La Xunta de Galicia elabora un Plan de Gestión de Situaciones de Sequía

80
0
80

(Xunta.es)  La Xunta de Galicia presentó hoy el Plan de Sequía para la Demarcación Hidrográfica de Galicia-Costa, en el que se recogen cuatro niveles de alerta con medidas específicas y protocolos de actuación. El conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras en funciones, Agustín Hernández, presentó en rueda de prensa el contenido de este plan, que asegura el abastecimiento del 75% de la población gallega.

El conselleiro de Medio Ambiente destacó que el plan supone un gran avance en el seguimiento y evaluación de períodos de escasas o nulas precipitaciones que permitan la Administración la toma de decisiones y adopción de medidas que minimicen los efectos adversos de estos períodos de sequía. Destacó que el plan estará en información pública a partir de hoy y durante un período de 45 días, y será aprobado en el año 2013 tras evaluar e incorporar las aportaciones que se reciban durante el período de consulta.

La importancia de este plan radica en que abarca a todo el territorio de la Demarcación Hidrográfica de Galicia Costa que constituye un 44,05% del territorio gallego, es decir 13.072 km2, y en la que se asienta una población de más de dos millones de personas, un 75% de los ciudadanos gallegos.

Caudales sensibles

Recordó que se trata de una medida incluida en el Plan Hidrológico Galicia– Costa, que entró en vigor el pasado 5 de octubre tras su aprobación por el Consejo de Ministros, y añadió que este instrumento permitirá afrontar mejor las incertidumbres que provoca el cambio climático.

A modo de ejemplo, recordó que de los últimos 50 años, los cuatro más secos en Galicia se registraron en el siglo XXI. “El último año fue buen ejemplo de la posibilidad de que se presenten estas situaciones. Fue necesario activar el Plan de Protección Civil ante situaciones de sequía en Galicia, que será sustituido por este nuevo Plan de Sequía”, recordó.

En Galicia, además, no existen grandes acuíferos que actúen como reservas naturales de agua, por lo que el caudal en los ríos y el flujo de aguas superficiales son muy sensibles a las variaciones de lluvia e incluso los niveles de los pozos disminuyen considerablemente en episodios de sequía.

Los recursos hídricos existentes en régimen natural para Galicia- Costa ascienden a 11.532 mh3/año. Los recursos hídricos superficiales son regulados a través de grandes presas, que suman 678 hm3 (frente a los 3.000 hm3 de la Confederación Miño- Sil o los 53.000 hm3 de España).

Así, en comparativa con los datos del resto de España, el recurso regulado en España es de cerca del 48%, mientras que en Galicia Costa no llega al 6% y en el Miño Sil un 25,64%.

En cualquiera caso, matizó que la demanda anual para los distintos usos del agua es de sólo un 3,5% de los recursos disponibles, por lo que el suministro está garantizado salvo en situaciones extraordinarias. En contraste, en el conjunto de España la demanda anual es del 31,5% sobre los recursos disponibles.

Estas circunstancias explican la vulnerabilidad de Galicia ante episodios de sequía, con especial incidencia en un 27% de la población que a día de hoy se autoabastece a través de pozos y traídas particulares, así como la de aquellos sectores productivos más dependientes del recurso hídrico: el sector industrial y el agroganadero.

Estos colectivos representan un 85% de la demanda de agua dulce de Galicia - Costa, y también tienen un muy importante peso en la economía gallega empleando a más de 180.000 personas y generando entorno 6.000 millones de euros de valor añadido bruto anual.

Objetivos básicos y beneficiarios

El Plan de Sequía elaborado por el Gobierno, que aplicar estará activo el próximo año, tiene por objetivos:

  • Garantizar la disponibilidad de agua requerida para asegurar la salud y la vida de la población.
  • Evitar o minimizar los efectos negativos de la sequía sobre el estado ecológico de los ríos, en especial sobre el régimen de caudales ecológicos, evitando, en todo caso, efectos permanentes sobre este.
  • Minimizar los efectos negativos sobre el abastecimiento urbano.
  • Reducir los efectos negativos sobre las actividades económicas, según la priorización de usos establecidos en la legislación de aguas y en el plan hidrológico.

El reto fundamental es identificar y evaluar correctamente las situaciones de sequía para, en el caso necesario, tomar medidas que garanticen el abastecimiento de más de dos millones de personas que viven en la Demarcación hidrográfica de Galicia–Costa, un 75 % de la población gallega y uno, cada vez mas importante, número de turistas que vistan nuestra comunidad, principalmente en período estival.

Niveles de alerta

Tal y como explicó el conselleiro, el Plan de sequía establece 4 niveles según la gravedad de la situación, que se definen a través de 12 indicadores, tanto meteorológicos como de estado de ríos, aguas subterráneas o embalses, evaluados de manera constante por Augas de Galicia.

Estos niveles se clasifican de la siguiente manera:

  • Estado de normalidad: implica que los indicadores de sequía están en el entorno de los valores medios registrados en las series históricas de los indicadores.
  • Estado de prealerta: se activa cuando los indicadores descienden de forma significativa por debajo de los valores medios históricos, por lo que es conveniente extremar el control.
  • Estado de alerta: se activa cuando es necesario poner en marcha medidas de conservación del recurso y de gestión de la demanda que permitan su mantenimiento con aplicación de las medidas de ahorro pertinentes.
  • Estado de emergencia: se activa cuando es ineludible a aplicación de medidas excepcionales.

Dependiendo del estado de sequía en el que se encuentren las cuencas integradas en la Demarcación Galicia-Costa, se establece un plan de actuación, con medidas adaptadas a la gravedad de la situación. 

Comentarios