluirá las conclusiones y recomendaciones finales al Gobierno de Tailandia.

Comentarios