Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Suscríbete al newsletter de Smart Water Magazine, la nueva referencia informativa global para el sector del agua.

Luis A. Sañudo: "Necesitamos un marco normativo que permita introducir los SUDS en las empresas"

3
291
  • Luis . Sañudo: "Necesitamos marco normativo que permita introducir SUDS empresas"

El rápido crecimiento de los núcleos urbanos y su urbanización del terreno ha causado la aparición de superficies donde el agua no drena correctamente. Los Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible (SUDS) centran su estrategia en desarrollar soluciones que nos permitan el máximo aprovechamiento del agua.

En nuestro ciclo de entrevistas #SUDSiAgua hablamos con expertos sobre los retos y dificultades de este tipo de soluciones, como Luis Ángel Sañudo, Profesor del Área de Ingeniería de la Construcción de la Universidad de Oviedo, e investigador en el Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (INDUROT) de la Universidad de Oviedo y el Centre for Agroecology, Water and Resilience (CAWR) de la Universidad de Coventry, Reino Unido, que nos detalla los beneficios aportados por este tipo de técnicas y cómo mejoran la adaptabilidad de las ciudades.

Pregunta: En primer lugar, ¿cómo definiría los Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible?

Respuesta: Hay definiciones muy variadas sobre los SUDS, muchas de ellas incompletas o confusas en cuanto a su alcance, las cuales se han ido adaptando al propio desarrollo de estas técnicas a lo largo de los años. De la misma manera se han ido exponiendo diferentes conceptos bajo diversos puntos de vista científico-técnicos debido a la formación y experiencia previas de quienes los proponían. Por lo tanto, siempre que me piden definir los SUDS recurro a las “pequeñas biblias” de la temática, como el Manual de SUDS del CIRIA británico, donde no cabe lugar para la confusión. El CIRIA define a los SUDS como “Sistemas de Drenaje Sostenible que se diseñan con el objetivo de maximizar las oportunidades y beneficios de la gestión del agua superficial. Puede parecer muy generalista, pero es realmente certera porque ahonda en el elemento diferenciador de los SUDS: el valor añadido que aportan. Dentro de los beneficios o del valor añadido que aportan, se menciona: el control de la cantidad de escorrentía superficial con el objetivo de mantener y proteger el ciclo natural del agua, así como reducir los riesgos de inundación; la gestión de la calidad del agua de escorrentía para evitar contaminación; la biodiversidad, con el objetivo de crear y/o mantener áreas naturales; y finalmente, y usualmente el más olvidado de todos, la amenidad o el confort, creando mejores lugares para la ciudadanía en los cuales tener mejores condiciones de vida.

Bajo esta filosofía de diseño, los SUDS pueden tomar múltiples formas a través de diversas técnicas empleadas en función del beneficio/valor añadido perseguido por el esquema urbano de desarrollo propuesto. Así, podemos distinguir ente pavimentos permeables, cunetas verdes, drenes filtrantes, cubiertas verdes/azules, estanques de retención, estanques de detención, humedales, zanjas filtrantes, pozos de infiltración, áreas de bioretención, jardines de lluvia, alcorques sostenibles, etc.

P.- ¿En qué casos es recomendable su utilización?

R.- Desde un punto de vista técnico, en cualquier caso en que sea necesaria una actuación de control de la escorrentía superficial urbana con sus componentes de contaminación y cantidad bien definidos, sin perder de vista el paisajismo y los servicios de ecosistema. Como en cualquier otra medida de drenaje convencional, se requiere que los técnicos que las proponen y las empresas y administraciones que los construyen y mantienen, tengan la adecuada formación. Existen ejemplos de malas prácticas y de malas aplicaciones que contribuyeron en el pasado a dar un mal nombre a los SUDS. No todos los SUDS valen para todas las situaciones, como no todas las técnicas convencionales de drenaje son válidas para todos los escenarios.

Por tanto, los SUDS pueden utilizarse tanto en las etapas de desarrollo de nuevas áreas urbanas como en la rehabilitación hidrológica y/o paisajística de zonas urbanas consolidadas. Insistir de nuevo en la importancia de la formación y el entendimiento de las diferentes técnicas anteriormente mencionadas para poder implementarlas con la necesaria rigurosidad técnica. Lo más importante es tener claros los objetivos y beneficios que se persiguen, así como las limitaciones propias de cada proyecto. De esa manera estaremos aportando valor añadido de una forma más certera y eficiente.

P.- ¿Cómo contribuyen los SUDS a mejorar el funcionamiento de los sistemas de depuración?

R.- Contribuyen desde diversos ángulos, si bien el más destacable en un entorno de gestión sostenible de la energía en las ciudades, pudiera ser la reducción del agua pluvial que se bombea a las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR), porque ya ha sido previamente tratada por uno o varios SUDS diseñados en cadena (el concepto del tren de tratamiento).

No podemos olvidarnos de los beneficios aportados por estas técnicas y que están directamente relacionados con los sistemas de depuración: gestión de la cantidad y la calidad de la escorrentía superficial urbana, fundamentalmente. Los SUDS son capaces de gestionar en origen dicha escorrentía, reduciendo los riesgos de inundaciones, así como las descargas de los sistemas unitarios tan comunes en escenarios de inundación por escorrentía superficial. También tratan los contaminantes presentes en ella no permitiendo la proliferación de fenómenos de contaminación difusa. Todo esto hace que los SUDS sean elementos que aumentan la resiliencia de las ciudades a los efectos del cambio climático, ayudando a mejorar su adaptabilidad.

