Crisis de la presa de Oroville: La historia mortal de la energía hidroeléctrica

1.144
7
  • Crisis presa Oroville: historia mortal energía hidroeléctrica
    Presa de Oroville (Wikipedia/CC)

Sobre el blog

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad de iAgua.

Las presas son fuentes de energía hidroeléctrica limpia y libre de emisiones de carbono. Además, estructuralmente son fáciles de entender (no necesariamente de construir): tan solo hace flata una pared, llenar el hueco creado mediante un flujo o corriente de agua y dejar que la gravedad actúe para proveer de energía a las ciudades y pueblos cercanos.

No en vano, el 6% de la energía en Estados Unidos proviene de fuentes hidroeléctricas. 

Sin embargo, los sucesos de esta semana en la presa de Oroville ilustran los importantes riesgos asociados a este tipo de energía: las catástrofes y las inundaciones.

De acuerdo con un análisis publicado en marzo de 2011 en New Scientist, la presas pueden ser una de las fuentes de energía con mayor riesgo en el mundo.

La energía hidroeléctrica es más letal que la nuclear y el gas natural

Este estudio calcula las muertes inmediatas y posteriores producidas por cada 10 millones de kilovatios-hora (KWh) de energía generados a nivel mundial (nota: en el mundo se producen anualmente cerca de 20.000 millones de KWh).

Los datos arrojan una serie de estadísticas para cada tipo de energía, y los correspondientes a la hidroeléctrica demuestran que es más letal que la nuclear y el gas natural:

  • Nuclear - 0.2 a 1.2 muertes por cada 10 millones de kilovatios hora (menos mortal).
  • Gas natural - 0,3-1,6 muertes por cada 10 millones de KWh.
  • Hidroeléctrica - 1,0-1,6 muertes por cada 10 millones de KWh.
  • Carbón - 2,8 a 32,7 muertes por cada 10 millones de kilovatios hora (más mortal).

Imagen: New Scientist

Incluso teniendo en cuenta desastres como el de Chernóbil, que causó unas 9.000 muertes por cáncer, la energía nuclear es una de las fuentes más seguras que existen, en contra la creencia popular. 

Por otra parte, el carbón resulta ser el recurso energético más mortal entre los medidos. Las muertes debidas a los efectos de la contaminación por el uso de carbón son altamente predecibles, y hay cientos de estudios que explican esta relación.

Sin embargo, es inusual la “muerte por hidroeléctrica” en un año en concreto, lo que se debe a la falta de casos en que una presa colapse sin aviso previo.

Entonces, ¿cómo es posible que este tipo de energía sea la segunda más letal?

Cuando se incluyen las muertes causadas por el colapso de la presa de Banquiao, en China, la hidroeléctrica pasa a considerase como una de las fuentes energéticas de mayor riesgo

La trampa

Hay una explicación para ello. Cuando se incluye en las observaciones las muertes causadas por el trágico incidente de la presa de Banquiao, en China, la hidroeléctrica pasa a considerarse como una de las fuentes energéticas de mayor riesgo.

Esta infraestructura, construida sobre el río Ru en 1952, fue arrasada por un tifón en agosto de 1975, sobrepasando los límites previstos por los ingenieros.

El torrente de agua liberado destruyó otras presas a lo largo del río y mató a unas 26.000 personas, a las que hay que sumar las 145.000 posteriores que fallecieron debido a las epidemias y el hambre. Las cifras no son claras, pero en términos generales se cree que el desastre se llevó la vida de entre 220.000 y 230.000 habitantes.

Este evento devastador y atípico contribuye de manera más que significativa a aumentar el riesgo de muerte de la energía hidroeléctrica, de manera que es hasta 46 veces más “peligrosa” en sentido estadístico que la nuclear.

La presa de Banquiao fue reconstruida en 1993, y esta vez incorporó las lecciones aprendidas de la tragedia.

En el caso de la presa de Oroville hay una diferencia significativa con el suceso chino: las autoridades han sido capaces de evacuar a 188.000 residentes de poblaciones aguas abajo de la presa, que por fortuna ya han podido volver a sus casas.

Fuentes consultadas:

Comentarios