Prioridad: Cambio Climático o la Pobreza en el Mundo

670
0

Sobre el blog

Consuelo Mora
Doctora en Geografía y Antropóloga, Técnico Superior de Apoyo a la Investigación en la Universidad de Extremadura.
670
  • Cuadro del Támesis helado, artista desconocido (Wikipedia/CC).
    Cuadro del Támesis helado, artista desconocido (Wikipedia/CC).

Recientemente se ha presentado el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que muestra que el calentamiento es ya un fenómeno global causado por los humanos. Ante este escenario tan dramático expuesto por los 830 científicos que sintetizan en 116 páginas el trabajo de un largo periodo de seis años, cuyas conclusiones son determinantes, manifestando no sólo lo que está pasando (cambio climático), sino también quien tiene la culpa (el ser humano), y las consecuencias (catastróficas), donde además, dan las soluciones para evitar el trágico final para la Tierra y de los que en ella habitamos, especialmente para las poblaciones más afectada, las sociedades y los pueblos más pobres, que son los que “más están sufriendo y sufrirán el cambio climático y eso que son los que menos culpa tienen”.

Así pues, hacen un llamamiento a la cooperación internacional para hacer frente a este cambio climático, a este calentamiento global, donde la solución pasa necesariamente por fomentar “una economía basada en bajas emisiones de carbono”, que creen, que además “de ser posibles, es un negocio sostenible”. Y son ellos, quienes tiene la solución para hacer frente a este gran desafío, y nos advierte, del poco tiempo que disponemos, por lo que la actuación internacional ha de ser inmediata.

Uno de los factores importantes de la pobreza es la crisis del agua

Igualmente, estos Expertos del Cambio Climático, se atreven a aventurar hasta el porcentaje de posibilidades de éxito en este proceso, como también aseverar que de seguir sus criterios e indicaciones, para el 2100 (para entonces no estaremos ninguno de nosotros vivo) nos encontraremos con un planeta más saludable.

Por ende, tras este estudio riguroso, exhaustivo, avalado por estos científicos, cabe preguntarles, si ellos, estarían dispuestos a renunciar a esta sociedad industrializada y avanzada, y por consiguiente, a todo tipo de confort (coche, luz eléctrica, agua al alcance de la mano, hospitales, etc.), para así reducir la cantidad de dióxido de carbono que emitimos a la atmosfera. Cómo también habría que preguntarles qué entienden por Justicia, y si es cierto que tanto les preocupa las poblaciones más pobres, por qué negarles el nivel de vida del que nosotros, los del Primer Mundo estamos disfrutando. Efectivamente, que hay que buscar soluciones a los grandes desafíos a los que la humanidad se ha de enfrentar, y proteger en la medida de lo posible, el lugar que habitamos, el Planeta Tierra. Pero lo que no debería ser permisible es que en la actualidad nos encontremos con dos mundos paralelos y opuestos, donde conviven el despilfarro y la más absoluta de las miserias, y ahora, negáramos el desarrollo a los más desfavorecidos, en favor de la de la naturaleza.

Así pues, el tema que preocupa en este momento, o que debería preocupar, no es dejar a las generaciones futuras un planeta habitable, pues el problema es ahora, en la actualidad, donde la pobreza llega a niveles tan colosales, que diariamente mueren miles de personas.

Asimismo, como se puede concebir, que nuestra especie, seamos tan superiores, que nos creamos capaces de interferir tan notablemente en el clima, dando lugar al calentamiento global, a la destrucción del planeta, (que ingenuos podemos llegar a ser) sin darnos cuenta, que acabamos de nacer, y que somos, (a pesar del aumento de población, y de la maldad, la crueldad, la ferocidad gratuita en ocasiones, que caracteriza nuestra especie, o mejor dicho, a una minoría con gran poder económico, político, etc., que son los que gobiernan el planeta, y no me refiero a los mandatarios de los diferentes países, que éstos son meras marionetas de ese poder o ente), insignificantes frente a la magnitud de la Tierra, y por tanto, incapaces de destruirla. Pues hasta lo peor de nuestra producción, de todo aquello que elaboramos, fabricamos, y con ello contaminamos, la Tierra acaba integrándolo dentro de su estructura. No obstante, es cierto, que la intervención antrópica, llevan implícito, inevitablemente y por desgracia la contaminación, la transformación del paisaje… más afortunadamente, la vida constantemente se abre paso, y cuando desaparecen unos espacios, y con ellos los individuos que lo habitaban, aparecen otros, otras formas de vidas, tratando de adaptarse a la nueva situación.

