El nuevo plan hidrológico del Ebro apuesta por la retirada del áridos para minimizar los efectos de las riadas

118
0
118
  • Votaciones en el Consejo del Agua del Ebro
  • El presidente de la CHE ha abogado por "buscar el equilibrio entre el medio ambiente, la seguridad y la sección del cauce necesario" y "llevará un tiempo hasta que consigamos encontrar el estado óptimo de situación del cauce, aunque siempre que haya avenidas extraordinarias evitar daños será difícil o imposible".

(EuropaPress) El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Xavier de Pedro, ha explicado que el nuevo plan hidrológico de esta demarcación apuesta por la retirada de áridos del cauce para minimizar los efectos de las riadas.

Esta es una de las novedades del documento, aprobado este jueves en el Consejo del Agua con 74 votos a favor, 9 en contra y 5 abstenciones y que este viernes deberá recibir el visto bueno del Comité de Autoridades Competentes de la cuenca, para después ser enviado al Ministerio de Agricultura, con la previsión de que a finales de año esté aprobado definitivamente.

De Pedro ha señalado en rueda de prensa que tras las avenidas sufridas en el río Ebro este año, especialmente en el eje medio, por la "intensidad y perdurabilidad del caudal", que "ha puesto de manifiesto esta necesidad" y se ha incluido en el plan tras las alegaciones planteadas al respecto.

Según ha precisado, ha sido algo "muy reivindicado por todos los miembros del Consejo en general" y desde la CHE "tenemos un plan de trabajo en coordinación con las Comunidades autónomas".

Concretamente, han mantenido conversaciones con La Rioja, Navarra y Aragón, por donde transcurre el eje medio del Ebro, y a partir de un estudio técnico se ha elaborado un plano de esa zona "con todos los sumideros donde entendemos que se pueden retirar gravas para facilitar una mejora en la sección del cauce" e "intentar reducir esa sobre elevación del mismo que se ha detectado".

Ha añadido que ese plano se hará público la semana que viene en la página web de la CHE o quizá este viernes, tras la reunión Comité de Autoridades Competentes, donde se analizará esta cuestión.

Equilibrio

El presidente de la CHE ha abogado por "buscar el equilibrio entre el medio ambiente, la seguridad y la sección del cauce necesario" y "llevará un tiempo hasta que consigamos encontrar el estado óptimo de situación del cauce, aunque siempre que haya avenidas extraordinarias evitar daños será difícil o imposible".

Asimismo, ha sostenido que "llevamos una época con una protección medioambiental excesiva, que ha impedido actuar sobre los cauces del Ebro mediante retirada de gravas", y ahora hay un "cambio de tendencia", si bien "no se puede cambiar de un día para otro", sino que se trata de ir "haciéndolo poco a poco" para "mejorar la situación".

El presidente de la CHE ha recordado que este organismo ya está realizando limpiezas en el Ebro en Boquiñeni, Novillas y Pina, dentro de las obras de emergencia y para proteger esto núcleos de población tras las riadas de este año. Además, se va a actuar en Pradilla y en Castejón (Navarra).

Comentarios