Los partidos de la oposición instan al Gobierno valenciano a rechazar el Plan del Júcar

32
0
32
  • Acusan a Fabra de "reabrir la guerra del agua" y pide que se garantice que no habrá una segunda toma para el trasvase al Vinalopó.

Los grupos parlamentarios socialistas, de Compromís y de EU han presentado este viernes tres Proposiciones No de Ley (PNL) idénticas en las que se pide a las Corts que insten al Gobierno valenciano a rechazar el Plan de la Cuenca del Júcar porque "profundiza en el deterioro del estado de las masas de agua", "no garantiza la sostenibilidad futura al repartir más recursos de los disponibles", y además "mantiene los conflictos permanentes" de la anterior redacción entre usuarios y territorios.

Así, figura en la texto de la PNL elaborado a partir de las aportaciones del colectivo de Xúquer Viu, que ha sido presentada este viernes en una rueda de prensa conjunta por los tres grupos y la asociación que no ha podido comvocarse en la sala de prensa de las Corts porque el presidente de la institución, Juan Cotino, "en una actitud totalitaria" no lo ha permitido, según ha señalado el socialista Francesc Signes.

La representantes de Xúquer Viu Graciela Ferrer ha explicado los fundamentos de esta PNL, en la que se exige la retirada del plan por "mantener los mismos errores que el de 1998" y no dar cumplimiento a la Directiva del Marco de Agua. Asimismo, se reclama que el nuevo plan "cierre la posibilidad" de un trasvase al Vinalopó desde cualquier punto diferente a la presa actual del Assud de la Marquesa y que se garantice que los recursos transferibles sean "exclusivamente los sobrantes".

Se pide a la CHJ que se disminuyan las extracciones del acuífero de la Mancha oriental

Asimismo, se pide a la CHJ que se disminuyan las extracciones del acuífero de la Mancha oriental, actualmente "sobreexplotado" porque se ha estado extrayendo hasta ahora el doble de los recursos disponibles, de modo que no sobrepasen nunca los 238 Hm3 al año de recarga natural para poder garantizar así "la recuperación y pervivencia" del Júcar.

Respecto a la Albufera, segundo humedal más importante del Mediterráneo peninsular y que cuenta con toda las protecciones posibles, se exige que las aportaciones sean "suficientes" y provengan exclusivamente de recursos naturales de calidad para poder reducir los "altos niveles de fósforo" presentes en el lago por la recepción durante años de aguas residuales.

Del mismo modo, se pide que el abastecimiento del agua potable para la comarca valenciana de La Ribera sea "una prioridad", como marca la legislación, en el reparto de recursos y que se garantice su calidad, ahora mermada por la presencia "excesiva de nitratos y pesticidas" con un mínimo establecido en los 22,5 Hm3 al año y una reserva de otros 9. En ese sentido, se exige que no esté condicionada a "permutas onerosas con otros usuarios" como se plantea en el plan.

Fabra

Al respecto, el diputado socialista Francesc Signes ha acusado al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, de "bajarse los pantalones" ante la presidenta de Castilla La Mancha, Maria Dolores de Cospedal, y de "arrodillarse" ante mariano Rajoy "para poder repetir" en lugar de defender los intereses de los valencianos.

Así, se ha referido a las declaraciones de Fabra de hace cuatro días en Algemesí en las que abre las puerta a una nueva toma de agua en Antella o Cortés de Pallás" para un trasvase con lo que "reabre de nuevo una guerra de agua entre valencianos". "Fabra sigue la misma política que su antecesor Francisco Camps de utilizar el agua como una herramienta electoral", ha reprochado.

Signes ha reclamado que "alguien" de la Generalitat "debería dar explicaciones jurídicas y económicas" por los 60 millones para la construcción de dos pozos en la Ribera "ahora totalmente abandonados" y en qué se gastó de los 7,2 millones que se concedió a la Fundación "afín" Agua y Progreso. "La negativa a darnos esta información nos lleva a tener el derecho de pensar que es posible que alguien se los ha llevado", ha apuntado.

Asimismo, el diputado de EU Lluis Torró ha constatado los "problemas gravísimo" de la Cuenca causados por "una planificación deficiente" y ha lamentado que la redacción de este plan "mantenga una posición propia del siglo XIX en lugar del XXI en el que se prior izan los intereses privados en lugar de los públicos, "No sólo se incumple la directiva europea, sino que hace unos análisis erróneos que los alejan de los problemas", ha lamentado.

Del mismo modo, Juan Ponce, desde Compromís, ha criticado que "una vez más el PP atiende a otros intereses y vuelve a repetir errores pasados" en lugar de "atender a las peticiones que la sociedad civil valenciana le reclama".   

  • Acusan a Fabra de "reabrir la guerra del agua" y pide que se garantice que no habrá una segunda toma para el trasvase al Vinalopó.

Comentarios