Además, estos expertos, conocen que hubo momentos en la historia geológica con temperaturas más elevadas y con el nivel del mar mucho más alto, cuando aún la especie humano no existía. Como también deben saber que la Tierra ha experimentado multitud de periodos glaciares e interglaciares. Y efectivamente, estamos en un periodo de calentamiento global desde que finalizó el Paleolítico (hace unos 15.000 años), más no hay que confundir variaciones climatológicas, que forman parte del ciclo natural, con cambio climático, y mucho menos dar por sentado que este “Cambio Climático” es provocado por la acción del hombre, y para demostrarlo, a título de ejemplo, hay que remontarse a 1000 años atrás, cuando no había actividad industrial, ni superpoblación, ni petróleo… donde la temperatura era mucho más elevada, tanto, que en Inglaterra había vides, ahora en cambio, este cultivo es inconcebible en este país, por las temperaturas tan bajas, que llega incluso a congelar gran parte del Támesis.

Por tanto, todo hace pensar que podamos estar ante la presencia de una manipulación a escala mundial, donde se introduce la alarma social, el miedo, la incertidumbre, para generar un “Clima Propicio” y así introducir acciones medioambientales al antojo, unido a las restricciones, impuestos, multas… en fin, que puedan ser mañas para el sometimiento, eso sí, en pro a la protección del medio ambiente y del desarrollo sostenible, concepto este último, ya vacío de contenido y en tantas ocasiones manoseado, manipulado, es decir, prostituido, por agentes de todo tipo, en aras, muchas veces a un crecimiento voraz y desenfrenado. Así pues, habría que plantearse si el argumento del calentamiento global no es una estrategia para limitar e impedir el desarrollo de los países más desfavorecidos.

No obstante, como corresponde hablar del agua en este espacio, íntimamente relacionado con el tema que presento, hay que señalar que uno de los factores importantes de la pobreza es la crisis del agua, es decir, la carencia o su mal estado, y que para combatir la penuria a la que una gran parte de la población mundial está sometida es necesario modificar el entorno natural, o a lo que ahora se conoce como agresión al medioambiente, olvidando en ocasiones, que el hombre también forma parte integrante de él, y que los habitantes del Primer Mundo, ya hemos transformado el paisaje natural en paisaje cultural, y disponemos de todo tipo de edificaciones para cubrir sobradamente nuestras necesidades. Por consiguiente, resultaría irónico impedir el desarrollo a las regiones más necesitadas.

Es innegable que la destrucción y atentados contra la naturaleza ha aumentado más que considerablemente

Ahora bien, está de moda poner de manifiesto la necesidad de revisar la manera de vivir, y por tanto, la necesidad de buscar soluciones a los problemas de la humanidad. Y si bien es cierto que el modelo de las sociedades industrializadas, terciarizadas o avanzadas, nota grandes deficiencias que habría que corregir, también es verdad, y eso hay que reconocerlo, que disponemos de un mejor nivel de vida y renta per cápita, situación ésta que no les podemos negar a las regiones más necesitadas.

Ciertamente, y eso es innegable, que la destrucción y atentados contra la naturaleza ha aumentado más que considerablemente, mas también hay que recordar que la población a principios del siglo pasado contaba 1.600 millones y, desde entonces se ha incrementado tan vertiginosamente que en la actualidad superamos a los 7.000 millones. Poniendo de manifiesto que el hombre ha sido capaz de hacer frente a este desarrollo, entre otras cuestiones (higiénico-sanitarias y científicas) gracias a la construcción de numerosas infraestructuras, la capacidad de manipular el entorno, desviar los ríos de su cauce natural… junto con los avances tecnológicos.

Por todo lo expuesto, considero que lo que realmente es preocupante es la gran influencia política y social que están alcanzando estas ideas radicales, porque tanto los partidos políticos, como la mayoría de los medios de comunicación de masas defienden sus ideas sin apenas cuestionarlas y mucho menos reflexionarlas detenidamente. Pues con temas tan sensibles, llegan a la fibra más afectiva del individuo; como el calentamiento global, la protección a la Madre Tierra, la liberación de los ríos, los derechos de los animales (que está muy bien, pero primero habría que atender a los derechos humanos, ya que millones de personas están subalimentadas y privadas de las necesidades más básicas), tratando de imponernos una dieta vegetariana. Consiguientemente, una gran parte de la sociedad, personas de buena fe, pero sin argumentos acreditados, es decir, sin conocimientos para analizar con profundidad todo este fenómeno, se dejan manejar por esto “Científicos”, cuya utopía resulta terrible para la humanidad.

En consecuencia, no deberíamos permitir que estos “científicos vestidos de verde” impongan su filosofía, ya que anulan el desarrollo, la libertad…, en definitiva, la soberanía de los países en vías de desarrollo o subdesarrollados, y eso no lo deberíamos permitir, ya que deben ser los propios habitantes los que instauren su propio destino, dejándoles ser los verdaderos protagonistas, atendiendo a sus posibilidades, sus recursos y sus necesidades.

Comentarios