Connecting Waterpeople
CETA2020
Consulta el avance del programa y compra ya tu entrada con descuento.

La brecha de acceso al agua en los EE.UU: más de 2 millones aún sin agua corriente y saneamiento

56
  • brecha acceso al agua EE.UU: más 2 millones aún agua corriente y saneamiento

Un nuevo informe elaborado por las ONG estadounidenses DigDeep y US Water Alliance propone una plan de acción a nivel nacional para cerrar la brecha de acceso al agua en EE. UU. (Closing the Water Access Gap in the United States: A National Action Plan). Según el informe, algunas de las comunidades más vulnerables siguen sin agua corriente fiable y saneamiento seguro.

El informe realiza un análisis exhaustivo del acceso al agua y el saneamiento en todo el país; aunque la mayoría de los estadounidenses lo dan por sentado, en algunas comunidades no se construyeron infraestructuras de abastecimiento y saneamiento adecuadas cuando se hicieron inversiones en dichos sistemas en el pasado, en parte debido a prácticas discriminatorias. Aunque ya no estén vigentes, sus efectos se siguen sintiendo hoy en día: los afectados son personas de bajos ingresos en zonas rurales, afroamericanos, comunidades indígenas e inmigrantes, cuya salud y bienestar se ven amenazados por una crisis de acceso al agua y saneamiento que pone de manifiesto el informe. La disminución de la financiación federal en las últimas décadas redujo los fondos disponibles para construir y mantener sistemas de abastecimiento y saneamiento, algo que actualmente queda a cargo de las administraciones estatales y locales; sin embargo, en las comunidades vulnerables no siempre es posible conseguir las inversiones necesarias.

En los EE. UU. no hay una única entidad que recopile datos sobre el alcance de este problema, por lo que es difícil entender su magnitud y desarrollar soluciones. El informe analiza datos de la encuesta 'American Community Survey', de la oficina del censo de EE. UU., que tiene sus limitaciones (por ejemplo, no incluye si las viviendas disponen de servicios de saneamiento) para explorar el alcance del problema mediante un análisis cuantitativo de los datos. Además, continúa la investigación con un análisis detallado del problema en seis regiones, mediante un estudio cualitativo sobre el terreno: el Valle Central de California, La Nación Navajo, las colonias de Tejas, condados rurales del sur, la región de Appalachia, y Puerto Rico.

Finalmente, se proponen cuatro principios y prioridades de acción para lograr el objetivo de acceso universal al agua:

  1. Reimaginar la solución. El primer paso es reconocer que existe una crisis de acceso al agua. Las medidas provisionales son esenciales mientras se desarrollan soluciones permanentes. En algunos casos pueden resultar adecuadas las infraestructuras centralizadas, mientras que en poblaciones pequeñas y aisladas pueden ser inviables, por lo que han de desarrollarse alternativas a las infraestructuras tradicionales.
  2. Emplear los recursos de forma estratégica. Aunque en teoría los sistemas de abastecimiento y saneamiento han de ser autosuficientes desde el punto de vista económico, esto sigue fuera del alcance de muchos sistemas y propietarios de viviendas que precisan apoyo adicional, en forma de financiación pública, así como opciones de financiación para infraestructura a nivel de vivienda. Los fondos para proyectos WASH (agua, saneamiento e higiene), bien privados o de organizaciones filantrópicas, pueden funcionar como un importante suplemento para los fondos públicos.
  3. Empoderar a la comunidad. Disponer de datos fiables puede aportar visibilidad a las comunidades, y hacer más fácil la identificación de comunidades en riesgo. El liderazgo comunitario es clave, y la participación eficaz es un paso importante para construir sistemas para todos. También sería importante establecer vínculos entre las diferentes comunidades que se enfrentan a desafíos similares, para mejorar su visibilidad.
  4. Promover la colaboración creativa. El acceso al agua forma parte de un contexto en el que las comunidades tienen otros problemas socioeconómicos y ambientales, como falta de vivienda adecuada, de hospitales, colegios, etc. La colaboración puede lograr soluciones para múltiples cuestiones a la vez. En los casos en los que pueda ser positivo, debe promoverse la consolidación de sistemas. Además, las comunidades que no tienen servicios de agua o saneamiento son candidatas a nuevas soluciones tecnológicas ya que no disponen de sistemas antiguos que necesiten reconversión.

Puedes leer la noticia original en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda

16/01/2020 · Gestión del Agua · 36

Así fue la presentación de iAgua Magazine 25: La gestión del agua en Europa

15/01/2020 · Eventos · 64

Mesa redonda sobre los retos de la gestión del agua en Europa

07/01/2020 · Abastecimiento · 212

Brave Blue World | Official Trailer [HD] | YouTube