WWF denuncia otro arroyo arrasado en Doñana

75
0
75
  • Arroyo Colmenar (WWF)

(WWF) En una reciente visita de campo, técnicos de WWF han podido constatar graves daños en aproximadamente 2 kilómetros del arroyo Colmenar, afluente del conocido arroyo del Partido, uno de los principales cursos de agua del Espacio Natural de Doñana. WWF solicitará a las administraciones competentes que actúen de inmediato para evitar la erosión y asegurar la recuperación del cauce.

En las últimas semanas, técnicos de WWF han podido comprobar cómo el arroyo Colmenar, en Rociana del Condado (Huelva), ha sido ‘limpiado’ con máquinas excavadoras que han dejado montones de arena de más de dos metros de alto en las orillas, lo que puede provocar fenómenos erosivos al haberse eliminado la protección natural del arroyo.

Este caso se viene a sumar a otros denunciados por WWF, como los de los arroyos de La Cañada o Don Gil, donde bajo la etiqueta de “proyecto de limpieza de cauces”, se ha procedido a una sistemática destrucción de los ecosistemas de los arroyos de Doñana. Arrasando con las palas de las máquinas excavadoras, no sólo se han eliminado los supuestos “excesos de arena” y “basura”, sino también la vegetación de ribera y la forma natural de los cauces.

Si bien el objetivo principal de esas actuaciones es evitar inundaciones, la realidad es que con el método usado se empeoran los problemas de las avenidas – acelerando el movimiento del agua, incrementando la erosión y causando mayores daños aguas abajo de la zona intervenida – .

Para agravar aún más el problema, estas ‘limpiezas’ no van acompañadas de actuaciones de reforestación ni de restauración de los cauces para impedir la erosión, por lo que no ponen solución al problema, de modo que vuelve a resurgir año tras año.

La erosión se lleva toneladas de suelo al año en Doñana, y provoca en las marismas del Parque Nacional importantes problemas de colmatación y de pérdida de biodiversidad. Para evitar la entrada de sedimentos en la marisma se desarrolló el proyecto Doñana 2005, que con una inversión de más de 20 millones de euros, entre otras actuaciones, construyó una trampa de sedimentos en una zona aguas abajo del arroyo del Colmenar, donde WWF ha detectado las obras de limpieza. Esta inversión será inútil si no se ponen además medidas para evitar la erosión debida a las malas prácticas utilizadas en la limpieza.

WWF está investigando qué organismo ha autorizado estas actuaciones en el arroyo del Colmenar, a fin de conocer qué medidas ha proyectado para restaurarlo. La organización considera inaceptable que se autoricen limpiezas de cauces que no cuenten con un proyecto de restauración asociado.

Eva Hernández, responsable del Programa de Aguas Continentales de WWF, explica: “No podemos tolerar más limpiezas de este tipo en Doñana”, y añade: “La solución a la colmatación de los arroyos por restaurar las cuencas y proteger los arroyos, dándole el espacio que necesitan, cuidando sus orillas, su forma y manteniendo la vegetación que, por una parte reduce el impacto de las inundaciones y, por otra, facilita que el agua se infiltre hasta el acuífero, reserva estratégica de agua para la comarca”. 

Descargar Fotografías Arroyo Colmenar

Comentarios