P.- ¿Cuáles son los principales retos que se presentan a la hora de instalar SUDS?

R.- Yo haría especial hincapié en dos factores. Por un lado, las barreras existentes por la falta de legislación clara sobre la temática. En segundo lugar, y como punto más importante en mi opinión, y que pudiera englobar al primero, me centraría en lo que se ha venido denominando como desconocimiento de estas técnicas en España. Los SUDS no son nuevas técnicas recién inventadas o desarrolladas. Los SUDS vienen aplicándose de manera satisfactoria y tremendamente exitosa por todo el mundo desde hace más de 20 años. España, como país líder en innovación en la ingeniería, no puede seguir dándole la espalda a estas técnicas mientras se desarrollan de forma extensiva con éxito en otros países. Creo que desde las Universidades tenemos la responsabilidad de formar a las presentes y futuras generaciones de técnicos en la gestión sostenible del agua de lluvia en nuestras ciudades. No podemos quedarnos en desarrollar investigaciones, solamente. La docencia rigurosa es la clave del futuro desarrollo exitoso de los SUDS en España. Si seguimos enseñando a gestionar el agua de lluvia de la misma forma que lo hemos hecho durante décadas, sin introducir estas técnicas y las nuevas filosofías provenientes del cambio de paradigma en la gestión del agua urbana que ya está en marcha, seguiremos sin estar convenientemente formados. Esto conllevará que sigamos con un retraso en su aplicación y desarrollo con respecto a nuestros vecinos europeos.

También me gustaría terminar con el “mito” de que en España tenemos un clima diferente al de otros lugares del mundo y que esto provocaba una barrera inicial. Durante décadas se han desarrollado suficientes casos demostrativos por todo el mundo en climas asimilables a los existentes en España. De la misma forma, se han llevado a cabo suficientes investigaciones científico-técnicas rigurosas y de gran calado en España que demuestran el buen comportamiento de estas técnicas bajo climas tan diferentes como el Atlántico o el Mediterráneo.

P.- ¿Qué países considera que lideran su implementación?

R.- Sin ninguna duda mencionaría a Australia, Reino Unido y Estados Unidos al frente de los países que han acumulado una mayor experiencia en la temática. En el mundo hispano, además de España, tenemos algún ejemplo como el de Colombia, la cual está desarrollando capacidad técnica y legislativa partiendo de la formación, como mencionaba con anterioridad en una de las claves para la implementación exitosa de SUDS.

P.- ¿Cuál es la panorámica actual de los Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible en España?

R.- La panorámica de los SUDS en España comienza a ser muy positiva y creo que estamos ante un punto de eclosión de estas técnicas. Comienzan a surgir experiencias exitosas por toda la geografía y ya existe un interés por parte de las Administraciones Territoriales en comenzar a desarrollar guías y manuales, así como a incorporar los SUDS como elementos clave dentro del tratamiento de las aguas pluviales en varios Reales Decretos.

P.- ¿Qué ejemplos de éxito mencionaría en la puesta en marcha de SUDS en áreas urbanas?

R.- En España mencionaría que se han desarrollado multitud de proyectos piloto desde las primeras experiencias en Barcelona, Donosti, Santander, Gijón o Valencia. No podemos olvidarnos que España tiene algunos de los estudios de monitorización del comportamiento de los SUDS a largo plazo más relevantes del mundo. Un ejemplo científicamente contrastado es el de los aparcamientos experimentales de las ciudades de Santander y Gijón, entre otros. De hecho, se está desarrollando una guía de diseño de firmes permeables para la ciudad de Gijón basada en toda esa experiencia acumulada durante años, la cual esperamos publicar este año 2019 desde la Universidad de Oviedo.

Hay otros ejemplos de gran calado por sus dimensiones, como los de las ciudades de Madrid y Barcelona, donde se ha acumulado una gran experiencia en el diseño, construcción y mantenimiento de SUDS. Cabe destacar la recientemente publicada guía de SUDS de Madrid. Existen, además, grandes proyectos demostrativos como los llevados a cabo en Benaguasil y Xativa, ambos en la Comunidad Valenciana, los cuales merecen especial mención por su impacto en el desarrollo de los SUDS en el área mediterránea del país.

P.- ¿Qué medidas deberían tomar las administraciones para generalizar el uso de SUDS en las ciudades?

R.- Creo que las medidas más importantes tienen que emanar de las Administraciones Públicas a todos los niveles del Territorio, como ocurre en los países que lideran la implementación de SUDS, previamente mencionados. No obstante, tiene que hacerse de manera coordinada, o corremos el riesgo de generar multitud de normativas diferentes que hagan más compleja la aplicación de los SUDS a nivel estatal. Es clave que se desarrollen guías de buenas prácticas integrales sobre la filosofía de diseño, así como específicas de cada una de ellas en cuanto a su construcción y mantenimiento. De la misma manera, necesitamos un marco normativo que nos permita introducir los SUDS de manera sencilla y accesible para las empresas, así como incentivos a los propietarios de casas y comunidades de vecinos para poder conseguir ahorros en sus facturas del agua, como ya ocurre en otros países como el Reino Unido.

La redacción recomienda

13/02/2019 · Cambio Climático · 226 0

Harrison Ford criticó a los líderes que ante el cambio climático “niegan la ciencia”

13/02/2019 · Saneamiento · 269 1

Bill and Melinda Gates’s 2019 Annual Letter

11/02/2019 · Digitalización · 126 2

State of California Tackles Drought with IoT & Blockchain